Tirar una colilla por la ventanilla de un coche puede provocar un incendio: 200 euros de multa y posible delito de cárcel

Tirar una colilla por la ventanilla de un coche puede provocar un incendio: 200 euros de multa y posible delito de cárcel
25 comentarios

Con la llegada del verano, aumenta el riesgo de incendio y por ejemplo puede provocarlo tirar la colilla de un cigarro encendida por la ventanilla de un coche o vehículo. Una práctica tan poco cívica como peligrosa y que además está prohibida.

Y es que, como recuerda la DGT, además de que es sumamente peligroso por este motivo, atenta con la seguridad vial, ya que puede poner en riesgo a otros usuarios de la vía, especialmente a motoristas y ciclistas, a lo que se suma que ensucia las vías y cunetas.

Repasamos qué dice la ley al respecto de esta infracción que, aparte de una multa, puede derivar hasta en penas de cárcel. De igual manera, y aunque no esté prohibido expresamente, nos pueden multar por conducir mientras fumamos. Te contamos por qué.

Multa de 200 euros, resta de cuatro puntos y posible delito

Tirar una colilla por la ventanilla de un coche puede provocar un incendio: multas y posible delito

Según se especifica en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, recogida en el Real Decreto 6/2015 de 30 de octubre, arrojar la colilla de un cigarro a la vía desde un coche mientras se está circulando está considerado una infracción grave. Así se señala en el Artículo 76 y en el punto n):

Arrojar a la vía o en sus inmediaciones objetos que puedan producir incendios o accidentes, o que obstaculicen la libre circulación.

De esta manera, cometer esta infracción supone 200 euros de multa (100 con pronto pago), que es la genérica aplicada en el caso de infracciones graves.

Pero además, también se incluye entre las faltas que acarrean la resta de puntos del carnet de conducir, tal y como se recoge en el punto 9 del Anexo II de la misma normativa. En su caso está penado con la detracción de cuatro puntos.

Por otro lado, más allá de la seguridad vial, si esa colilla tirada por la ventanilla de un automóvil provoca un incendio forestal, se estaría incurriendo en un posible delito que está penado con cárcel.

Así lo estipula el Código Penal, en la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre, en los artículos 352 y 353 que corresponde al Capítulo II "Delitos de incendio".

Artículo 352: Los que incendiaren montes o masas forestales, serán castigados con las penas de prisión de uno a cinco años y multa de doce a dieciocho meses.
Artículo 353: Los hechos a que se refiere el artículo anterior serán castigados con una pena de prisión de tres a seis años y multa de dieciocho a veinticuatro meses cuando el incendio alcance especial gravedad.

Es decir que por ejemplo en caso de que el incendio sea grave dicho conductor o ocupante del vehículo puede ser condenado a una pena de cárcel de entre tres y seis años, además de multas de 18 a 24 meses.

¿Y cuando se considera que un incendio es de especial gravedad? Cuando afecta a una superficie considerable, si provoca grandes y graves daños en la misma, si altera significativamente las condiciones de vida animal o vegetal, si afecta a zonas próximas a núcleos de población o habitados, si se realiza cuando las condiciones climatológicas o del terreno presenten mayor riesgo de propagación y siempre que suponga graves deterioros en los recursos.

Y dado que en verano aumenta el riesgo de incendio, pues gran parte de la vegetación está seca a lo que se suman las altas temperaturas y la baja humedad en el ambiente, es más que probable que el que lo provoque durante los meses estivales deba cumplir con las penas máximas (de tres a seis años de cárcel).

Eso incluye pues a automovilistas u ocupantes que hubieran ocasionado el mismo arrojando la mencionada colilla encendida desde el vehículo. Algo que por desgracia no es un hecho aislado:

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, el 3% de los incendios –21.000 en los últimos diez años– lo originan colillas de cigarrillos abandonadas o arrojadas desde vehículos.

Pueden multarte por fumar en el coche, aunque no esté prohibido

Tirar una colilla por la ventanilla de un coche puede provocar un incendio: multas y posible delito

Si bien la normativa de Tráfico no prohíbe expresamente fumar en el coche, hacerlo puede suponer una distracción y por tanto ser motivo de sanción.

Por ejemplo, según señala la propia DGT encender un cigarro supone 4,1 segundos, lo que en caso de circular en vías rápidas a 100 km/h se traduce en recorrer 113 metros en los que no se estaría prestando una atención plena a la carretera.

Pero además, fumárselo requiere entre tres y cuatro minutos, más si se trata de cigarrillos de liar en los que se utilice papel de combustión lenta. De esta manera, según Tráfico, significa circular unos seis kilómetros o más con una sola mano colocada en el volante, o bien mal agarrado con la que sujeta el cigarrillo.

Asimismo, fumar implica tirar la ceniza o apagarlo, lo que a su vez "causa distracciones y pone en riesgo la seguridad vial", detalla el doctor Fernando Pérez, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Tráfico (SEMT).

En resumen, y aunque no este prohibido por ley, si un agente de Tráfico considera que genera una distracción que pone en riesgo la seguridad vial, el conductor puede ser sancionado.

Aunque, en todo caso y en general, suele aplicarse cuando el automovilista se ha visto envuelto en un percance, incidente o accidente.

Para ello, se estaría recurriendo al Artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación (Real Decreto 1428/2003 de 21 de noviembre), en el que se especifica que:

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada [...].

Así, con conducir y fumar a la vez ocurre lo mismo que por ejemplo hacerlo con chanclas o descalzo, que aunque no esté prohibido sí que podría suponer una sanción económica si así lo interpreta un agente.

Sea como fuere circular mientras se fuma un cigarrillo no es buena idea: además de que puede causar distracciones, supone hacerlo en un espacio normalmente cerrado y pequeño.

Pero precisamente en los hogares y en los coches es donde más se fuma y donde más peligroso es hacerlo para la salud, sobre todo en el caso de pasajeros vulnerables como bebés, niños o mujeres embarazadas.

Por este motivo, y a diferencia de España, en países como Francia, Reino Unido, Australia, Chipre, Sudáfrica, así como en algunos estados de Estados Unidos y regiones de Canadá, está prohibido fumar en el vehículo si se viaja con menores de edad o embarazadas.

En Motorpasión | España es el séptimo país más seguro de Europa en materia de tráfico, o eso dice un indicador que camufla las carencias de la DGT | Con la velocidad limitada a 30 km/h en vías urbanas no debería cambiar nada... salvo que TODO va a cambiar en las ciudades

Temas
Inicio