Compartir
Publicidad
Publicidad
Así son siete de las calles más extrañas del mundo
Otros

Así son siete de las calles más extrañas del mundo

Publicidad
Publicidad

La mayoría de las calles son más o menos rectas y sencillas. Cumplen un propósito y no tienen más misterio. Pondrán estar en mejor o peor estado, ser más o menos bonitas en función de lo barrios por donde transitan, ser más o menos anchas, pero al final son todas muy similares. Vamos, lo que viene siendo una vía pública, habitualmente asfaltada, entre edificios o solares.

Las calles que te proponemos visitar hoy, sin embargo, destacan por ser totalmente diferentes en sus patrones del resto. Algunas son complejas, otras raras, otras inmensas -o justo lo contrario-, etc. Por alguna razón me han parecido insólitas y dignas de atención.

Por supuesto, ni son todas los que están, ni están todas los que son.

Avenue de France, Le Perthus

Algunas calles delimitan diferentes municipios, pero el caso de la calle principal de Le Perthus me parece fascinante. Este núcleo urbano está a caballo de dos países: España y Francia. La calle en sí, está en Francia, al igual que una de las aceras. Sin embargo, cruzas la calle y estás en la población catalana de Els Limits (municipio de La Junquera).

Le Perthus 2011 Hito fronterizo nº 576, en la esquina de la calle principal (Avenue de France o Avinguda de Catalunya, según de que lado estés) con la calle del Correc de la Comtessa.(Foto Bertrand GRONDIN. CC BY-SA 3.0)

Como era de esperar, los estancos de tabaco y licorerías están en el lado español (fiscalidad mucho más benévola en ese aspecto). La consecuencia directa (además de ser uno de los principales motores económico del pueblo) son las hordas de turistas, sobre todo galos, cargados con sus cajas de "Pastis 51" y "Marlboro" cruzando la calle sin cesar de un lado a otro. Por cierto, la zona azul a ambos lados es francesa, aunque aparques junto a la acera del lado español. Avisado estás.

Avenida 9 de julio, Buenos Aires

Buenos Aires Avenida 9 De Julio Vista aérea de la Avenida 9 de Julio (Foto: jmpznz - Flickr, CC BY-SA 2.0)

Obviamente, la Avenida 9 de julio hace referencia al Día de la Independencia de la Argentina. Se tardaron varias décadas en construirla. Su configuración es un tanto peculiar. Posee 10 carriles de circulación en su centro, pero (salvo error mío) no tiene edificaciones ya que los cuatro carriles que bordean los edificios a cada lado adoptan otro nombre, como Cerrito o Carlos Pellegrini.

Sea como fuere, si quieres cruzar sus más de 15 carriles de coches, tendrás que hacerlo por etapas. No hay semáforo que dure tanto como para que puedas hacerlo en una sola lanzada, al menos caminando normalmente.

Yonge Street, Toronto

Yonge Street South Of College Street Toronto

En Europa, cuando una nuestras calles tiene números que van más allá de 300 o 500, ya nos parece una calle larguísima. Eso no es nada en comparación con la Yonge Street de Toronto (Canadá), que en su versión más corta mide oficialmente 86 km de largo. Hasta 1999, cuando Guinness le retiró el récord, era considerada la calle más larga del mundo pues medía 1.896 km de largo. Iba de Toronto hasta la frontera con Minnnesota.

Yonge Street Toronto

Obviamente, tenía truco, se unía con la autopista 11. Por otra parte, un periodista local, James Bow, se propuso recorrer toda la calle en su versión actual de una punta a la otra y tardó siete horas. Vamos, que sigue siendo larga como un día sin pan.

Ebenezer Place, Wick (Escocia)

Hay calles muy estrechas. Algunas son incluso angostas, como la inglesa Parliament Street en Exeter (una calle peatonal de 50 metros de largo y cuya anchura varía de 1,20 m hasta unos escaso 64 cm). Ebenezer Place, sin embargo, es la calle más corta del mundo por la que se puede circular en coche, según el Libro Guinness de los Récords. Está en Wick (Escocia) y mide tan sólo 2,06 metros de largo (¡es más corta que un Smart!), entre las calles River y Union. Aún así, hay sitio para la puerta de entrada de un local que forma parte del Hotel MacKays ubicado en la misma manzana.

Baldwin Street, Dunedin (Nueva Zelanda)

Baldwin Street

Con 350 metros de largo y una inclinación máxima de 19 grados, Baldwin Street, en Dunedin (Nueva Zelanda), es oficialmente la calla más empinada del mundo. Su desnivel es de 38 %. Dicho de otro modo, cada metro que avances por ella, subes 38 cm. Con el tiempo, la calle se ha convertido en una atracción turística, e incluso un spot ideal para bajar a toda mecha derrapando con unas tortuga bikes.

Lombard Street, San Francisco

Lombard Street Una de las estampas más famosas de San Francisco: Lombard Street. (Foto: Ramgeis CC BY-SA 3.0)

Lombard Street es sin duda la más famosa de las calles extrañas (al menos en la porción que nos interesa), aún así, no podía dejar de mencionarla. En el momento de su construcción, las autoridades consideraron que su pendiente de 27 % era demasiado para los coches, así que añadieron ocho curvas a lo largo de 400 metros y la convirtieron en un puerto de montaña a escala, reduciendo la pendiente para los coches hasta un 16 %.

Lombard Street No es tan empinada como la calle Baldwin en Nueva Zelanda, pero se le acerca. (Foto: Marit & Toomas Hinnosaar. CC-BY 2.0)

Hace ya años que la calle es ahora de sentido único -de bajada- y limitada a 5 mph u 8 km/h (de todos modos, se podría ir más de lado, pero no más deprisa), lo que permite a los turistas admirar las lujosas mansiones que hay cada lado de la calle.

Avenida Winston Churchill, Gibraltar

Aunque la mayoría de los pasos a niveles de ferrocarriles fueron despareciendo por cuestiones evidentes de seguridad, todavía quedan muchos en activo, por lo que no es nada extraño tener que detenerse para que pase un tren. Lo extraño es tener que pararte para dejar paso a un Airbus que despega o aterriza en ese momento. En Gibraltar, la avenida Winston Churchill cruza casi por la mitad la pista de aterrizaje del aeropuerto internacional de Gibraltar.

Bonus Track: calles que son la vía del tren

El mercado de Maeklong no es una calle al uso. Situada en pleno centro histórico de Bangkok, el mercadillo de productos del campo que se monta a cada lado de la estrecha calle está en realidad en la vía del tren. Cada dos por tres los campesinos tienen que dejar paso al tren, recogiendo el toldo y apartando la preciada mercancía lo justo para que el convoy no le destroce el puesto. No es la única calle de este tipo en Asia, Hanoi (Vietnam) también tiene su “Train Street”, situada entre las calles Lê Duẩn y Khâm Thin del casco antiguo.

En Motorpasión | Las 17 mejores rutas con las que perderte en coche por España

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos