Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando robas un coche, no lo sabes conducir y a tu novia no se le ocurre nada mejor que enseñarte a hacerlo

Cuando robas un coche, no lo sabes conducir y a tu novia no se le ocurre nada mejor que enseñarte a hacerlo
Guardar
15 Comentarios
Publicidad

Hay días en los que las estrellas se alinean y de la energía cósmica que emanan nos dejan historias como la de hoy, que combina un tipo que se deja las llaves puestas en el coche, con el resultado previsible de que el vehículo le sea sustraído, con un tipo que se dedica a robar coches... sin apercibirse de que el coche que ha robado es de cambio manual y él no tiene ni idea de cómo se cambian las marchas. Sí.

Este portento de los ladrones de coches, al que alguien alumbró hace 19 años y le dio el nombre de Alexander Katz, acabó llamando a un taxi tras convencerse de que con aquel coche robado no iba a ninguna parte, literalmente. ¿Puede ser mejor la historia? Sí, y lo es, porque hay más.

Resulta que Alexander Katz no sabía manejar coches con cambio manual... pero sí su novia, que le acompañaba en el coche. ¿Y qué hizo la muchacha? ¿Ponerse ella a los mandos? Pues no. Decidió improvisar una clase de conducción de coches con cambio manual, aprovechando el vehículo robado y a plena luz del día, para que su novio se lo pudiera llevar. Pero como ya se intuye que ninguno de los dos tenía muchas luces, acabaron dejado tirado el botín rodante frente a un supermercado.

Total, que la versión más cutre y chapucera posible de Bonnie y Clide fue detenida por la policía mientras esperaban al taxi. No ha trascendido si el muchacho va a aprovechar el tiempo que pase entre rejas para leerse algún manual de conducción o algo así. Tampoco se sabe si el denunciante del robobo más tonto de los últimos tiempos ha aprendido a quitar las llaves del coche cuando se aleja de él.

Inútiles, inútiles everywhere...

Vía | Jalopnik

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos