Compartir
Publicidad

Varias razones por las que no debes pasarte con el climatizador por mucho frío que haga

Varias razones por las que no debes pasarte con el climatizador por mucho frío que haga
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las últimas semanas estamos viviendo un "invierno de verdad": la ola de frío, que comenzó a finales de enero y no acaba de irse, nos ha dejado temperaturas que apenas superan los seis grados y mínimas cerca de los 30 grados bajo cero. Acostumbrados a inviernos más amables, la solución rápida es poner a tope la calefacción en nuestras casas y a hacer lo propio en el coche. Pero no es la mejor de las opciones.

En España no estamos acostumbrados a estos fríos polares que parecen venir del mismo ártico y claro, tendemos a combatir el frío subiendo el termostato a temperaturas veraniegas. Pero aunque tu coche duerma en la calle y cuando te montes pienses que te espera dentro una familia de pingüinos, no debes abusar de poner a tope los grados de tu climatizador.

Y no debes hacerlo porque puede afectar notablemente a tu conducción y a tu seguridad. Te lo contamos en base a una lista de razones que ha elaborado la cadena de talleres Norauto y con la que estamos completamente de acuerdo.

22 grados, ni frío ni calor

Temperatura Ideal Coche

Lo primero que debes tener en cuenta es que conducir con una temperatura muy alta reduce notablemente la capacidad de concentración al volante y aumenta asimismo el cansancio o la somnolencia. No tienes más que acordarte del verano y como te cansas más rápidamente si el habitáculo está demasiado caliente.

Es por ello que la temperatura ideal del climatizador no debe exceder nunca de los 24ºC, como tampoco debe ser inferior a los 19ºC, así que toma nota para el verano y las olas de calor. ¿La temperatura ideal para conducir? 22 grados.

Los filtros mueren antes

No Abuses Del Climatizador2

A mayor uso del climatizador, menor vida útil tendrá el filtro del habitáculo de nuestro coche. Esto quiere decir que si abusamos del él, deberemos sustituirlo antes de lo habitual. Lo aconsejable es cambiarlo entre cada 15.000 y 30.000 kilómetros para evitar la aparición de bacterias, hongos y malos olores.

Un uso elevado del aire nos obligará a sustituir el filtro más cerca de los 15.000 que de los 30.000 km. Recuerda que este dispositivo es el que se encarga de mantener a raya partículas nocivas para tu organismo como el polvo, el polen o gases nocivos como el dióxido de azufre, el benzol o el ozono. Además, el aire viciado en el habitáculo también eleva la somnolencia y la fatiga en la conducción.

Cuidado con orientar los tubos directamente hacia ti

No Abuses Del Climatizador

Normalmente, ya sea porque haga mucho frío o mucho calor, tenemos tendencia a orientar las salidas de aire a nuestra cara y pecho para aliviar las extremas temperaturas del habitáculo.

Que no te pueda el ansia: el impacto directo del aire sobre tu cara puede ocasionarte dolor de cabeza o resecarte los ojos (sobre todo si utilizas lentillas), lo que podría poner en peligro tu conducción. Si el aire es caliente, lo suyo es que optes por orientar el aire a tus pies, ya que éste tiende a subir. Por el contrario, si el aire es frío, orienta las salidas hacia arriba para conseguir una temperatura uniforme.

El Sahara en tu coche, mejor no

No abuses de una temperatura elevada en tu coche

Al igual que ocurre en nuestras casas, una temperatura notablemente elevada en el interior de nuestro coche produce un ambiente excesivamente seco. Un entorno con déficit de humedad no es bueno para el organismo y, en exposiciones largas, puede traer como consecuencia el malestar del conductor y aumentar el riesgo de accidente.

Si bien la exposición a un ambiente seco por un tiempo limitado o puntual no es que tenga incidencias en nuestro organismo, hacerlo de forma continuada sí que tendrá efectos nocivos: picor de ojos, irritación de las vías respiratorias y mucosas...

Es por ello que debes poner especial atención si pasas muchas horas dentro del coche: si las mucosas no hacen bien su trabajo, no mantendrán a raya a los agentes patógenos, por lo que aumenta el riesgo de caer enfermos.

Cristales empañados

aire acondicionado

Cuando la diferencia de temperatura entre el habitáculo y el exterior es muy elevada, los cristales se empañan. Esto ocurre principalmente en inverno, cuando las lunas de nuestro coche están frías, pero el interior está caliente: el agua que contiene el aire se condense en forma de gotas, produciéndose el empañamiento de los cristales.

Como bien habrás comprobado en más de una ocasión, cuando el parabrisas se empaña ves entre poco y nada, por lo que el riesgo de sufrir un accidente se eleva notablemente. Obvio.

Para evitar que esto ocurra, la solución es sencilla: o bien activar el botón específico para desempañar la luna frontal, o bien dirigir el aire caliente a la misma. Lo ideal es que esta tarea la hagas cuando aún no te hayas puesto en marcha.

Más consumo

Consumo Combustible

Si bien es cierto que en los coches modernos no se nota tanto en el consumo de combustible con el uso de la calefacción o el aire acondicionado, en modelos no tan actuales sí que lo hace. Esto no es que ponga directamente en riesgo nuestra salud, pero sí que afectará a nuestro bolsillo, por lo que el consejo no está de más.

En última instancia, y para terminar, te aconsejamos que en caso de duda, apeles siempre al sentido común: por mucho que pongas al 30ºC el climatizador, no se calentará antes el coche ni tampoco lo harás tú. Además, si un habitáculo a esa temperatura te parece insoportable en verano, ¿por qué no lo hace en invierno?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos