Compartir
Publicidad

Michelin Alpin 4, prueba de neumáticos de invierno en un Toyota Prius

Michelin Alpin 4, prueba de neumáticos de invierno en un Toyota Prius
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Empezamos con las conclusiones de nuestra prueba de larga duración de los neumáticos Michelin Alpin 4 que montamos a primeros de diciembre. Después de 2.700 kilómetros con los Michelin Alpin 4 es hora de recopilar datos, recordar sensaciones y sobre todo contaros si estos neumáticos de invierno nos han convencido o no.

Durante los tres años anteriores a montar los neumáticos de invierno, el Toyota Prius de la prueba equipaba unos neumáticos Bridgestone B250 de serie. El agarre y las prestaciones de estos neumáticos en conducción tranquila son, si se me permite calificarlos de forma bastante genérica, buenos. Como neumáticos de verano y de corte "Eco", aunque existe una variante Ecopia más eficiente, los consumos son contenidos y el agarre aceptable.

Michelin Alpin 4

El Bridgestone B250 tiene un etiquetado F en consumo de combustible y C en agarre en mojado, con una sonoridad de 73 db. Esta etiqueta nos indica una economía de combustible por debajo de la media y un agarre en mojado aceptable. Vamos, lo que es un neumático de gama media.

Sin embargo en octubre, durante una intensa lluvia, entré en una rotonda un poco pasado y el coche se me fué del eje trasero. Un susto muy tonto pero afortunadamente lo controlé y yendo solo en la rotonda solo sufrí un acelerón de las pulsaciones.

Antes de que nadie se precipite, el dibujo de las ruedas traseras tiene cerca de 4 mm, fue más una cuestión de velocidad no adecuada al estado de la vía que de desgaste de los neumáticos. Pues bien, en diciembre, como ya relatamos, monté los Michelin Alpin 4 en mi Toyota Prius.

Búsqueda de los neumáticos

Más datos sobre los neumáticos que montamos, los Michelin Alpin 4. Las medidas de nuestros neumáticos eran 195/65 R15, con índice de carga 91 y código de velocidad H. Lleva además el marcado Green X de Michelin. En el etiquetado europeo, consigue una E en el consumo de combustible y una C en el agarre en mojado, mientras que la sonoridad es de 70 dB.

Estos neumáticos en estas medidas, rebuscando bien en las páginas de venta de neumáticos online, salen desde un precio de 96 euros por cada neumático. Redondeando, por unos 400 euros podríamos tener un juego de Michelin Alpin 4 para alternar con un juego de neumáticos de verano.

Lo ideal, como ya hemos comentado en alguna ocasión, es tener otro juego de llantas dedicado en exclusiva para los neumáticos de invierno, para que llegado el momento del cambio, pudiésemos realizar el cambio nosotros mismos rápidamente sin tener que montar y equilibrar los neumáticos. De todas formas, el montaje de los cuatro neumáticos cuesta entre 50 y 60 euros incluyendo además el equilibrado. Dependiendo de cuanto cueste un juego de llantas para nuestro coche, nos merecerá la pena o no, aunque normalmente sale a cuenta.

En el caso concreto del Prius, si tenemos las llantas de 17 pulgadas, la mejor opción sería coger un juego de llantas de 15 pulgadas para montar el juego de gomas de invierno, ya que los neumáticos serán más baratos que los de 17 pulgadas y además son más estrechos, una ventaja en condiciones de baja adherencia.

Michelin Alpin 4

2.700 kilómetros con el Michelin Alpin 4

Han sido tres meses con estos neumáticos y nos ha dado tiempo a acumular bastantes opiniones que os vamos a intentar detallar. Este invierno no ha sido especialmente frío en Madrid, donde han transcurrido la mayoría de los kilómetros de la prueba, aunque sí ha llovido bastante y hecho frío puntualmente. Se supone que lluvia y frío son buenos factores para probar unos neumáticos de invierno.

El agarre en frío y con el firme seco es bastante bueno, ni forzando el deslizamiento más allá de un ritmo cómodo en curva estos neumáticos es fácil escuchar a los neumáticos patinar o avisar. Una cosa muy buena que tienen, de todas formas, es que antes de patinar avisan, pero como ya comento, en seco hay que ir más rápido de lo recomendable para forzar estas situaciones.

El ruido de rodadura, aunque el etiquetado europeo dice lo contrario (73 dB de los B250 contra los 70 dB de los Alpin 4), a mi me ha parecido mayor en los Alpin 4, y este mayor ruido de rodadura se une a una sensación de bastante rozamiento sobre todo al girar en parado y a baja velocidad.

Tenía una cuenta pendiente con aquella rotonda que casi me saca el corazón por la boca, así que el primer día que llovió con intensidad y tuve que pasar por ella, volví a hacerlo en las mismas condiciones, a velocidad legal pero por encima de lo recomendable con el firme mojado. Y nada. Ni siquiera los neumáticos me avisaron porque no habían llegado ni a ese punto, el agarre en mojado es más que notable.

Michelin Alpin 4

Comportamiento con nieve y hielo

Ya que este año no ha cuajado ni un copito de nieve en condiciones en Madrid capital, por el calor y por que las quitanieves y camiones tiradores de sal se han empleado a fondo, me tocó ir a buscar la nieve. Era domingo, y ¿dónde van los madrileños un domingo a buscar nieve? A Navacerrada, claro. Con la cámara al hombro, unos vaqueros y una chaqueta, al más puro estilo dominguero, empezamos nuestra ruta a buscar nieve.

Mi intención era subir hasta el puerto de Navacerrada, donde se suponía estaba nevando, así podría pisar algo de nieve fresca. Llovía copiosamente en Madrid y a medida que subía por la A-6, la cosa se iba poniendo complicada y aumentaba la intensidad de la lluvia. Estaría muy bien que nevase con esta intensidad arriba, pensé.

A medida que subíamos las pronunciadas rampas del puerto, la lluvia empezó a cambiar de forma y la temperatura a bajar, de 7 grados cuando dejamos la A-6 hasta los 0 grados que había ya a menos de dos kilómetros del punto más elevado del puerto. La lluvia se iba transformando en pequeños anises y al poco tiempo ya caían copos de considerable tamaño. Bueno, pisaremos nieve, aunque sea a pie.

Michelin Alpin 4

El aparcamiento de Navacerrada estaba bastante vacío, así que allí aparcamos, un poco apartado del resto de coches donde aprovechamos para hacer las fotos que acompañan a este post. Como hacía bastante fresco, nevaba bastante y no subía muy preparado para ello, hice las fotos con un poco de prisa y rápidamente me monté en el coche para seguir mi ruta.

Al salir del aparcamiento, pensé en estirar un poco la ruta, por lo que giré a la derecha, en dirección a Cotos, carretera en la que cayendo nieve como estaba cayendo y sin haber pasado ninguna quitanieves en el tiempo que paramos en el aparcamiento, había posibilidades de que hubiera nieve en la carretera.

Michelin Alpin 4

Para mi satisfacción, la carretera se estaba cubriendo de nieve, aunque el espesor era todavía muy fino, algo más de un dedo calculo. No iba a ritmo vivo, si no disfrutando de la nevada y del paseo dominical, pero ni en las curvas se notaba deslizamiento intentando provocarlo a base de meter volante. Es de suponer que haber hecho el mismo tipo de maniobras se hubiese traducido en un patinazo con unos neumático de verano.

En la carretera había bastantes baches con asfalto levantado, ligeramente ocultos por la nieve y tenía que tener cuidado, porque el primero me lo comí y me acordé de la madre del que no manda tapar los agujeros. Una vez llegados a Cotos empezamos la bajada hacia Rascafría. A medida que descendía la altitud, la nieve de la carretera desapareció y la lluvia volvió a caer con fuerza, lluvia que no nos dejó hasta que llegamos a Madrid de vuelta al punto de partida.

Michelin Alpin 4

El consumo y los neumáticos de invierno

Desde el momento en que monté los neumáticos noté una extraña sensación, como de mayor rozamiento respecto a los de verano que montaba. Con esa sensación, lo más probable es que el consumo se viese afectado y efectivamente tras 2.700 kilómetros puedo decir que efectivamente con estos neumáticos ha subido el consumo.

El último consumo con los neumáticos de verano, ya con el frío bien entrado, fue de 4,74 l/100 km. El año pasado mi consumo en el mismo periodo de tiempo fue de 4,85 l/100 km, habiendo recorrido 1.000 km más. Con esas dos cifras podemos deducir aproximadamente el aumento de consumo. Hágase notar que mis recorridos han sido los habituales y a mi ritmo normal, que es más bien tranquilo.

En estos casi 2.700 km que tengo registrados con los Michelin Alpin 4, la media de consumo ascendió a 5,29 l/100 km, haciendo mis recorridos habituales y sin contar la ruta de Navacerrada, ya que no he repostado aún. Esto significa que el consumo ha aumentado entre 0,44 l/100 km respecto al consumo en el mismo periodo del año pasado y 0,55 l/100 km respecto al consumo que estaba haciendo justo antes de empezar la prueba. Eso a precios de hoy significa aproximadamente en gasolina entre 17 y 21 euros más en toda la duración de la prueba.

¿Merece la pena? Se trata de cambiar un poco más de consumo por mucha seguridad, yo creo que en este caso la respuesta es clara, sí, consume más, pero también es más seguro.

Michelin Alpin 4

Conclusiones, ¿merecen la pena los neumáticos de invierno?

Pues viendo lo que ha sido este año en Madrid, cualquiera afirmaría sin más dilaciones que no, que con unos buenos neumáticos de verano con buen agarre en mojado habría bastado. Pero este año ha sido poco propicio para ellos, esa no es la tónica general, lo normal es que al menos una vez al año caiga una nevadita en condiciones que paralice la capital, por no recordar aquel mítico 2009 con sus tres contundentes nevadas, a partir del cual cada vez que se espera nieve se tira sal por toneladas.

De todas formas, los neumáticos de invierno se compran para entre tres y cinco temporadas, dividir el gasto de los neumáticos de invierno entre estos años, nos sale a unos 150 euros por temporada invernal, incluyo en este caso concreto el gasto de combustible y estimamos que nos durasen 4 años. Creo que es un precio más que asequible por esa seguridad extra que dan en condiciones de frío, agua y sobre todo nieve o hielo, unos neumáticos de invierno.

Cuanto empezamos medí la profundidad del dibujo, tenía 7 mm de profundidad, a día de hoy tienen 6,7 mm de profundidad. Así pues, con mi uso, y teniendo en cuenta que los neumáticos de invierno solo mantienen su rendimiento en nieve y hielo hasta los 4 mm, significa que estos neumáticos podrían durarme otras 10 temporadas invernales en más o menos las mismas condiciones, aunque obviamente lo conveniente sería cambiar el juego en como mucho 5 o 6 años y revisarlos antes de montarlos, ya que los neumáticos con el tiempo se acaban estropeando.

Los neumáticos para esta prueba ha sido cedidos por Michelin. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Dunlop Winter Sport 4D, prueba de neumáticos de invierno en un Kia Cee'd

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos