Compartir
Publicidad
Publicidad

Detenido y encarcelado un conductor suicida en el centro de Vigo

Detenido y encarcelado un conductor suicida en el centro de Vigo
Guardar
45 Comentarios
Publicidad

El viernes por la noche se vivió una persecución policial bastante movidita en Vigo. Todo empezó cuando la Policía Local sorprendió a un coche saltándose varios semáforos en rojo. En buena lógica, fueron a pararle, pero nuestro protagonista no tenía entre sus planes entregarse, y empezó a huir. Ganó rápidamente tres estrelas de persecución.

Desde Gran Vía con Bolivia empezó la carrera hacia Plaza de América. Al llegar a As Travesas, se metió en Florida. Mientras se iba saltando todos los semáforos, llegó a triplicar la velocidad máxima en población. Finalmente le dieron caza en Figueirido, donde descubrieron los agentes que el conductor iba borracho como una cuba.

¿Tenía un Lamborghini, un Aston Martin o un Ferrari? No, un simple SEAT Ibiza, que como el 95% del parque automovilístico español —como poco— puede coger 150 km/h. El sospechoso, un portugués de 28 años que vive en Vigo, se enfrenta a un paquete interesante: delito contra la seguridad vial, conducción bajo los efectos del alcohol, resistencia a la autoridad… Le va a caer la del pulpo.

Todavía hay poca información sobre este caso y ninguna foto, por lo que tendréis que aceptar una imagen genérica. Es una suerte que nadie saliese herido, porque tres kilómetros de zona urbana a más del doble de 50 km/h es más típico de “Need For Speed: The Run” que de otra cosa. Moraleja: ojito con los semáforos en verde, no nos garantizan que podamos pasar sin peligro.

Actualización 29 noviembre: El Faro de Vigo actualiza con el resultado del juicio rápido. El acusado se ha declarado culpable y le caen 10 meses de prisión y 26 meses de retirada del carné de conducir. El periódico añade que la retirada es definitiva. No se le decomisará el coche por haber ocurrido de noche, no tener antecedentes ni ser reincidente. En cambio, se admite que puso en peligro a un taxista con el que casi colisiona y a su pasajero. En todo caso, las calles de Vigo son hoy un poco más seguras, un bala perdida menos.

Fotografía | Carlos Macías (Flickr)
Fuente | El Faro de Vigo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos