Compartir
Publicidad

Bangladesh estudia aplicar la pena de muerte a los conductores culpables de homicidio al volante

Bangladesh estudia aplicar la pena de muerte a los conductores culpables de homicidio al volante
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La seguridad vial se ha convertido en La República Popular de Bangladesh en una crisis institucional. Estudiantes de todo el país han secundado una huelga que se ha prolongado durante días para exigir mejoras en la seguridad vial y la protección a los peatones. Tras la ola de protestas, el Gobierno estudia aplicar la pena de muerte a los conductores implicados en homicidios.

¿El desencadenante? Días antes, dos jóvenes fallecieron tras ser atropellados y otros resultaron heridos por un autobús que excedía los límites de velocidad.

Del libre albedrío a la pena de muerte

La ola de manifestaciones ha llevado al Gobierno a adoptar la posición más extrema posible: estudia implantar la pena de muerte para aquellos que cometan un homicidio al volante. El Ejecutivo estudia así implantar la pena capital "cuando la investigación demuestre que el homicidio tras el accidente fue deliberado", según el ministro de Justicia.

Actualmente en Bangladesh se contempla una pena máxima de tres años de cárcel cuando hay víctimas mortales. La tasa de mortalidad por accidente de tráfico en el país asiático es del 12,8 % y gran parte de los siniestros se producen con autobuses. Además, hay una gran cantidad de conductores sin licencia.

Una reivindicación que se extendió como la pólvora

Daca, la capital de Bangladesh y situada al sur de Asia, fue tomada por adolescentes hartos de vivir la inseguridad de sus calles. "No queremos que ningún vehículo sin licencia circule por la calle. Los que no estén en condiciones de conducir no deberían obtener permisos, y no queremos que menores de edad conduzcan el transporte público", ha dicho uno de los manifestantes en palabras que recoge The Objective.

Otra de las reivindicaciones es que se elimine el sistema basado en comisiones o que los conductores de autobús, que se han solidarizado con la protesta, dejen de cobrar en función del número de pasajeros.

Los manifestantes piden así regular las licencias y acabar con lo que consideran un gobierno corrupto; una reivindicación que se extendió rápidamente a través de las redes sociales.

En algunas partes de la ciudad los estudiantes tomaron el control de las calles para regular el tráfico, abrir paso a las ambulancias o verificar permisos de conducir.

Las protestas derivaron en enfrentamientos entre la Policía, los partidarios de la formación gubernamental Liga Awami y los manifestantes, que a pesar de las promesas por parte del Gobierno de atender a sus propuestas, continuaron la protesta.

El conductor que arrolló mortalmente a los dos jóvenes está detenido, y de ponerse en marcha la propuesta del Gobierno, podría enfrentarse a pena de muerte. Según Euronews, se trata de dos autobuses que competían por llegar a una parada.

Según datos presentados por investigadores del Comité Nacional para Proteger el Transporte Marítimo, Carreteras y Ferrocarriles, más de 4.200 personas murieron en accidentes de tráfico el año pasado, incluidos 539 niños en 3.472 accidentes de tráfico en Bangladesh. 9.112 personas resultaron heridas.

Un cuarto más que el año anterior.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio