Compartir
Publicidad

Prueba: Mazda5 CRTD (parte 2)

Prueba: Mazda5 CRTD (parte 2)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volviendo a cosas un poquito más serias, seguimos con la prueba del monovolumen “zoom-zoom”. Como dejé caer antes, el motor es diesel, el 2.0 CRTD de 143 CV, totalmente de origen Mazda. No se trata de un “refrito” del 2.0 HDi/TDCi del grupo PSA-Ford, este es japonés. Tiene la tecnología “habitual”: inyección directa por common-rail, turbocompresor de geometría variable e intercooler.

Conocida es la aversión de los japoneses al motor de ciclo diesel, pero también es sabido que estos señores, cuando se proponen hacer motores diesel, lo bordan. Os pongo un ejemplo clarísimo, el 2.2 i-CTDi de Honda, pero bueno, que aquí he venido a hablar de mi libro de Mazda.

Conducción y dinámica

Por muy “zoom-zoom” que sea, que nadie espere propulsión, tiene tracción delantera. Eso sí, el esquema de suspensión es MUY parecido al del Mazda 3, asi que en teoría podemos esperar un comportamiento más de berlina que de furgoneta. Pero eso viene más adelante, suelo empezar por el motor.

Mazda 5

Los 143 CV del motor son emanados por un bloque de 1.998 cm3, con un par máximo de 360 Nm a 2.000 RPM. Es un motor muy enérgico, baste este dato comparador: el Volkswagen Touran 2.0 TDI de 140 CV emana 320 Nm de par aunque a un régimen menor, 1.750 RPM. Entre las 2.000 y las 3.500 vueltas, el empuje es uniforme y fuerte, empezando a desinflarse poco hasta las 4.500 y no tiene sentido seguir ahí.

El motor hace su ruido, como buen diesel, pero en el interior está muy disimulado tanto por vibraciones como por sonoridad, queda lejos de la rumorosidad de los TDI del grupo VAG. Hablamos de 1.600 Kg de carrocería, no esperemos que sea una bala, pero para llevar a la familia, no le falta potencia para nada. La maniobra de adelantamiento en 4ª se la despacha en casi 8 segundos, más o menos como una berlina.

Mazda 5

Tiene una respuesta muy adecuada a pesar de que los desarrollos del cambio son un poco largos. Para hacernos una idea, a 120 Km/h vamos a unas 2.100 RPM, cuando lo normal son 2.200 o 2.250, en 6ª velocidad. Cuando va cargado a tope, desde luego “huevos” le sobran. El motor 2.0 CRTD de 110 CV si va más justito para esta lid en según qué tipo de carreteras, pero con el comentado, no echaremos de menos potencia.

A bajo régimen, menos de 1.500 RPM, el motor no tiene alma, sólo sirve para mantener la velocidad en tramos sin pendiente, aunque con consumos de risa. El 2.0 HDi de 138 CV de Citroën responde un poco mejor, acordándome del C4 Grand Picasso (el equivalente del Mazda 5). Cuando está en su zona de par máximo, se le nota más bravo que el propulsor francés, que como comenté en su prueba, con el cambio CMP, va “capado” de par.

Mazda 5

¿De qué consumo hablamos? El ordenador me hablaba de medias de 6,0 a 6,3 litros de gasóleo cada 100 Km, pero no le creí, es más bien un consumo de 7,5 litros o más, no tan bajo como esperaba. La autonomía con 60 litros es de unos 765 kilómetros, menos de lo que consiguen recorrer sus principales rivales por depósito. ¿No interesa respecto al motor de gasolina? El 2.0 de 145 CV gasolina declara 8,2 litros de media, y el CRTD declara 6,3 l/100 Km, si echamos una regla de 3… lo más seguro es que el gasolina chupe cerca de 10 litros.

En la primera parte ya hablé de un buen confort de marcha. Está pensado para viajar cómodamente, aunque en conducción rápida se defiende muy bien. Entre curva y curva se notan unos leves balanceos, bastante normal en su segmento, y muestra un gran aplomo incluso cuando se buscan los límites. No se sale de la trayectoria, aunque puede subvirar un poco si entramos un poco pasados en curvas cerradas, lo que es bastante normal.

Mazda 5

Traté de poner al tren trasero en aprietos y el control de estabilidad de serie lo soportó bien, eso cuando tuvo que intervenir, muy poquito. Se sujeta menos que un Altea XL, de los más deportivos en los monovolúmenes, pero convence. Como dudo que nadie vaya a circular de esa forma con inocentes familiares a bordo, concluyo que el comportamiento es muy bueno. Los hay mejores, pero pocos, y el margen de diferencia no es tan relevante. Al fin y al cabo, no hablamos de ningún deportivo.

La dirección asistida es muy precisa y tiene un tacto muy bueno, muy diferente al Renault Scenic o al C4 Picasso, más imprecisos y artificiales en ese aspecto. Por otro lado, la palanca de cambios está perfectamente situada y tiene un tacto muy preciso, aunque un poco duro. Las marchas entran rápido y con decisión, si fuese un poco más blandito sería casi perfecto. Vamos, que estoy diciendo que otorga confianza y la suficiente precisión para tener la situación controlada por parte del conductor.

Mazda 5

Los frenos funcionan muy bien, pero las distancias de frenado no son las mejores del mercado. Un Opel Zafira o SEAT Altea XL necesitan unos pocos metros menos. No es que tenga frenos precisamente pequeños, gasta 300 mm de diámetro en ambos ejes, siendo los discos delanteros ventilados. Por ejemplo, un Volkswagen Touran tiene discos más pequeños y se detiene antes. Seguramente tenga que ver con el tarado de la suspensión, un pelín blandito.

Ojo, que hablo de una diferencia de 5-6 metros a 120 Km/h, que nadie se me escandalice. Los neumáticos de mi unidad, unos Dunlop SP Sport 2050 de dimensiones 205/50 R17, me parecieron satisfactorios tanto sobre seco como sobre mojado. En el acabado Sportive tenemos estas medidas, si bajamos al Active son 205/55 R16, algo más habitual.

Mazda 5

Las múltiples ayudas a la conducción se agradecen, todas de serie en este acabado: regulador de velocidad, mandos en volante, luces y limpiaparabrisas automáticos, control de tracción y estabilidad, etc. Hasta el arranque es cómodo, por que basta con girar el mando que hace las veces de llave sin sacarnos la tarjeta del bolsillo.

En pocas palabras, para viajar, ya sea cerca o lejos, con 2, 5 o 7 personas, nos vamos a sentir como en casa en el monovolumen Mazda. Por sus características, y a miedo de repetirme un poco, es estupendo para aguantar el paso de los kilómetros de forma agradable, y en un vehículo de este tipo es un factor muy importante. Para rematar la faena, es muy fácil de conducir, incluso para gente con poca experiencia.

¿Y cómo va de equipamiento, precios…? Eso para el próximo día, por hoy es suficiente.

En Motorpasión | Mazda5 CRTD ("parte 1":https://www.motorpasion.com/pruebas/prueba-mazda-5-crtd-parte-1, "parte 3":https://www.motorpasion.com/pruebas/prueba-mazda-5-crtd-parte-3, "parte 4":https://www.motorpasion.com/pruebas/prueba-mazda-5-crtd-parte-4)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio