Publicidad

Estas son las multas de tráfico más habituales, y así puedes recurrirlas
Otros

Estas son las multas de tráfico más habituales, y así puedes recurrirlas

Publicidad

Publicidad

multa.

  • (Del lat. multa).
  • 1. f. Sanción administrativa o penal que consiste en la obligación de pagar una cantidad determinada de dinero.
  • Real Academia Española © Todos los derechos reservados

¿Cuáles son las multas de tráfico más habituales? A nadie le apetece cargar con una de esas sanciones que consisten en pagar dinero, pero lo cierto es que en España se sanciona con esmero. En 2013 se impusieron unas 10.410 multas cada día, con cuantías de 121,82 euros de promedio, según Automovilistas Europeos Asociados. Son unas cifras que nos empujan a plantearnos dónde fueron pillados los conductores con mayor frecuencia y qué se puede hacer en casos como estos.

1. Multa por conducir sin cinturón de seguridad

Cinturón de seguridad

La multa por conducir sin cinturón de seguridad es la sanción administrativa que se impone al ocupante de un vehículo que, estando obligado a utilizar cinturón de seguridad, circula sin llevarlo abrochado. La cuantía de la sanción es de 200 euros y se aplica a la persona infractora, excepto en el caso de menores, ya que de estos responden sus padres o tutores legales. Si la persona infractora es el conductor, se le pueden detraer 3 puntos del permiso de conducir.

¿Qué hago si me multan?


Hay algunos casos en los que se exime al ocupante de utilizar cinturón de seguridad: en maniobras marcha atrás, por razones médicas o en el ejercicio de determinadas profesiones (conductores y ocupantes de vehículos de emergencia, profesores de formación vial, taxistas y repartidores, en vías urbanas), aunque este caso está en revisión ante la petición de la Comisión Europea de reducir estas exenciones. Si estás en uno de estos casos, deberías aportar la documentación que lo demuestre y se te debería retirar la denuncia.

Si no fuera el caso, tu única forma de librarte de la sanción sería aportar un escrito negando los hechos y solicitando pruebas que acrediten la comisión de la infracción, aunque si te denunció un agente de la autoridad su simple ratificación de la denuncia se tomará como prueba suficiente, ya que los agentes gozan de presunción de veracidad. A partir de aquí, lo único que te quedaría sería presentar un recurso de reposición y, de no ser aceptado, acudir a juicio por vía administrativa, con los consiguientes gastos en abogados y tasas.

2. Multa por conducir utilizando manualmente un dispositivo de telefonía

Conducir hablando por el móvil

Conducir y hablar por el móvil es una infracción que se puede sancionar con una multa de 200 euros y la detracción de 3 puntos del permiso de conducir. En principio, la notificación debería realizarse cuando se comete la infracción. Sin embargo, es habitual que un conductor que habla por el móvil se deshaga del teléfono en cuanto ve que la policía anda cerca, por lo que en muchas ocasiones las denuncias se realizan bien por agentes sin uniforme o por vehículos de control policial. Ten siempre en cuenta que no es obligatorio que te paren para entregarte la denuncia.

¿Qué hago si me multan?


Una vez que te llegue la denuncia a casa, presenta un escrito antes de 20 días naturales desde la fecha que consta en la notificación, negando los hechos y solicitando pruebas de que cometiste esa infracción. Si la Administración accede a tu petición —ten en cuenta que no está obligada a ello, pero sí a justificarte su decisión— puedes pagar la multa cuanto antes, para evitar recargos, o interponer un recurso de reposición buscando un defecto de forma.

Si la Administración no te facilita esas pruebas y te mantiene la sanción, puedes interponer el recurso de reposición solicitando de nuevo las pruebas que demuestren tu culpabilidad. Si tampoco tienen en cuenta este recurso y no estás de acuerdo con la sanción, tendrás que acudir a juicio por la vía administrativa, con el consiguiente gasto en abogados y tasas.

3. Multa por conducir bajo los efectos del alcohol o por conducir bajo los efectos de las drogas

Control de alcoholemia

Tras la última reforma de la Ley de Seguridad Vial, superar los límites de alcoholemia de 0,5 g/l en sangre (0,25 mg/l en aire espirado) suponen multas de hasta 1.000 euros, además de la detracción de hasta 6 puntos en el permiso de conducir, la misma sanción que se aplica a los casos de conducción bajo los efectos de las drogas, que se controlan mediante prueba salival más una prueba de contraste mediante analítica de sangre, y la misma sanción que se aplica a los conductores que se nieguen a realizar alguna de estas pruebas. También desde la última reforma, los peatones están obligados a someterse a estas pruebas cuando se hayan visto envueltos en un siniestro vial o hayan cometido una infracción de tráfico.

¿Qué hago si me multan?


Como ciudadano denunciado tras un primer control de alcoholemia, tienes derecho a otros dos controles. El primero se realiza cuando han pasado un mínimo de 10 minutos, y luego puedes pedir una prueba clínica, para lo que te trasladarán, previo pago de los gastos (unos 60 euros), al centro médico más cercano. Si das negativo, se te devolverá el dinero.

Tienes un plazo de 20 días para presentar un recurso, solicitando el certificado de verificación del estado del etilómetro. Comprueba que tienes los tickets que emite el alcoholímetro tras la prueba de detección que te practicaron al ser denunciado, y que los datos cuadran, tanto en el grado de alcoholemia denunciado como en la fecha y hora de la prueba y la denuncia.

Si tus alegaciones son desestimadas, puedes buscar defectos de forma para recurrir la denuncia, aunque si tu recurso no prospera lo más recomendable es pagar la multa cuanto antes para evitar que te llegue con recargo. Si pese a todo estás convencido de que llevas razón, tu última baza la tienes llegando a juicio por la vía administrativa, con el consiguiente gasto en abogados y tasas.

4. Multa por no respetar la luz roja no intermitente de un semáforo

Semáforo en rojo - multas de tráfico

Saltarse un semáforo es una de esas infracciones que se castigan con una multa de 200 euros y la detracción de 4 puntos. Existen dos posibles escenarios para la consignación de la denuncia. Está la denuncia impuesta por un agente de la autoridad, por ejemplo un agente de la Policía Local, que ve que no respetas la luz roja no intermitente de un semáforo y te lo notifica empleando una hoja de papel que nos entrega a modo de misiva. Y luego están las máquinas que hacen este trabajo por el agente de la autoridad. En cualquier caso, una multa de este tipo se presta a recurso si tienes la sensación de que puedes arreglar algo con ello; si no, más vale pagar cuanto antes.

¿Qué hago si me multan?


Depende.

Si la denuncia te llega de manos del agente, piensa que él goza de presunción de veracidad, por lo que tu recurso tendría que estar muy bien documentado y justificado con pruebas para que se te tuviera en cuenta. A la práctica, si el agente ratifica su denuncia no hay nada que hacer.

Si se trata de un control fotográfico automático, verifica que recibes en tu domicilio dos o más imágenes del hecho denunciado, donde se vea claramente la matrícula de tu vehículo y que el semáforo está en rojo. Si está en amarillo, la multa se puede recurrir. Solicita a la entidad que emite la notificación un certificado de homologación de la cámara del semáforo para comprobar que existe una sincronización entre la cámara y la fase de luz roja del semáforo, y presenta un escrito de alegaciones negando los hechos y la validez de las pruebas.

5. Multa por exceder la velocidad máxima permitida

Multa por exceder la velocidad máxima permitida

A estas alturas ya no vamos a insistir en lo que suponen las multas por exceso de velocidad, menos todavía tras la incorporación de cinco helicópteros Pegasus que se unen a la pléyade de radares fijos y móviles que velan por nuestra seguridad desde una distancia de hasta 170 metros.

¿Qué hago si me multan?


Depende.

Si te encuentras en el raro caso de que te dé el alto una patrulla policial para notificarte la denuncia, además de pellizcarte elabora un escrito negando los hechos y solicitando pruebas tales como fotografías y el certificado de homologación del radar para verificar que cumple lo establecido en cuanto a márgenes técnicos de error. Ten presente que si el agente ratifica su denuncia, él goza de presunción de veracidad a no ser que existan pruebas en contra. Recuerda que firmar o no firmar el boletín de denuncia es indiferente: no conlleva que aceptes los hechos denunciados, sólo que te han notificado la denuncia en persona.

Si te llega a casa una foto de tu coche que tú no recuerdas haber hecho, acompañada de una notificación que te informa de que has sido fotografiado sobrepasando la velocidad máxima permitida, respira hondo y mira la imagen. Comprueba que sea tu coche realmente, que la matrícula corresponda y se lea perfectamente, que la fecha y hora coinciden con un posible paso por la zona donde ha sido realizada la foto, que no aparecen más vehículos que el tuyo en la imagen —ni siquiera una grúa—... que todo es coherente y verosímil. Si descubres cualquier cosa que no cuadre, recurre al organismo que haya emitido el papel que tienes entre manos y no olvides solicitar el certificado de homologación del radar.

Tanto en este caso como en el de las multas por no respetar los semáforos en rojo, si recibes una respuesta desalentadora que desestima tus alegaciones, puedes interponer un recurso de reposición o bien buscar un defecto de forma. Ten en cuenta que la Administración cuenta con un plazo de notificación sobre las fases del procedimiento de tres meses para las infracciones leves, y de seis meses para las graves y muy graves; además el proceso no se puede dilatar más de un año, ya que la multa dejaría de tener validez; finalmente, verifica que no existen defectos en la notificación, por ejemplo debido a una mala consignación de tus datos o tu dirección.

Si nada de esto sirve para que estimen su recurso de reposición, lo más recomendable es que pagues la sanción y evites recargos. Si de todas formas crees que llevas razón, o si la Administración no facilita las pruebas y se mantiene en sus trece con la sanción, el siguiente paso es acudir a juicio por la la vía administrativa, contratando un abogado y abonando la mitad de la cuantía de la sanción, en concepto de tasas.

6. Multa por estacionar en un lugar prohibido

Audi A3 aparcado

La multa por aparcar de forma indebida, la maría de las multas de tráfico, pese al aura de multa suave que tiene en el imaginario colectivo, también representa una buena cantidad de expedientes sancionadores cada año. Señales de prohibición escondidas, vados permanentes que no existen o líneas amarillas que apenas se perciben con el ojo humano pueden ser algunos de los motivos que hagan que te caiga una insospechada multa por estacionar en un lugar no permitido.

¿Qué hago si me multan?


Si quieres recurrir esta multa porque no estás de acuerdo con lo que en ella se asegura, tendrás que enviar a la autoridad sancionadora un escrito que pruebe que existe un error en la multa, o negando los hechos y solicitando las pruebas que sustentan la denuncia. Si te han multado por aparcar en una zona de carga y descarga, un informe sobre la existencia de esa zona sería una prueba. Si, en este caso, el Ayuntamiento no puede aportar esa prueba, la autoridad debería retirar la sanción y notificártelo por escrito. Eso sí, su decisión se puede demorar hasta un año.

7. Multa por sobrepasar el tiempo de aparcamiento en una zona de estacionamiento limitado

Multa Estacionamiento Limitado

Sólo en la ciudad de Madrid se consignaron durante 2013 un total de 1,3 millones de sanciones por sobrepasar el tiempo máximo permitido según la Ordenanza Reguladora de Aparcamiento (ORA). Aunque el controlador de la ORA no es un agente de la autoridad, puede denunciar una infracción como cualquier otro ciudadano. Y sí, incumplir con la obligación de poner un ticket de pago o un simple reloj de control horario en una zona de estacionamiento limitado y controlado es una infracción al Artículo 94.2 del Reglamento General de la Circulación.

¿Qué hago si me multan?


En primer lugar, verifica que la denuncia esté rellenada de forma correcta. Si la formula un agente de la autoridad, debe constar su número de identificación. Y si no es el caso, deben constar los datos completos de la persona que denuncia. Además, puedes presentar pruebas en contra si se puede demotrar que no sobrepasaste el tiempo por el que pagaste, por ejemplo con el ticket que compraste. De forma similar al caso de los estacionamientos en lugares prohibidos, puedes solicitar al Ayuntamiento que pruebe los hechos denunciados. En cualquier caso, si no dispones de estos recursos lo mejor que puedes hacer es pagar directamente la multa y no esperar a que Hacienda te la cobre por la vía de apremio, ya que en un periodo de tres a cuatro meses te tocaría pagarla igualmente, y con un recargo del 20 %.

En Motorpasión | Multas idiotas: te podrían pasar a ti

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios