Publicidad

La visibilidad de las señales, insuficiente ya de día para un 81 % de los conductores encuestados

La visibilidad de las señales, insuficiente ya de día para un 81 % de los conductores encuestados
23 comentarios

Un 81 % de los conductores encuestados por la Fundación CEA declaran que las señales situadas en las carreteras convencionales no se ven bien durante las horas de sol, y ese porcentaje asciende hasta el 89 % cuando a los conductores se les pregunta por la visibilidad nocturna de la señalización. Además, el 88 % de los conductores considera insuficiente el mantenimiento de las señales.

Los datos no pillan demasiado por sorpresa. Si en el año 2010, el último del que se tienen datos definitivos, hubo un total de 39.174 siniestros viales en las carreteras convencionales, lo que representa un 70 % del total, es de entender que en una parte de estos siniestros la señalización tenga algún tipo de papel, por más que las estadísticas publicadas no lo reflejen al dedillo.

Pero no es sólo la mala visibilidad el lastre que arrastran nuestras señales según los conductores, sino también un elemento fundamental, y es que no ayudan de forma correcta de cara a la toma de decisiones del conductor. Así lo sentencian un 69 % de los encuestados si se les pregunta por la señalización en horario diurno, y un 85 % si hablamos de la noche.

Esa falta de ayuda a la toma de decisiones se transforma en inseguridad para el conductor, ya sea por la mala ubicación de las señales, por las barreras que dificultan su visibilidad, por su falta de mantenimiento o por la saturación de información en un determinado punto. Que levante la mano aquel que pese a mirar a lo lejos y de forma adecuada no se ha sentido nunca 0WN3D! por una señal.

Señalización confusa

Ya por una cuestión meramente legal, los titulares de las vías son los responsables de que las señales cumplan con su cometido, y especialmente les compete “la responsabilidad de su mantenimiento en las mejores condiciones posibles de seguridad para la circulación y la instalación y conservación en ella de las adecuadas señales y marcas viales”, según se lee en el Artículo 139 del Reglamento General de la Circulación (y eso, sin entrar en las Normas que hablan sólo de señalización en carreteras).

¿Podríamos estar ante un ejercicio de irresponsabilidad por parte de los titulares de las vías? Irresponsabilidad, en el sentido literal, como artífices de una falta de responsabilidad. Según la ley y según los usuarios de la vía que denuncian el mal estado de las señales, así es.

¿Cuál es el problema de fondo? La falta de una auditoría de seguridad vial sistemática en todas nuestras carreteras. Por ley, sólo es obligatorio auditar las carreteras que forman parte de la Red de Carreteras Transeuropea, y eso, desde el 13 de marzo de 2011.

En esas vías, que forman parte de la Red General de Carreteras del Estado, se realizan auditorias en las fases de anteproyecto y proyecto, también en la fase previa a la puesta en servicio y en el período inicial en servicio de la carretera. Pero eso, hablamos de carreteras de las buenas, de las que sirven para ir a Europa, de las que llevan una placa de fondo verde con la letra E. ¿Y el resto? Nada.

España en la Red Transeuropea de Carreteras

Y como “nada”, tenemos que la seguridad vial queda en manos de la buena voluntad. Sólo 3 provincias de nuestro país cuentan con los recursos suficientes para la renovación de las señales verticales durante este año 2012. Hablamos de Sevilla, Pontevedra y Valencia. ¿Y el resto? Nada.

Va un dato, uno más. En total, se calcula que nuestras carreteras hay unas 88.000 señales de tráfico con una vida media que supera los 7 años. Eso, desde el punto de vista de los fabricantes, es un número que induce a pensar que muchas de ellas pueden haberse vuelto ineficaces.

¿En qué modo? Una vez más, recurrimos al Reglamento General de la Circulación para recordar que “con el fin de que sean más visibles y legibles por la noche, las señales viales, especialmente las de advertencia de peligro y las de reglamentación, deben estar iluminadas o provistas de materiales o dispositivos reflectantes”. Con los años, las cualidades de los reflectantes se van perdiendo.

Bien, pues según Fundación CEA, la visibilidad de las señales en carretera es mala tanto de día como de noche. Así lo estiman en el caso diurno ese 81 % de los encuestados que comentábamos ­(el 56% de los profesionales y el 48% de los no profesionales), y en el caso nocturno, el 89 % de los encuestados (el 86 % de los profesionales y el 90 % de los no profesionales). Digamos que el hecho de conducir más o menos no resulta un factor excesivamente distorsionador.

También hay cierto consenso entre conductores más o menos habituales en que la falta de luz y las condiciones climatológicas adversas pasan factura a nuestras carreteras. Los conductores afirman de manera decisiva que la mala visibilidad de las señales sube ocho puntos durante la noche. Es para hacérselo mirar, y pronto.

Fuente | Fundación CEA
En Motorpasión | El mal estado de las carreteras, denunciado por la AEC

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios