Compartir
Publicidad

La DGT quiere atajar el uso del móvil en el coche, pero en realidad no se sabe cuánto influye en la siniestralidad vial

La DGT quiere atajar el uso del móvil en el coche, pero en realidad no se sabe cuánto influye en la siniestralidad vial
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La reforma de la Ley de Seguridad Vial que se está preparando tiene en el uso del móvil al volante una de las novedades más llamativas. De aprobarse lo propuesto por la DGT, hasta seis puntos se podrían detraer a los infractores, equiparando el uso del móvil con el consumo de alcohol al volante, que se castiga con detracciones de cuatro o seis puntos, en función de la tasa de alcoholemia detectada.

Y esto, que en principio va en la línea de la mejora de la seguridad, topa con un pequeño escollo cuando se hace público que la DGT no tiene demasiado claro en qué medida interviene el uso del móvil en las distracciones de los conductores.

Es sabido que la distracción es el principal factor de riesgo, desde hace ya años. Concretamente, el año pasado uno de cada tres siniestros mortales fue motivado por la distracción, mientras que los efectos del alcohol fueron la causa de uno de cada cuatro. Por su parte, la velocidad excesiva concurrió en un 29 % de los casos. Todo, según datos provisionales de 2017.

El problema es determinar en qué medida el móvil es causa real de distracción. Se presupone que está detrás de un buen número de siniestros viales, pero no hay datos fehacientes que respalden esa suposición, si nos atenemos a la abundante pero insuficiente información que se recaba a pie de pista. Se sabe, está más que estudiado, que el uso del móvil triplica (y hasta cuadruplica) el riesgo vial, pero... ¿cómo se ha plasmado este efecto en los siniestros mortales registrados?

La Fiscalía de Seguridad Vial quiere tener datos concretos sobre qué parte de los siniestros por distracción vienen originados por el uso del móvil durante la conducción.

La Fiscalía de Seguridad Vial tiene claro que son necesarios datos para poder poner cara y números a las consecuencias de usar el móvil durante la conducción. Por eso, tal y como recoge La Razón, hace ya tres meses que envió a las policías encargadas de la vigilancia del tráfico un oficio para instarlas a investigar, dentro de lo posible, el uso que se hace del móvil en el momento previo al siniestro vial.

El fiscal Coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, quiere datos concretos sobre qué parte de los siniestros por distracción vienen originados por el uso del móvil durante la conducción. Por ese motivo, ha pedido que en los atestados se adjunten informes detallados sobre la duración de las llamadas o la frecuencia de uso del teléfono móvil durante ese trayecto que termina en colisión.

Penas de prisión para los causantes de los siniestros por distracción

Movil Coche Dgt

Llegados a este punto, la Fiscalía de Seguridad Vial se plantea hasta qué punto se puede investigar sin sobrepasar la legislación procesal, por ejemplo, entrando en conflicto con la privacidad de las personas. Por eso, no se descarta utilizar testigos, la propia declaración de los siniestrados, cuando eso sea posible, o datos como la ubicación del teléfono en el momento de la colisión, diferenciando si el móvil se encuentra, por ejemplo, en el asiento del conductor.

¿Por qué quieren datos fiables sobre los siniestros viales con teléfonos móviles? Por un lado, hay que tener en cuenta que, para la DGT y para la Fiscalía, la mejora de la situación parte siempre del conocimiento pormenorizado de esa situación. Por el otro, tanto las consecuencias de un siniestro por distracción como la reparación de los daños podría estar en la base de este interés.

Por ejemplo, un siniestro vial causado por falta de atención se considera como imprudencia grave, que en el caso de producir lesiones se castiga con la retirada del permiso de conducir por un plazo de hasta cuatro años, y con pena de prisión de hasta tres años. Por su parte, si el siniestro es mortal se puede condenar al causante con la retirada del permiso de conducir durante seis años y la pena de prisión de entre uno y cuatro años.

Movil Coche Dgt

En este apartado, cabe recordar que ha habido movimientos para pedir que sean los responsables de un siniestro vial ocasionado por distracción debida al uso del móvil quienes corran con los costes derivados de ese siniestro, liberando de esta manera a las aseguradoras de pagar daños e indemnizaciones.

Si prosperan las pesquisas encargadas por la Fiscalía de Seguridad Vial, esa propuesta vería un poco más allanado el camino para hacerse realidad. Sin datos concretos sobre cuántas veces el uso del móvil desencadena un siniestro vial en España, podría ser que la propuesta se quedara simplemente en eso.

De forma adicional, si nos situamos en un paso previo para intentar e, parece casi evidente que hay que saber si el uso del móvil fue un hecho que desencadenó el siniestro, o si simplemente el teléfono estaba allí, dentro del vehículo. ¿Quién no lleva hoy en día un móvil en el coche? Incluso a la hora de realizar campañas de prevención, el conocimiento de estos datos puede ayudar a centrar mucho mejor el mensaje que se envía.

No sólo los móviles, también los navegadores y los manos libres preocupan a la Fiscalía de Seguridad Vial. Utilizar estos dispositivos con el vehículo en circulación puede ser causa de distracciones, pero en este apartado ocurre algo similar al problema que hay con los móviles. ¿En qué medida ese riesgo potencial se convierte en un riesgo real que desemboca en un siniestro vial? Tampoco se sabe a ciencia cierta. Por ahora.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio