Publicidad

SEAT Ibiza 2008 contra SEAT Ibiza 2006

SEAT Ibiza 2008 contra SEAT Ibiza 2006
39 comentarios

En el análisis que he hecho esta semana del nuevo SEAT Ibiza preferí evitar las comparaciones con el modelo precedente, este es el momento de plasmar las diferencias. Mi amigo José Alberto contribuyó desinteresadamente cediéndome su propio coche, ya que conseguir una unidad de prensa del modelo antiguo es bastante complicado.

Por un lado está mi SEAT Ibiza 2008, en acabado Stylance, con motor 1.9 TDI de 105 CV, y por el otro, su SEAT Ibiza 2006, edición especial “Guapa”, con motor 1.9 TDI de 100 CV. Quitando equipamiento, son las versiones más parecidas posibles, 5 puertas, llantas de 16 pulgadas, mismo motor y pintados en “Rojo emoción”.

SEAT Ibiza

Cuando vi las primeras fotos de prensa del modelo nuevo de 2002, surgió una relación prohibida de deseo. Por gustos personales, ha sido mi primera opción de compra durante años, pero el presupuesto no me lo ha permitido. De la generación anterior he conducido el FR TDI, FR 1.8 20VT, 1.4 TDI 70 CV, 1.4 16v 100 CV y 1.9 TDI 100 CV, pero las cosas frescas saben mejor.

En el nuevo modelo no me termina de convencer el diseño, quizás es demasiado moderno. Sin embargo, me gusta mucho más el interior, las mejoras tecnológicas, más eficiencia, más seguridad, etc. Actualmente coexisten comercialmente el nuevo y el viejo, que se seguirá vendiendo mientras haya demanda como sucede en otras marcas.

SEAT Ibiza

De todos modos, ¿el modelo antiguo pierde en todos los sentidos? Ni mucho menos. Al volverme a sentar al volante del Ibiza 2006 (o Ibiza III) noté que el coche era más ágil, aceleraba más y tenía más “tirón”. Pesan prácticamente lo mismo, la diferencia se debe a que las relaciones de cambio son más cortas, se nota mucho en cuarta y quinta, el antiguo recupera mejor.

Todo esto es a cambio de mayor rumorosidad mecánica, sobre todo en autopista. Mientras que el nuevo circula a 120 km/h a unas 2.000-2.100 RPM, el antiguo va 200 RPM por encima y eso considerando que el error de velocímetro es un poquito superior en el 2006, comparándolo con un GPS. Más revoluciones equivalen a más emisiones, más consumo y menos confort. El nuevo consume 0,4 l/100 km menos.

SEAT Ibiza

La sonoridad es más alta en el anterior en todos los sentidos. No sólo el motor hace más ruido, también percibo una mayor sonoridad de los neumáticos, cosa que critiqué en su día. También la aerodinámica traslada más ruido al interior, y puestos a matizar, de los retrovisores sale un silbido que no se percibe en el modelo nuevo.

Lo que también se nota en el 2006 es que el tacto del coche no es tan satisfactorio, la dirección es más artificial, el cambio parece más frágil e impreciso, el tacto del freno es más esponjoso… pero es más vivo de reacciones en las curvas, especialmente al no llevar el ESP de serie, cosa que sí tiene el nuevo.

SEAT Ibiza

Los neumáticos del Ibiza de José Alberto son Pirelli Pzero 205/45 R16, mientras que mi unidad de prensa calzaba unas llantas opcionales Saga con gomas Bridgestone Turanza 215/45 R16. La pisada del coche y la estabilidad mejora notablemente en el nuevo en mojado, o será que le tengo manía a las Pirelli y no lo puedo remediar.

Ya en el interior, el puesto de conducción evoluciona en el nuevo, aunque no mucho más, el Ibiza III ya tenía uno de los mejores de su época. Los retrovisores más grandes mejoran notablemente la visibilidad, uno de los puntos flacos del antiguo. La calidad de los materiales y ajustes ha evolucionado positivamente, incluso los asientos son más cómodos.

SEAT Ibiza

El coche de José Alberto tiene más de 50.000 km y deberían haberse ablandado, pero no, son más duros y punto. La instrumentación es más moderna y visual en el modelo de 2008, pero no han puesto el termómetro del agua, que sí tiene el antiguo. Por otra parte, la disposición de los mandos es más lógica en el recién llegado.

Los propietarios del Ibiza III seguramente echan de menos tener un posavasos delantero, si no tienen el escamoteable en la consola central, pues el nuevo tiene dos. Eso sí, en las plazas traseras el modelo antiguo es más habitable, pues al ser un diseño no tan exigente en términos de seguridad, el espacio está mejor aprovechado.

SEAT Ibiza

El maletero es otro cantar, pues el Ibiza III peca de tener un maletero pequeño, sólo 267 litros, mientras que en 5 puertas el nuevo tiene más capacidad, 292 litros. No es para darse con un canto en los dientes, pero se agradece la diferencia. Las bocas de carga quedan a la misma altura, pero en el antiguo es más fácil cargar objetos anchos.

José Alberto compró su coche por el precio, las prestaciones y la veteranía mecánica. El nuevo le gustó mucho, pero se queda con el andar del suyo. En lo que a mi respecta, el antiguo sigue haciéndome mucho tilín, pero pensando con la cabeza el nuevo es mejor coche.

SEAT Ibiza

Sin promociones, el Ibiza 2006 TDI de 100 CV sólo se vende en acabado Rock&Roll Sport por 15.892 euros, en 3p y 5p. El Ibiza 2008 con esa potencia arranca en 14.775 euros para carrocería SC y acabado Reference, pero no paga IM, el otro un 4,75%. A partir de ahí, en concesionario se pueden obtener jugosas rebajas.

¿Con cuál te quedarías?

Un saludo para José Alberto
Fotografía | Cristina P.
En Motorpasión | Prueba del Ibiza e Ibiza SportCoupé (parte 1, parte 2, parte 3, parte 4), SEAT Ibiza 2006, SEAT Ibiza "Guapa", SEAT Ibiza 2008

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio