Compartir
Publicidad

Este es DevBot, y ha venido a jubilar pilotos en las Roborace

Este es DevBot, y ha venido a jubilar pilotos en las Roborace
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace algunos meses se presentó la iniciativa de Roborace, un nuevo formato de carreras en las que el equipo humano se limitará a estar en el detrás de pantallas de ordenador. Las carreras sin pilotos ya son casi una realidad y ahora hemos podido conocer al primero de los coches de competición totalmente autónomos.

Su nombre es DevBot, el robocar que aún está en proceso de desarrollo pero que ya está tomando forma y aunque en su día los bocetos mostraban un coche sin habitáculo, sí que tiene volante, puertas y pedales (de momento). Lo que venga después es otro cantar.

La intención es que, además de acompañar, las Roborace sustituyan a la Fórmula E en alguna ocasión puntual

A partir de los datos obtenidos por DevBot en sus primeras pruebas en Silverstone, varios equipos están trabajando en software propio con el que gestionar las carreras. Al fin y al cabo, con la ausencia de una persona la volante y coches eléctricos idénticos, sólo ganará quien consiga la mejor programación. Tal y como lo llaman en Motor Authority, será una batalla de algoritmos.

Tal y como hemos podido ver en los render que presentaron en su día, podríamos definir a los robocar como una suerte de drones del automovilismo. Estructuralmente contarán con una morfología similar a los monoplazas de la Fórmula E pero cuentan con la gran ventaja aerodinámica de carecer de un habitáculo central.

Roborace1

Así, sin tener que alojar a un conductor, los coches de Roborace pueden centrarse en conseguir la mayor rigidez estructural, un comportamiento dinámico efectivo y una aerodinámica depurada que les obligue a gastar la menor cantidad de energía.

De momento lo que tenemos es una especie de prototipo de Le Mans despelotado, pero en el que sí tenemos componentes definitivos como la electrónica de Nvidia, la estructura de fibra de carbono, el motor eléctrico, el sistema de refrigeración líquida, las baterías o la transmisión que entrega la potencia a las ruedas traseras. Además, también irá equipado con un potente sistema de comunicaciones con el que los equipos controlen el funcionamiento de su coche.

¿Qué es Roborace?

Es posible que en un principio las carreras de Roborace sean de lo más aburrido, pero buena parte del futuro del automóvil está escondido dentro de su potencial

Roborace se presentó el año pasado como complemento para las carreras de la Fórmula E. Así, el máximo exponente de la competición de vehículos eléctricos tendrá a partir de este 2016 un entremés que puede resultar tremendamente interesante desde el punto de vista científico y tecnológico.

Cada equipo contará con el mismo material, con coches con las mismas especificaciones fabricados por Kinetik y un paquete tecnológico proporcionado por Nvidia. Serán un total de 10 equipos y 20 coches en pista, dos por garaje.

Quizá pueda parecer el colmo del aburrimiento, unos coches que no hacen ruido ni están pilotados por un ser humano, pero no podemos negar que el desarrollo ya no de motorizaciones eléctricas sino también de algoritmos y sistemas capaces de soportar técnicas de inteligencia artificial.

Roborace3

El acicate de la competición es el caldo de cultivo perfecto para producir avances que impulsen y perfeccionen la conducción autónoma. Vamos, que para los espectadores no será más que una carrera de coches teledirigidos, pero seguro que al final todos nos beneficiamos de lo que allí se cuece.

Al final no sé cómo será de interesante, pero me llama la atención el reto que supone que un equipo de programadores tenga que diseñar unas pautas de comportamiento para adelantar a otros vehículos en pista, si el vehículo adelantado podrá pelear por la posición, si variarán el comportamiento de sus coches en las últimas vueltas, cómo se enfrentan a pérdidas de adherencia o choques... Esto ya no es el Gran Turismo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos