Compartir
Publicidad
Publicidad

Mujer al volante...

Mujer al volante...
Guardar
61 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vuelve la guerra de los sexos. La aseguradora Línea Directa ha realizado un estudio que trata de comparar las actitudes de los hombres y de las mujeres al volante.

El estudio nos deja una serie de estadísticas en base a los datos que tiene la aseguradora. Primero echaremos un vistazo a esas cifras, y después trataremos de analizarlas.

Comenzando por el número total de carnés de conducir, las mujeres tienen un 39% frente al 61% de los hombres. Desde la entrada en vigor del carné por puntos, sólo el 10% de las denuncias han ido a parar a mujeres.

Si hablamos de accidentes mortales, el 82% están causados por un hombre. Más específicamente, entre los 18 y los 24 años (edad peligrosa para conducir), el 55% de las mujeres tienen algún accidente frente al 75% de los hombres.

Respecto a las velocidades, las mujeres conducen a menor velocidad que los hombres. En ciudad la media es de 50,23 frente a 51,39 km/h, en carretera 90,3 frente a 96,78 km/h, y en autovía 115,7 frente a 124,33 km/h. Por cada mujer que rebasa la velocidad máxima en autovía hay dos hombres que hacen lo mismo, en carretera se multiplica por tres y en ciudad el porcentaje es casi el mismo.

El estudio también aporta datos subjetivos, que yo podría corroborar como ciertos pero bajo mi experiencia personal y sin validez de generalización: las mujeres controlan más los sentimientos al volante que los hombres.

También se valoran los gustos (de nuevo dato subjetivo): a los hombres les suelen gustar los coches más potentes, por tanto los coches que gustan a las mujeres consumen menos y contaminan menos.

La falacia de las cifras relativas

Vamos a hacer una estadística de seguridad por marcas de coches, como ejemplo exagerado. ¿Cuántos accidentes mortales al año tiene la marca Hurtan? Probablemente, ninguno, porque vende muy pocas unidades. ¿Entonces es la marca más segura de nuestro mercado?

Según Paulos hay distintos aspectos psicológicos que nos afectan a todos a la hora de hacer cálculos. Uno es el efecto ancla, que es la tendencia que tenemos a quedarnos fijados en un número cuando se nos presenta a pesar de que no esté relacionado con la realidad.

La frase está sacada de un capítulo de Redes (serie de TVE) llamado calculamos fatal, en el que explican cómo nos pueden engañar las estadísticas.

¿Entonces conducen mejor o no?

La frase de “mujer al volante, peligro constante” es tan peligrosa y falsa como afirmar que las mujeres conducen mejor. Se pueden hacer estudios y estadísticas, pero siempre siendo críticos y sabiendo en qué contexto estamos hablando.

Yo tengo un curioso método para desmontar este tipo de estadísticas al que llamo la prueba de la servilleta. Un día en una cafetería me dijeron que las mujeres tenían menos accidentes que los hombres, por tanto conducían mejor. Cogí una servilleta y empecé a poner una equis por cada hombre y otra por cada mujer que pasaban por la carretera de delante. El porcentaje no era del 50%, por tanto el porcentaje de accidentes no era válido.

Hay factores como la cantidad de kilómetros que hacen hombres y mujeres, quién conduce en las parejas o matrimonios, en qué horario y circunstancias conducen más los hombres que las mujeres y una larga lista de condicionantes que hacen que no se pueda extraer una conclusión absoluta de cifras relativas como la de los accidentes mortales. Puede ser que, si lo midiésemos bien, las mujeres tengan menos accidentes mortales, pero la cifra que nos dan no es válida por sí misma.

Ojo, esto no quiere decir que las mujeres conduzcan peor. Esto quiere decir que quién interpreta estas cifras sin tener en cuenta factores que muchas veces son imposibles de medir, está jugando al mismo juego que quienes dicen aquello de “mujer al volante, peligro constante”.

Vía | Ellas Conducen
Fuente | Estudio de Línea Directa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos