Compartir
Publicidad
Publicidad

El dilema del prisionero aplicado a la circulación

El dilema del prisionero aplicado a la circulación
Guardar
30 Comentarios
Publicidad

¿Cuantos de nosotros hemos sufrido esta absurda situación? En un viaje largo, seguro que más de uno no podría contar con los dedos de las manos las veces que ha tenido que sufrirla. Y en un mismo día. Estas situaciones lo único que provocan es lentitud en el flujo de la conducción y desesperación para los que tratan de circular según las normas.

Cuando se da, no hay distancias de seguridad, no existe esa regla básica de facilitar una maniobra, ni siquera hay ventajas para nadie. Bueno, sí, hay uno que lleva ventaja, el primero que está adelantando, vaya a la velocidad que vaya. “Los que vienen detrás, que se esperen, que para algo soy el primero.”

¿Cómo se podría solucionar? Pues lo primero sería con educación vial, un elemento clave y del que todavía nos queda mucho que aprender (a unos muchísimo más que a otros), pero es todavía un utopía. Pero me he encontrado en Subliminal una explicación bastante lógica y simplificada basándose en el dilema del prisionero, en el que estudiando las diferentes acciones de cada individuo, llegamos a la conclusión que el beneficio de la masa se conseguie sacrificando un poco el del propio individuo. Una lectura muy recomendable.

Foto | flickr
Vía | Subliminal
En MotorPasion | Introduccion a la teoría del aparcamiento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos