Escándalo en Tesla: obligada a indemnizar a un exempleado con 137 millones de dólares por permitir vejaciones racistas

Escándalo en Tesla: obligada a indemnizar a un exempleado con 137 millones de dólares por permitir vejaciones racistas
16 comentarios

Tesla deberá pagar una indemnización de 137 millones de dólares por daños y perjuicios a un extrabajador, que denunció a la compañía por sufrir reiteradamente vejaciones e insultos racistas en la planta de Fremont.

Así lo ha dictado la corte federal de San Francisco (California), tras un proceso que ha sido posible porque, según detallan los abogados del demandante, este trabajador no firmó el acuerdo de arbitraje que Tesla obliga a firmar a sus empleados para que este tipo de conflictos se solucionen internamente y no en juicios públicos.

Según recoge la CNBC, de momento la firma de Palo Alto no ha presentado recurso. Y pese al férreo blindaje, no es la primera vez que la marca de coches se ve salpicada por acusaciones y demandas por hacer la vista gorda ante tratos discriminatorios en sus instalaciones.

Ocultar el trato denigrante a empleados afroamericanos

Tesla obligada a indemnizar a un exempleado con 137 millones de dólares por permitir tratos racistas

El trabajador en cuestión, Owen Díaz, fue contratado como operador de montacargas en 2015 a través de una agencia. Trabajó en la factoría de Fremont (California) entre junio de 2015 y julio de 2016.

Díaz declaró que recibió insultos racistas de forma continuada, incluyendo la palabra tabú n-word (referido a nigger), además de lindezas como "vuelve a África" o pintadas racistas en su taquilla o en su espacio de trabajo. Un trato vejatorio del que Díaz se quejó a la dirección, pero que no obtuvo medida ni respuesta alguna para atajarlo.

"La imagen progresista de Tesla es una fachada para ocultar el trato denigrante hacia sus empleados afroamericanos", recogía la demanda, según publica El País.

Se da el caso que el fabricante californiano obliga a sus trabajadores a firmar un acuerdo de arbitraje para impedir que casos como este salgan a la luz pública y se solucionen "a puerta cerrada".

Por ello ha sido criticada en varias ocasiones, por ejemplo por la asociación Nia Impact Capital especializada en casos de discriminación racial o de género.

Este organismo ha señalado que el arbitraje arbitrario puede ocultar tratos racistas o casos de abusos sexuales, por lo que ha instado a Tesla reiteradamente a que eliminen esta obligación.

"El uso del arbitraje obligatorio limita los recursos de los empleados ante irregularidades, impide que los empleados demanden ante los tribunales cuando sufren discriminación y acoso, y puede mantener en secreto los hechos subyacentes, la mala conducta o los resultados del caso y, por lo tanto, evita que los empleados los conozcan y actúen si sufren situaciones similares.", expone Nia Impact Capital en su última propuesta.

Tesla obligada a indemnizar a un exempleado con 137 millones de dólares por permitir vejaciones racistas

Pero Tesla no está por la labor de eliminarlo, ni tampoco por ser transparente con las consecuencias de esta cláusula.

Según señala asimismo la CNBC, la junta de la compañía ha aconsejado a los accionistas que voten en contra de informar a los empleados sobre los impactos del arbitraje obligatorio en su inminente reunión anual, que tendrá lugar mañana 7 de octubre en la nueva planta de Austin (Texas).

A través de su blog, Tesla publicó un comunicado a modo de disculpa firmada por la vicepresidenta de recursos humanos, Valerie Capers Workman, y que previamente se trasladó a los empleados.

En la misma se recuerda que los trabajadores deben tener en cuenta el código de conducta y que "Tesla prohíbe expresamente los insultos, epítetos o expresiones despectivas discriminatorias" por lo que tomarán "medidas disciplinarias inmediatas si descubrimos que algún empleado utiliza estas palabras contra alguien en nuestros centros de trabajo" refiriéndose a insultos racistas, machistas u homófobos.

No obstante, según afirma la CNBC, en el comunicado interno también se refirió al caso de Díaz restando importancia al acoso recibido: "Si bien todos estuvieron de acuerdo en que el uso de la n-word no era apropiada en el lugar de trabajo, también estuvieron de acuerdo en que la mayoría de las veces pensaban que se usaba de manera 'amigable' y generalmente por colegas afroamericanos".

Demanda colectiva

Tesla obligada a indemnizar a un exempleado con 137 millones de dólares por permitir vejaciones racistas

Pese a las trabas que pone Tesla para que este tipo de casos salgan a la luz, la marca se ha enfrentado o se sigue enfrentando a acusaciones similares. Por ejemplo, en 2017 recibió a una demanda colectiva en el condado de Alameda (California) por casos de discriminación racial u otros y que ha vuelto a abrirse esta primavera .

En la misma, se recogen 103 declaraciones juradas por recibir tratos vejatorios por motivos racionales, de género o incluso por discapacidad.

Así, en marzo de este año se sumaron las declaraciones de otros 10 demandantes, todos acusando a Tesla, así como a la dirección de la planta de Fremont y algunos de sus empleados, por permitir o perpetrar estas conductas.

También han denunciado discriminación laboral por su condición racial, y que en ocasiones se les han asignados tareas que no les corresponde por su nivel salarial o diferentes respecto a otros empleados.

Por otro lado, en un reciente caso de arbitraje, Tesla fue obligada a pagar 1 millón de dólares a otro empleado, Melvin Berry que también demandó a la marca por soportar insultos racistas y un trato hostil por parte de otros trabajadores.

En Motorpasión | Álex Palou, el viaje del héroe del piloto que ha descubierto la IndyCar a España demostrando que hay vida más allá de la Fórmula 1 | Tras la pista de la mecanofilia, o cuando el amor por los coches se nos va de las manos

Temas
Inicio