Compartir
Publicidad

BeetleTour: 2.000 km con el Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG (parte 2)

BeetleTour: 2.000 km con el Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG (parte 2)
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras haberme despedido del "Mercedes 190 SL":https://www.motorpasion.com/pruebas-de-coches/1961-mercedes-benz-190sl-roadster-w121-ii-b-retroprueba que acababa de probar, volví a subirme en mi Beetle moderno y continué mi travesía andaluza del #BeetleTour. Próxima parada, Jerez de la Frontera, donde me esperan unos colegas de PetrolHeads Spain. Mientras tanto, abrí el listín telefónico y realicé una llamada con el manos libres.

Mientras iba de camino a Jerez por la Avenida de la Palmera, charlé con Pablo, y le comenté la jugada del Mercedes. Sin quererlo ni beberlo, me entero que tiene un New Beetle del año 99, y en el mismo color que el mío. Quedamos al día siguiente para un encuentro generacional. Se termina la A-4 gratuita y entro en la vieja N-IV.

Cuando residí en Sevilla solo usé la AP-4 unas pocas veces, porque ya está amortizada, su estado deja mucho que desear y me escuece. Prefiero la antigua nacional, aunque haya que adelantar camiones. Los 140 CV de este petrolero y el cambio DSG hacen que eso no sea un problema siempre que haya visibilidad.

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

Paso las grandes rectas tras Dos Hermanas y Los Palacios, muy peligrosas por lo difícil que es ver coches de frente a larga distancia. Al menos el Beetle lleva luces diurnas muy potentes y es visto desde muy lejos. No espero ahorrar gran cosa en consumo, casi voy a velocidad de autovía donde puedo.

En esta carretera hay que tener cuidado con la Guardia Civil, me he encontrado con ellos muchas veces pero nunca me han cazado, incluso dentro de El Cuervo, donde empieza la provincia de Cádiz. Unos kilómetros más tarde aparece Jerez, donde me reúno con Emilio y nos vamos a comer.

Tras eso, empezamos una búsqueda de algún coche interesante, y tras varias llamadas telefónicas, acaba apareciendo un buen candidato. Se trata de un Volkswagen Golf Cabriolet de 1985, de cuando el Golf era muy humilde, con motor 1.6 atmosférico de 75 caballos. Estuvo a la venta entre 1979 y 1993, saltándose la segunda generación.

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

28 años separan a estos dos mozos alemanes

Me acordé inmediatamente del "Golf Cabrio Clipper de NacheteTm":https://www.motorpasion.com/clasicos/tesoros-de-motorpasion-el-volkswagen-golf-cabriolet-18-clipper-de-nachetetm, un coche muy de vieja escuela. Este ejemplar había recibido bastante caña de un dueño anterior, pero su actual propietario le ha puesto mucho mimo en restaurarlo. No está en estado de concurso, pero ¿a que es bonito?

La estampa era curiosa, un Volkswagen de la época humilde y un Beetle de la era semi-Premium, parece enorme al lado del Golf. Ojo, que el Beetle está basado en el Golf V/VI, es la misma plataforma. Nos faltaban minutos de luz natural, la sesión de fotos se hizo en un tiempo récord, pero con una iluminación privilegiada.

Por dentro este Golf me recordaba muchísimo al Polo de mi abuela Pilar, de 1982 y carrocería Coupé, ese tablero con bolitas de colores y sencillez total era la marca de la casa por entonces. De hecho, ahora que me acuerdo, el Beetle olía igual que ese Polo, y los asideros de las plazas traseras eran calcaditos.

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

Hora de darse una vueltecita con el Golf. ¡Caray! Qué coche más nervioso. El motor no tendrá apenas potencia pero sube de vueltas como un cohete, la primera y la segunda se acaban muy rápido. Es lo que decía NacheteTm, eran coches con carácter. Empiezo a creerme Vin Diesel y meto las marchas con tanta decisión que la caja protesta.

No tiene dirección asistida pero se maneja con muchísima facilidad, y resulta muy precisa. Claro, respecto al Mercedes de 1961 que había conducido solo unas horas antes, no dejaba de haber una veintena de años en avances. La dirección asistida sobraba en este coche, ¡pesa muy poco!

No pude conducirlo mucho tiempo que digamos, pero me pareció bastante noble para la época, también hay que decir que este Golf Cabrio está un poco ensanchado de vías. Sin duda es un coche muy divertido de llevar, y en segunda mano se pueden encontrar a un precio de risa. Disfruté del paseo, en serio.

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

Un duelo de altura

Tras la descarga de adrenalina, Emilio y yo estuvimos charlando largo y tendido con el dueño sobre este coche y muchas cosas. Ya era noche cerrada y era hora de buscarse algo para cenar, y nos fuimos de tapeo. Ya habíamos encontrado otro Volkswagen, pusimos un nuevo reto, encontrar un coche que no llegase al Beetle por el retrovisor.

Fue fácil, apareció un Mazda MX-5 de segunda primera generación tan rebajado de altura que las VISA a duras penas pasan por sus bajos. De cara a hacer las fotos, un problemón, ¿dónde conseguir buena iluminación con noche cerrada? ¡La zona del botellón! Podíamos pasarnos por ahí pese a habernos tomado tan solo refrescos.

Mientras hacía unas fotos, no pararon de entrar coches al goteo durante varios minutos, y eso que no era hora punta. Todo un desfile de vanidades y coches destartalados, con los maleteros llenos de alcohol. No nos quedamos mucho rato, que me tocaba madrugón al día siguiente. Como diría el replicante de Blade Runner: "Es hora de dormir".

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

El reencuentro familiar

Amanece en Jerez y hace -una pelá- un frío de narices, el Beetle me avisa de las bajas temperaturas con su testigo acústico. A todo esto, llevo unos 522 kilómetros desde el último repostaje y marca medio depósito, autonomía para 450 kilómetros más. El día anterior estuve callejeando bastante por Jerez.

En menos de una hora me planto en Sevilla, donde espera un New Beetle, que tiene muchas cosas que contarle a mi Beetle moderno. La estampa de tener los dos coches colocados tan cerca es realmente curiosa. Son tan parecidos y tan diferentes a la vez... Además del color tienen otra característica común, los dos son TDI.

Decididamente Volkswagen trabajó para darle un aspecto más robusto y masculino a la tercera generación. El New Beetle está un poco más afeminado, no busca la contundencia en sus formas. Una pareja que pasaba por allí nos dijo: "Anda, si habéis puesto al chico con la chica". Es una forma de verlo...

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

Jorge, el hermano de Pablo, se une a nuestra conversación sobre diseño. Sí, ya no parece el mismo coche por delante y por detrás, es menos huevo, destila más agresividad... La diferencia en interiores era salvaje, el New Beetle tenía materiales de baja calidad y no han envejecido muy bien. Así era Volkswagen hace unos años.

De hecho, el Golf del 85 había acusado menos el paso del tiempo que este New Beetle del 99. Una cosa es ser sencillo, y otra la calidad de los materiales. A ver qué tal está el nuevo Beetle con 14 años, volveremos a hablar del tema en 2027, si es que me acuerdo. Encima, el nuevo modelo es más espacioso y con más maletero.

No había tiempo material para salir a dar una vuelta con el New Beetle. Para el recuerdo queda este entrañable álbum de fotos. Por cierto, para tener más de 200.000 kilómetros, el New Beetle no dio problemas de importancia, el mítico 1.9 TDI de 90 CV es un motor muy duro. Los elevalunas eléctricos... ya no lo son tanto.

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

Adiós Andalucía, hola Extremadura

Nuevamente me tenía que ir, había quedado con una amiga para acercarla a Mérida, y me venía de paso, así que volví a Sevilla centro para recogerla. A los pocos minutos estaba cruzando el puente del Quinto Centenario (SE-30) rumbo al norte por la A-66, otra vez. Me dio tiempo a desayunar un poco... o almorzar, según se mire.

La vieja nacional tenía su encanto, pero no es posible recorrerla más que en tramos sueltos, aquí no puedo realizar un viaje más romántico (en el sentido estricto del viaje), solo autopista. Al menos es entretenida con los grandes cambios de inclinación que presenta el terreno. Adoro sus bajadas kilométricas.

Esperaba mejorar mi consumo sobre el primer depósito, pero pasé la barrera de los 700 kilómetros prácticamente con la aguja señalando el cuarto de depósito. El ordenador declaraba 0,2 l/100 km menos. Me fio de la aguja, es de las que no vuelve atrás, a Mérida llego seguro. Llegué en menos de 90 minutos, son 187 kilómetros, 124 km/h de media.

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

Sigo hacia el norte, hacia Cáceres, una vez dejada Mérida y el Guadiana detrás. La A-66 se vuelve muy solitaria otra vez, apenas veo gasolineras y voy pendiente del ordenador de a bordo, tendré que parar a echar caldo antes de que el ordenador ponga a sonar "la canción de depósito vacío":http://www.goear.com/listen/32095c2/la-cucaracha-canciones-infantiles. Vaaale, no es lo mismo cucaracha que escarabajo.

La temida luz de reserva se enciende a los 842 kilómetros, autonomía 60 kilómetros más. No me la juego a la ruleta rusa, eso se lo dejo a los de RuзуaPaзуФи™, y me salgo a un pueblecito a repostar. Le echo 30 euros, al cambio 21,75 litros, a ver cuánto me duran. Ya llevo 1.554,6 kilómetros recorridos.

Sé que los Volkswagen llegan a autonomía cero y aún no se quedan secos. Con un depósito de 55 litros, si hace al menos 900 kilómetros, nos daría una media 6,1 l/100 km o inferior. Sí, es prácticamente lo mismo que el primer depósito. Han sido 68 km/h de media, más de 12 horas y media al volante, 5,7 l/100 km según ordenador.

Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line
Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG R-Line

La aguja del combustible sube hasta casi la mitad, y la autonomía sube de 40 a 400 kilómetros. Suficiente para llegar a Madrid, pero pensaba desviarme un poquito todavía. De momento me queda casi una hora para llegar a Cáceres, donde por cierto nunca había estado antes.

Prosigo mi camino por la autopista, sin ninguna prisa, y empieza a llover ligeramente. Me veo circulando a 100-110 km/h. Menos mal, porque había un radar camuflado tras los pilares de un puente, aunque pude verles con suficiente antelación. A 130 no me habrían multado a nada que tuviese reflejos.

Mi estómago ya había entrado en reserva hace tiempo, pero no quería comer en una gasolinera de pueblo, ya me tomaría algo en la ciudad. Para distraerme, hice elucubraciones de cuántos kilómetros podría hacer con esos 30 euros, considerando que el consumo de este coche es súper estable. El primer depósito fueron 6,13 l/100 km reales.

Continuará...

En Motorpasión | BeetleTour: 2.000 km con el Volkswagen Beetle 2.0 TDI DSG ("parte 1":https://www.motorpasion.com/pruebas-de-coches/beetletour-2-000-km-con-el-volkswagen-beetle-2-0-tdi-dsg-parte-1)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio