Compartir
Publicidad

¿Conduces usando el móvil? Pues ahora te lo quito

¿Conduces usando el móvil? Pues ahora te lo quito
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Ciudad del Cabo, Sudáfrica, han introducido un matiz en la lucha contra las distracciones de los conductores. Usar el teléfono móvil durante la conducción se penaliza ahora con la confiscación del aparato. Hasta hace nada, hablar por el móvil sin manos libres costaba 500 rands (casi 50 euros) de multa, e incluso se preveían penas de prisión de hasta tres años.

Sin embargo, tras haber impuesto como 8.000 sanciones cada mes sin que se redujeran las cifras de conductores que no estaban al 100 % por lo que tenían que estar, las autoridades han decidido cambiar de rumbo. Y al menos los primeros sancionados han ido reaccionando como nunca antes lo habían hecho. Los hay que hasta lloraban cuando les quitaban el aparatito.

El teléfono se queda confiscado en una caja sellada durante 24 horas. Ojo, porque si la Policía se hace con él en viernes… entonces nada de móvil hasta el lunes por lo menos. Bueno, nada de móvil, no, porque los agentes se quedan con el teléfono pero permiten que sus propietarios se lleven la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria, por si les surge una emergencia.

Manejando el móvil al volante

¿Dará resultado esta medida? Ni idea, pero había conductores que cuando eran interceptados por los agentes mostraban un pasotismo absoluto cuando les preguntaban si sabían que estaban infringiendo la ley, del palo: “Sí, ¿y qué?” Añadiendo a la simple sanción algo que realmente duela al conductor (y no necesariamente en el bolsillo) quizá se cosechen resultados a favor de la seguridad de todos.

Por otra parte, no es que la medida sea justa, injusta, apropiada o inapropiada, es que recuerda a aquellos tiempos lejanos en los que cuando íbamos al colegio y sacábamos un juguete en medio de clase nos arriésgabamos a que el maestro nos lo quitara y lo guardara en aquel oscuro cajón de donde sólo saldrían el último día de curso. Eran cosas de tener autoridad en el aula.

Me cuentan que hoy en día se hace raro ver a un crío que no se pase la jornada escolar con el móvil en la mano, pero en Ciudad del Cabo lo tienen claro: a la hora de conducir, se conduce. Y a la hora del recreo, se llama, se tuitea o se pasa un guasap. Y al que no lo entienda, regañina y se le quita el juguete.

Vía | IOL
Foto | Roland, IAM
En Motorpasión Futuro | Conducir y manejar un smartphone conlleva más riesgo vial que el consumo de alcohol o cannabis al volante

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos