Publicidad

Sueños truncados: un niño de 5 años roba el coche de sus padres para ir de Utah a California y comprarse un Lamborghini

Sueños truncados: un niño de 5 años roba el coche de sus padres para ir de Utah a California y comprarse un Lamborghini
4 comentarios

No todos los niños tienen la suerte de tener un padre capaz de construir una réplica de un Lamborghini Aventador en el garaje de su casa, y los medios para hacerlo posible, pero el protagonista de este artículo, al igual que Xander Backus, quería un Lamborghini a toda costa.

Y ante la negativa de su madre de cumplir su deseo, decidió ir a comprar uno por sus propios medios... al volante del coche de sus progenitores y con tres dólares en el bolsillo. Bendita inocencia.

Ha ocurrido en Ogden, ciudad del condado de Weber (Utah, EE.UU) y obviamente el chaval, se estima que de unos 5 años de edad (aunque en la foto parece mayor), ni tiene permiso de conducir ni apenas llega a los pedales. Pero ello no ha supuesto impedimento para que se hiciera con las llaves del SUV de sus padres y escapara a escondidas de casa, echándose a la carretera a sus mandos.

Poco después fue detectado por la policía de tráfico de Utah y, afortunadamente, ileso, ya que en su periplo consiguió gobernar con eficacia el automóvil. Además, milagrosamente, tampoco provocó accidente alguno.

Tres dolares y más de 1.200 kilómetros, que al final fueron cinco

Un niño pequeño conduce solo el coche de sus padres para ir a comprar un Lamborghini

Así lo detalla la Utah Highway Patrol, tanto en su perfil oficial de Twitter como en su sección de noticias. El agente Rick Morgan se encontraba controlando la velocidad en la Interestatal 15 (I-15) a su paso por la ciudad de Utah cuando, cerca de las 11:45 de la mañana, detectó a un conductor circulando a 142 km/h, por lo que se puso en marcha para detener y multar al infractor.

Pero de camino, se topó con un todocamino que parecía tener serios problemas para mantenerse en el carril. Morgan obvió al primer conductor con exceso de velocidad para dar el alto a este automóvil, temiendo que el conductor del SUV estuviera indispuesto o sufriendo algún tipo de percance.

Como puede verse en el vídeo, el tramo de la autopista interestatal por la que circulaba era de tres carriles y el coche iba haciendo eses entre el derecho y el central. Tras seguirlo unos metros, el agente encendió la sirena del coche patrulla y el automóvil se detuvo inmediatamente en el arcén izquierdo.

La sorpresa del policía fue mayúscula cuando, al asomarse al interior del vehículo, encontró a un niño pequeño a su volante, siendo el único ocupante del mismo. Al escuchar la sirena había parado el coche y abierto la puerta, pero no se había bajado del coche, seguramente asustado por lo que se le venía encima.

Más allá de que fuera capaz de conducir sin percances durante entre dos y tres millas (unos 3,2 y 4,8 kilómetros respectivamente), según cálculos de la Utah Highway Patrol, lo sorprendente es que había tomado la ruta correcta para dirigirse a su destino fijado, que era el estado de California.

Tomando como referencia la ciudad de Los Ángeles como lugar de llegada, y desde la localidad de Ogden, estaríamos hablando de que el chaval pretendía cubrir una distancia de cerca de 1.200 kilómetros, atravesando casi todo el estado de Utah de norte a sur y pasando entre medias por Arizona y Nevada.

El agente trasladó al chaval a su casa, así como al todocamino y, por el momento, no se han presentado cargos ni contra el niño ni contra sus padres, pues aún se está revisando el caso.

La policía de Utah detalla que la familia aseguró que el niño estaba bajo el cuidado de su hermano mayor, estando los padres ausentes, pero éste se quedó dormido. Tesitura que aprovechó nuestro protagonista para coger las llaves del coche valiéndose de un gancho y dirigirse a sus mandos a un concesionario californiano en busca de su ansiado Lamborghini.

La decisión de irse a comprar uno de los 'toros' de la firma de Sant'Agata Bolognese por sus propios medios la había tomado después de discutir con su madre, a la que le había pedido un superdeportivo de la marca sin éxito.

Tres dólares era su presupuesto para hacerse con los servicios del coche de sus sueños. El pobre se habría llevado una gran decepción, pues el modelo más asequible de la marca italiana, el Lamborghini Huracán EVO RWD, cuesta 159.443 euros antes de impuestos.

Foto | Utah Highway Patrol

En Motorpasión | La década de 1950 fue muy loca, y los coches nucleares son el ejemplo perfecto de cómo se nos fue la pinza con la energía atómica

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios