Compartir
Publicidad
Publicidad

Unos salvajes destrozan un Smart en Vancouver

Unos salvajes destrozan un Smart en Vancouver
Guardar
62 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras la derrota de los Canucks de Vancouver frente a los Bruins de Boston en el último partido de la final de la Liga Profesional de Hockey sobre hielo, un buen número de aficionados acabaron convirtiendo la ciudad canadiense en un campo de batalla.

Protegidos por el tumulto, algunos no tuvieron cosa mejor que hacer que destrozar un coche, un Smart ForTwo, que previamente había sido volcado. Este vehículo no fue el único objeto que sufrió la ira de los alborotadores. Varios coches fueron quemados, y algunos comercios saqueados.

Por supuesto, la sociedad canadiense se les ha echado encima, y se da por supuesto que los culpables serán identificados y procesados. Dicho esto, hay un detalle sobre el que creo que merece la pena reflexionar.

Resulta que el coche que fue destrozado pertenecía a una flota de alquiler ecológico, y sólo llevaba un día en funcionamiento. La base de este servicio, es que se puede alquilar un Smart por muy poco tiempo para moverse en el centro de la ciudad, consiguiendo cubrir las necesidades de movilidad de muchas personas con un solo coche, ahorrando por consiguiente dinero en combustible y reduciendo las emisiones contaminantes.

Sin embargo, comportamientos como estos hacen que muchos se planteen si una sociedad como la nuestra será lo suficientemente inteligente, y cívica, como para que estas iniciativas funcionen. No digo que estos incidentes tengan necesariamente que volver a ocurrir, si no que queda demostrada la falta de respeto por parte de no pocos individuos hacia la propiedad privada.

En definitiva, me pregunto el trato que la gente le daría a coches como estos si ese servicio se ofreciera en otras ciudades. Mucho me temo que no sería precisamente el mismo que le dan a sus propios coches, y eso hace que a todos nos cueste más caro alquilar un coche, convirtiendo este el microalquiler inviable.

Esto es así porque el precio debe ser bajo para que el servicio represente una alternativa real al transporte público. Por supuesto un precio contenido se consigue si el volumen de alquileres es considerable.

En España hay un servicio parecido al que se ofrece en Vancouver, denominado Mu by Peugeot, aunque no es, en su concepto, tan radical como aquel, de manera que hablamos prácticamente de un alquiler corriente.

Vídeo | Youtube
En Motorpasión Futuro | Destrozan un Smart del programa Car2Go

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos