Cómo es el contrato de compraventa de un coche

Cómo es el contrato de compraventa de un coche
18 comentarios

Una de las dudas más recurrentes entre particulares que se disponen a realizar una compraventa de un vehículo usado, se resumen básicamente en cómo es el contrato de compraventa de un coche y cuáles son sus características.

Tal y como apunto, debemos diferenciar una compraventa entre las partes que intervienen, puesto que si realizamos una compraventa a un empresario, sea vehículo nuevo o usado, el contrato que se realiza es un contrato de compraventa mercantil, pero si realizamos una operación de compraventa entre dos particulares, el contrato de compraventa del coche usado es un contrato civil.

Los elementos esenciales de un contrato de compraventa de un coche

Cualquier tipo de contrato, se divide en tres partes. La primera de ella, los datos de las partes que intervienen, en nuestro caso particular, datos personales del comprador y vendedor. En la segunda parte del contrato, se define el objeto del contrato, se especifica qué elemento se vende, su estado, su descripción y características y todas aquellas cuestiones que sean de interés para acotar perfectamente el vehículo y en la tercera parte, se fijan las cláusulas del contrato, que contendrán todas las condiciones y obligaciones que se deben cumplir para llevar a cabo la compraventa del vehículo.

Legalmente, un contrato de compraventa de un vehículo entre particulares está recogido en el Código Civil como una variante del contrato de compraventa de bienes muebles. Al aplicar sobre este contrato la legislación civil, el contrato puede contemplar como obligaciones entre las partes todos aquellos elementos que se pacten libremente siempre y cuando no sean contrarios a la ley. Por ejemplo, podemos poner como condición para que se finalice la compraventa que el pago de la misma se haga en chupa-chups y la entrega del vehículo con un gran lazo rojo que lo rodee completamente. No es usual desde luego, pero no existe ninguna ley que nos prohiba cambiar un vehículo usado por 3.000 caramelos con un palo y que tenga florituras encima.

Los elementos obligatorios para que el contrato sea válido son que el objeto del mismo sea cierto, que exista consentimiento entre las partes que intervienen, que existan obligaciones a cumplir y que el contrato no pueda quedar abierto a su cumplimiento al arbitrio de una de las partes.

Los puntos controvertidos en los contratos de compraventa de vehículos entre particulares

Aparte del esqueleto base del contrato que ya hemos definido previamente, tenemos varios elementos que siempre suscitan dudas a la hora de formalizar el contrato. Los principales puntos para detallar, aparte del precio y momento de la entrega, son los siguientes:

Estado actual del vehículo y vicios ocultos. En un contrato de compraventa entre particulares no existe obligación de garantizar la cosa vendida, pero sí existe responsabilidad del vendedor por los vicios ocultos que se tengan.

Por ejemplo, si yo vendo un coche con un vicio oculto (no visible a simple vista) que impide su correcto funcionamiento de tal forma que haga impropio para su uso o disminuya su utilidad tanto, que el comprador no lo habría comprado o habría pagado menos importe. Aquí podemos pensar en problemas en la caja de cambios, motor... Si quiero cerrar una compraventa sin problemas y soy el vendedor, lo propio es aclarar todos estos puntos en el contrato para evitar problemas futuros.

No se considera vicio oculto una abolladura, pintura en mal estado o un asiento sucio, dado que eso es visible a simple vista. Aparte, es determinante también que el vicio oculto exista de manera previa a la compraventa y que el comprador pueda demostrar que el vendedor conocía este vicio oculto. El plazo para reclamar por vicios ocultos es de seis meses desde la entrega del vehículo.

Forma de pago y cambio de titularidad del vehículo. Tal y como ya sabemos, los vehículos tienen un registro propio de titularidad y unas obligaciones fiscales y legales de inscripción. Es imprescindible que fijemos en el contrato un sistema claro para el cambio de titularidad y entrega simultaneado con el pago del mismo, puesto que el cambio de titularidad debe realizarse cuanto antes una vez que se ha formalizado la compraventa.

En esta línea, la verificación de existencia de cargas y gravámenes sobre el vehículo de manera previa a la formalización del contrato de compraventa es una cuestión que nos impone la propia lógica para evitar futuros problemas. Si nosotros compramos un vehículo con un embargo anotado ya, no podremos realizar el cambio de titularidad, pero si puede ocurrir que llegue un embargo justo se ha cambiado la titularidad del vehículo. En ese caso, debemos demostrar que somos compradores de buena fe y que no estamos colaborando con un alzamiento de bienes, aportando una serie de documentación al juzgado u organismo que haya embargado el vehículo.

Modelo de contrato de compraventa de vehículo entre particulares

Por último, para facilitaros la confección de vuestro contrato de compraventa, aquí os dejamos un borrador que podéis usar en vuestras operaciones con vehículos.

Foto | trailersoftheeastcoast
En Motorpasión | Vender el coche por Internet: impuestos, contrato y parte legal, Cuál es el mejor método para financiar la compra de un coche de segunda mano

Temas
Comentarios cerrados
Inicio