Publicidad

Raves y aeropuertos convertidos en autocines: el coche cobra protagonismo en el ocio durante la pandemia

Raves y aeropuertos convertidos en autocines: el coche cobra protagonismo en el ocio durante la pandemia
1 comentario

El coronavirus ha paralizado la vida tal y como la conocíamos, y muchos espacios se han quedado temporalmente fuera de juego. Ante el miedo al contagio y la necesidad de aislamiento -y de ocio- han surgido iniciativas como las de varias ciudades alemanas y danesas, que han organizado fiestas para disfrutar desde el coche.

También Lituania, que ha convertido su aeropuerto en un autocine para devolver a los cinéfilos la ilusión de las salas, pero desde sus vehículos. El cine cuenta con la pantalla más grande en los Estados Bálticos.

El 'Aerocine' de Vilna

Photo Robertas Daskevicius 3

La plataforma del aeropuerto Internacional de Vilna (en Lituania), que hasta hace unos meses servía de pista de aterrizaje, despegue o repostaje para aviones, se ha convertido desde el pasado 29 de abril en un cine con capacidad para 220 coches.

El proyecto, llamado 'Aerocine-The Journey Begins', ha sido organizado por el Festival Internacional de Cine de Vilna, que estrenó este peculiar cine con la oscarizada 'Parásitos', de Bong Joon-ho.

Alrededor de 300 personas acudieron a la proyección, cuya entrada cuesta 15 euros. Los asistentes pueden disfrutar una proyección semanal en la que aseguran que es la pantalla más grande en los Estados Bálticos, que es aproximadamente del tamaño de un edificio de cinco pisos.

El sistema de sonido, al igual que en los autocines tradicionales, funciona a través de las radios de los automóviles, que tienen que sintonizar la emisora indicada para poder obtener el canal de audio. El espacio también cuenta con acomodadores, que se encargan de indicar dónde deben estacionar los coches para mantener una distancia de seguridad entre ellos.

Photo Robertas Daskevicius 5

Esta modalidad facilita el seguimiento de las pautas de distanciamiento físico y otras medidas de seguridad necesarias para evitar la propagación del virus. Las entradas se compran de forma anticipada online y solo los automóviles con un máximo de dos personas pueden acceder al área de proyección.

"Nos entusiasmó contribuir a un proyecto de esta naturaleza al mismo tiempo que aprovechamos esta oportunidad para demostrar cómo los aeropuertos pueden combinar perfectamente las actividades de aviación con eventos y proyectos de varios formatos. Creo que después de los eventos de cine drive-in, Vilna también tendrá más aficionados al cine y amantes de la aviación", ha dicho el Jefe del Aeropuerto Internacional de Vilna, Dainius Čiuplys.

Photo Audrius Solominas 5

El proyecto seguirá activo hasta finales de mayo, cuando esperan que se empiecen la levantar las restricciones de movilidad, según explica la organización.

Los autocines están ganando protagonismo y en España, donde hay un total de siete, pueden ser considerados como espectáculos al aire libre, por lo que se preparan para abrir en los territorios que están en la Fase 1 de desescalada.

Es el caso del Autocine Drive-In de Dénia, en Valencia, que abrirá sus puertas hoy (si el tiempo se lo permite). Pero lo hará, eso sí, sin estrenos, pues el mundo del cine también se ha parado.

También el autocine Madrid RACE, con 30.000 metros cuadrados, espera reabrir sus puertas cuando la comunidad entre en la Fase 1: lo hará con el clásico Grease, y las entradas para el sábado 23 de mayo ya están agotadas.

Bailar... dentro del coche

A finales de abril se viralizó una fiesta organizada por una discoteca de Schüttorf, al norte de Alemania. Un total de 250 vehículos se dieron cita en sus coches frente a un escenario para disfrutar de una fiesta 'de las de antes', con un DJ pinchando música en directo.

El éxito de la iniciativa -según explica la organización los asistentes fueron muy disciplinados- favoreció una segunda cita, a 24 euros por vehículo y una ocupación de dos personas máximo.

También en Hanover tienen proyectos parecidos, enfocados a la música electrónica, mientras que Dinamarca acogió hace unas semanas el concierto del cantante Mads Langer.

Todo, sin contacto interpersonal.

La reinvención de las manifestaciones

El estado de alarma regula derechos fundamentales como el de libre circulación, y ha de hacer lo propio con otros como el derecho de reunión y libre manifestación.

El artículo 22 del estado de excepción estipula que:

"Cuando la autorización del Congreso comprenda la suspensión del artículo 21 de la Constitución, la Autoridad gubernativa podrá someter a autorización previa o prohibir la celebración de reuniones y manifestaciones. 2. También podrá disolver las reuniones y manifestaciones a que se refiere el párrafo anterior."

No obstante durante el estado de alarma, en el que nos encontramos desde mediados de marzo, se puede acordar "limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos".

Por ello el pasado 1 de mayo, Día del Trabajo, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón permitió una marcha de coches en Zaragoza, limitada a 60 ciudadanos y durante una hora. La cuestión es que en una marcha reivindicativa a pie es complicado evitar aglomeraciones y respetar la distancia de seguridad para evitar contagios.

También se han organizado marchas en coche por toda España contra el Gobierno por parte de la ultraderecha, que a todas luces tendrán lugar siempre y cuando se respeten las normas sanitarias vigentes.

Foto | Robertas Daskevičius, Gediminas Gražys

En Motorpasión | Volver a arrancar un coche diésel tras el confinamiento: los posibles problemas que es mejor revisar, y sus soluciones

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios