Publicidad

Los orígenes del salpicadero y su curioso nombre

Los orígenes del salpicadero y su curioso nombre
42 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Vamos ahora con una pequeña curiosidad, una de esas que no nos llevan a ninguna parte pero hacen que aprendamos cosas nuevas. En este caso, hablamos del salpicadero de los coches. Ese panel que alberga toda la instrumentación, los espacios guardaobjetos, cableados, airbags, etcétera. Todos sabemos lo que es un salpicadero, ¿no?

Bien, ahora el siguiente paso. ¿Por qué se llama salpicadero? La explicación es bastante sencilla, pero --como en tantas cosas de la Automoción-- para comprender el origen de la palabra hay que remontarse a los tiempos en que cuando uno hablaba de una berlina lo hacía refiriéndose a un coche tirado por caballos que albergaba espacio para dos ocupantes en su carrocería cerrada.

Portavasos Salpicadero en Citroën Jumpy
La palabra 'salpicadero' viene del verbo 'salpicar'. Obvio.

En aquella época, los carruajes incorporaban, bajo los pies del conductor, un tablero de madera en forma de L que servía para evitar que las salpicaduras del agua y el barro llegasen hasta el conductor o su acompañante. De ahí, su nombre: salpicadero.

Salpicadero

Con la irrupción de los primeros vehículos automóviles, se copiaron ideas que ya venían de antiguo. Una de ellas fue montar, frente al puesto de mando, un tablero vertical que arrancara del suelo y protegiera las piernas y parte del tronco del conductor de las proyecciones de agua y barro que pudieran generarse al rodar por las carreteras. Y como el invento seguía sirviendo para lo mismo que el salpicadero de los coches de caballos, en nuestro país heredó el nombre del salpicadero original.

Nunca te acostarás sin saber una cosa más. Vamos, o no deberías.

Vía | Ya está el listo que todo lo sabe. ¡Un saludo para Miguel Ángel!

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir