Compartir
Publicidad

La señalización confusa es uno de los principales factores de distracción externa, según este estudio

La señalización confusa es uno de los principales factores de distracción externa, según este estudio
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un estudio elaborado por el Real Automóvil Club de España (RACE) y las petroleras BP España y Castrol, pone de manifiesto el problema de seguridad vial que supone para los conductores una señalización vertical deficiente. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen de este análisis, que se enmarca dentro de la campaña #AlVolanteLoImportante y que pone la lupa sobre las distracciones externas a las que se enfrentan los automovilistas.

En plena cruzada contra las distracciones al volante de la DGT, que ya es primera causa de accidentes de mortales, el análisis firmado por el club automovilístico y ambas petroleras va más allá: si bien las distracciones generadas por el propio conductor (teléfono móvil, manejar el navegador...) son el principal factor de riesgo en la conducción, también lo son aquellas que son ajenas al automovilista.

El estudio se ha realizado sobre una muestra de 2.015 conductores (1.114 hombres y 901 mujeres), que fueron encuestados el pasado mes de marzo, y destaca tres factores de distracción que han sido señalados por los encuestados como principales: la mencionada señalización confusa, la presencia de otros actores viales (peatones, motoristas, ciclistas y camiones) y la existencia de accidentes en la carretera.

Señalización deficiente, pero también desconocimiento

Un 73% de los conductores entrevistados reconoce que, en alguna ocasión, se ha visto obligado a realizar una maniobra incorrecta y arriesgada a causa de señalización vertical deficiente, poniendo tanto su vida en riesgo como la de otros conductores.

Los automovilistas han señalado además cuáles suelen ser estas deficiencias: el 51 % de los encuestados denuncia que en no pocas ocasiones la señalización no se coloca con la suficiente antelación, mientras que un 35 % de los mismos cree que las señales no tienen el tamaño adecuado (deberían ser más grandes) y un 28 % afirma que se ubican en lugares con poca visibilidad, llegando a estar tapadas por completo por la vegetación.

No obstante, el análisis también concluye en que la eficacia de las señales también depende de la interpretación de las mismas por parte de los conductores. Casi un cuarto de los entrevistados, un 22 %, admite no conocer el significado de todas las señales, lo que señala directamente a los métodos de educación vial, en concreto al examen teórico que, con el paso de los años los automovilistas acaban por olvidar.

Además, un 31 % de los conductores preguntados exponen que la señalización no siempre es fácil de entender y el mismo porcentaje afirma que no son creíbles.

Por último, según los automovilistas de la muestra la deficiente señalización no es el único factor externo de distracción, a los ya mencionados (accidentes y otros usuarios) se suma el paisaje o la presencia de carteles publicitarios, aunque por ley y salvo excepciones, éstos ahora sólo pueden colocarse en tramos urbanos y no interurbanos.

Nos fiamos más de las señales que del GPS

Autovia

Además, el 91 % de los automovilistas que han participado en el estudio afirma que la señalización vertical sigue siendo fundamental para garantizar una conducción segura. Por ello, el análisis apunta que, pese al uso generalizado de los navegadores GPS, éstos no han llegado a sustituir por completo la funcionalidad de la señalización orientativa.

De esta manera, 2 de cada 3 entrevistados asegura que, incluso en caso de duda, siguen centrando su atención en las señales respecto a las facilitadas por el navegador, mientras que un 32 % sí que le da más importancia a lo que señala el GPS.

Pese a esta división, casi la mitad de los encuestados, un 46 %, reconoce que hace uso de los navegadores mientras conduce como guía para llegar al destino o para conocer el límite de velocidad de la vía, frente a otras funcionalidades como avisos de tráfico y controles policiales o la ubicación de los radares.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio