Publicidad

Audi R8 V10 Plus vs Ducati 899 Panigale

Audi R8 V10 Plus vs Ducati 899 Panigale
57 comentarios

Casi dos años después de que Audi se hiciera con el fabricante italiano de motocicletas Ducati, en Motorpasión hemos querido, con ayuda de nuestros compañeros de Motorpasión Moto, ofreceros una pequeña comparativa entre el superdeportivo de Ingolstadt y una de las deportivas más deseadas de la casa italiana de Bolonia.

Para enfrentar ambas máquinas tuvimos disponible el circuito del Jarama, donde pudimos disfrutar tanto del Audi R8 V10 Plus como de la Ducati 899 Panigale, dos bestias muy diferentes, pero ambas capaces de dibujar una enorme sonrisa a quien lleva las riendas. 698 CV, doce cilindros y un precio conjunto cercano a los 220.000 euros. ¿Alguien da más?

En esta primera colaboración entre Motorpasión y nuestros hermanos moteros de Motorpasión Moto, no vamos a rodar cronómetro en mano, ni vamos a fijarnos en los tiempos de vuelta. Tampoco vamos a competir de tú a tú por ver quién llega antes a la línea de meta. Se trata más bien de compartir la experiencia de rodar en dos máquinas muy diferentes, aunque emparentadas en cierto modo, en un trazado tan mítico como el madrileño Jarama.

Audi R8 V10 Plus vs Ducati 899 Panigale
Audi R8 V10 Plus

Audi R8 V10 Plus

Circular por la calle en un Audi R8 V10 Plus, y más si es de color azul mate con llantas negras, es un auténtico espectáculo. La gente se pregunta en los semáforos, mientras te retrata con su teléfono, si tras el volante se esconde Cristiano Ronaldo o si bien será Benzema. Tampoco es raro mirar por el retrovisor y encontrarte al conductor del coche de atrás haciéndote una foto. Así de llamativo es.

A nuestra llegada al Jarama ya nos estaba esperando Jesús Martín, nuestro compañero de Motorpasión Moto, a lomos de la Ducati. Poco tardaron él y el fotógrafo, Guillermo Cruzado, en ponerse a curiosear. Y es que el R8 no es para menos, atiborrado de fibra de carbono y con un interior que hace que se te caiga la baba con tan solo mirarlo. ¡Qué bonito! ¿Y esto para qué sirve? ¿Y esto otro cuanto cuesta? ¿Los frenos son cerámicos? ¡Menudos rodillos calza en el eje trasero!

Tras el habitáculo reposa un enorme 5.2 litros V10 atmosférico (FSI) de 550 CV a 8.000 RPM, que desarrolla un par motor máximo de 540 Nm a 6.500 vueltas, transmitido a ambos ejes a través de una caja de cambios automática S-Tronic, de doble embrague y siete velocidades. Con todo, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar los 317 km/h.

Audi R8 V10 Plus
Audi R8 V10 Plus

Esta unidad en concreto, que de serie parte de los 203.230 euros, monta llantas de cinco radios en diseño Y, pintadas en color negro brillante y con neumáticos en medidas 235/35 ZR19 (delante) y 305/30 ZR19 (detrás). Además, cuenta con la impresionante pintura Azul Sepang efecto mate, que es opcional, exclusiva para el V10 Plus y ronda los 7.000 euros.

Por dentro llaman la atención sus asientos de tipo baquet, que sujetan el cuerpo a la perfección (y aprietan demasiado si eres corpulento), el volante de cuero achatado en su zona inferior con levas de aluminio integradas, superficies tapizadas en cuero, bordados, costuras en contraste de color blanco, el clásico pomo del cambio del R8 y relojes en el cuadro de mandos que acaban en 10.000 RPM y 350 km/h, respectivamente.

Si la calle se le queda pequeña al V10 Plus, un circuito como el del Jarama, casi, casi. El superdeportivo de Ingolstadt es una mala bestia, y más en su versión más radical. Sus firmes suspensiones, una dirección dura y precisa y un motor muy enérgico, hacen que sea un devora circuitos. Es tan bueno, rápido y dócil que da la sensación de que el coche podría incribirse en una carrera de GT y luchar por la victoria así, de serie.

Ducati 899 Panigale

Frente a un rival de la talla del Audi R8 V10 Plus, nos encontramos la Ducati 899 Panigale, que a pesar de tener 402 CV menos que el alemán, y conformarse con únicamente dos cilindros frente a los diez del coche, aguanta el tipo, y de qué manera. Eso sí, también pesa 1.425 kilogramos menos que el Audi.

Audi R8 V10 Plus vs Ducati 899 Panigale

Cercana a las grandes deportivas de 1.000 centímetros cúbicos, la 899 Panigale se considera una hiper-sport pura y está basada en un monocasco de aluminio. Pesa únicamente 169 kilogramos y su motor de 899 centímetros cúbicos arroja una potencia de 148 CV a 10.750 vueltas y 99 Nm de par a 9.000 RPM.

Esta unidad de la Panigale cuenta con el llamado Safety Pack, que incluye ABS, control de tracción con tres modos de conducción (Sport, Urban y Race) y sistemas específicos para evitar "caballitos" en aceleraciones e "invertidos" en frenadas importantes. Vamos, que rodamos fuerte con mayor tranquilidad gracias a las niñeras electrónicas. Aún así, los pilotos experimentados tienen la opción de desconectar los controles por completo.

Si antes hablábamos de la comodidad que ofrece el Audi, en la Ducati es más bien lo contrario, ya que la postura de conducción premia más la deportividad que el comfort del piloto. La espalda se resiente, sobre todo si nos metemos muchos kilómetros entre pecho y espalda. No obstante, no es de las más incómodas, ya que no es tan radical como una Ducati 748. Además, en esta unidad ni siquiera había estriberas para el pasajero, así que minipunto para el Audi, que al menos tiene dos asientos.

Audi R8 V10 Plus vs Ducati 899 Panigale

La moto brilla especialmente en circuito, ya que gracias a su poderoso motor, a una dirección que nos pone las cosas fáciles a la hora de encauzar la moto por donde queramos y a unas suspensiones que están claramente pensadas para un uso en pista, ofrece un comportamiento sobresaliente.

Donde no hay discusión posible entre estos dos vehículos es en la relación diversión-precio, ya que la 899 Panigale tiene un precio de partida de 15.990 euros, mientras que para hacernos con el Audi deberemos desembolsar más de diez veces esa cantidad. Y lo cierto es que el precio de la moto no es precisamente barato, si lo comparamos con el de deportivas japonesas, pero claro, comparado con el del V10 Plus...

Rueda a rueda

Con solo empezar a rodar en el trazado del Jarama, enseguida empiezan a hacerse evidentes las diferencias más notables, que no son pocas. La Ducati toma la iniciativa en aceleración, aunque a medida que ambos ganan velocidad el V10 empieza a comerle terreno poco a poco.

Audi R8 V10 Plus vs Ducati 899 Panigale

Donda más desigualdad existe es quizá en las frenadas, ya que el coche, equipado además con frenos cerámicos, permite apurar muchísimo más y frenar bastantes metros más tarde, mientras que la moto se ve obligada a tomárselo con más calma. Y eso que pesa menos. Pero claro, el piloto medio tampoco es Marc Márquez, ni pretende serlo (por su propio bien).

La velocidad de paso por curva también es favorable al coche, con mayor adherencia y capacidad de tracción gracias a sus cuatro ruedas (encima motrices), pero la moto enseguida recupera metros al salir escopetada en el momento en el que ya puede abrir gas y volver a la carrera.

Además, el sistema DQS o Ducati Quick Shift, permite a la 899 Panigale engranar una marcha superior sin necesidad de accionar la maneta del embrague, y sin cortar gas, por lo que los cambios son muy rápidos. En este aspecto se equipara bastante al coche, que equipa una transmisión de doble embrague, también muy rápida.

Audi R8 V10 Plus vs Ducati 899 Panigale

A diferencia del Audi, con el que se puede circular con gran tranquilidad por ciudad, a ritmos bajos y sin apenas hacer ruido, la Ducati pide guerra. No le gusta circular de paseo, ni que la lleven a punta de gas. Es una deportiva y, como tal, quiere que explores la zona alta del cuentavueltas, que para algo está ahí. Y claro, cualquiera le dice que no...

Ambos motores, tanto el de diez como el de dos cilindros, son propulsores muy llenos, con mucho par motor, lo que los hace suficientemente elásticos para encontrar respuesta a prácticamente cualquier régimen. En la zona dulce del cuentarrevoluciones ambos son auténticos rompecuellos. La moto empieza a dar lo mejor de sí a partir de 6.000 RPM y el coche algo antes, al rebasar las 5.000 RPM, más o menos.

Los dos vehículos permiten muchas licencias a su piloto o conductor, ya que los controles electrónicos de tracción hacen que abrir gas a la salida de una curva sea más fácil que nunca. El coche, con los controles desactivados, también encuentra tracción gracias a sus cuatro ruedas motrices, pero en el caso de la moto la cosa se complica y el tacto del piloto se hace fundamental.

En definitiva, son dos máquinas tremendamente capaces y similares en cuanto a la capacidad que tienen de hacer disfrutar al que las lleva, aunque distan mucho en tamaño, peso, potencia, consumo (7 litros frente a 11), etc... El amante de las cuatro ruedas no dudará cuál quedarse y quien tenga espíritu motero lo tendrá también bastante claro. Esto, amigos, es siempre una difícil elección. ¡Que nos pongan ambas bestias!

Agradecimientos al RACE y al Circuito del Jarama por permitirnos utilizar sus instalaciones para esta comparativa.

Fotos comparativa | Guillermo Cruzado
Fotos Audi R8 | Javier Álvarez

En Motorpasión Moto | Ducati 899 Panigale contra Audi R8 V10 Plus (técnica, dinámica)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio