Compartir
Publicidad

Con 710 CV y menos de una tonelada, el Brabham BT62 es una bestia sólo apta para circuito

Con 710 CV y menos de una tonelada, el Brabham BT62 es una bestia sólo apta para circuito
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Su nombre ya lo conocíamos, así como bastantes detalles, pero ahora podemos disfrutar de toda la fisonomía del Brabham BT62, una bestia nacida para los circuitos que es la última obra de arte firmada por la nueva era de Brabham Automotive. Un peso pluma deudor de su carrocería en fibra de carbono, acompaña un propulsor de 710 CV que transmite toda su potencia a las ruedas traseras prometiendo mucha, pero mucha diversión sobre el asfalto.

El legado de Jack Brabham sigue dando sus frutos y este Brabham BT62 es el último de una extensa y espectacular saga de coches de competición. Tras desvelar algunos de sus secretos junto al teaser, Brabham Automotive nos muestra su última bestia de carreras que no decepcionada y que se presenta como un duro rival para el McLaren Senna GTR.

Nacido por y para los circuitos

Brabham BT62

Con una carrocería concebida en fibra de carbono, el Brabham BT62 hace gala de una trabajada aerodinámica con elementos que le ayudan a conseguir esos 1.200 kilos de downforce anunciados, como es el caso del generoso labio y difusor frontales, así como el difusor trasero y el gigantesco alerón que corona la zaga.

Para atar todo su potencial en corto, Brabham Automotive equipa a su bestia de carreras con unos frenos de carbono de alto rendimiento, así como con neumáticos de competición Michelin.

El habitáculo del Brabham BT62 nos recuerda que estamos ante un coche nacido para circuitos, primando por tanto el minimalismo: en el túnel central encontramos unos pocos interruptores, así como un display digital, mientras que el puesto de conducción está presidido por un volante de competición. La fibra de carbono vista en el salpicadero y varios de los paneles interiores se combina con Alcantara, material que también viste los dos baquets de competición. El conjunto se completa con una jaula antivuelco.

Una relación peso/potencia de 1,36 kg/CV

Brabham BT62

El Brabham BT62 esconde un corazón V8 atmosférico de 5.4 litros y 710 CV de potencia, lo que unido a su precio pluma, 972 kilos en vacío, ofrece una relación peso/potencia de 1,36 kg/CV. Una cifra que deja atrás al ya mencionado McLaren Senna GTR, que con sus 1.198 kilos en vacío y sus 825 CV de potencia, la marca en 1,45 kg/CV.

Brabham Automotive sigue sin desvelar las prestaciones del Brabham BT62, pero con los datos que tenemos en la mano se esperan que sean de infarto, tanto en aceleración, como en velocidad máxima. Además, su carga aerodinámica promete un paso por curva espectacular. Pensando en quien se ponga a sus mandos, cuenta con sistemas como el control de lanzamiento, que ayuda al BT62 a salir como una flecha en línea recta.

Brabham BT62

"Creado a partir de una hoja de papel en blanco, nuestro primer automóvil lleva a Brabham a una nueva era emocionante, mientras honra y mantiene el glorioso pasado de la marca. El BT62 resultante es un automóvil que exige un compromiso total y el compromiso de su conductor, brindando una inmensa recompensa y satisfacción", comenta Paul Birch, jefe de ingeniería de Brabham Automotive.

Sólo 70 unidades del Brabham BT62 legarán al mercado al módico precio de 1 millón de libras esterlinas, unos 1,15 millones de euros. Además, las primeras 35 unidades serán más exclusivas, ya que vestirán colores inspirados en las tonalidades de los modelos de competición históricos de Brabham Automotive.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos