Compartir
Publicidad
Publicidad

1956 Corvette SR-2, sólo 5,65 millones de euros

1956 Corvette SR-2, sólo 5,65 millones de euros
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Corría el año 1956 cuando el bueno de Harley Earl, padre del Chevrolet Corvette, decidía fabricarle a su hijo, que era piloto de carreras y por entonces conducía un Ferrari, un coche de competición basado precisamente en su creación. Con ayuda de General Motors, Earl fabricó el primer Chevrolet Corvette de carreras de la historia, llamado SR-2 y conocido también como el Sebring Racer o Special Racer.

Cerca de sesenta años después, la primera unidad de las tres que se fabricaron de aquella bestia de carreras (las otras dos eran para Bill Mitchell, asistente de Earl, y Harlow “Red” Curtice, Presidente de GM), está a la venta en Corvette Mike, California, al desorbitado precio de 6,88 millones de dólares, unos 5,65 millones de euros. Y es que haber competido en la época con Ferrari, Jaguar o Porsche, ahora vale un dinero.

Todo empezó con un Corvette de producción de 1956 recién salido de la planta de San Luis, Missouri, que fue llevado directamente al estudio de diseño de General Motors en Warren, Michigan, para ser modificado para las carreras. En Mayo de 1956 se empezó a cambiar la carrocería y se incorporó una nueva suspensión, nuevos frenos, parabrisas individuales de conductor y pasajero, una aleta trasera y se alargó el frontal, entre otras cosas.

1956 Chevrolet Corvette SR-2

Más de 17 ingenieros trabajaron a destajo en el proyecto para que en el mes de junio de ese mismo año, el coche estuviera ya listo para competir con el número 144 en su puerta. Disputó su primera carrera los 23 y 24 de junio en los llamados June Sprints, en Road America, Wisconsin. Desafortunadamente, Jerry Earl (hijo de Harley), trompeó con el coche al no estar familiarizado con él, aunque éste no sufrió ningún daño. Dick Thompson, el otro piloto, afirmó que al coche le hacía falta una dieta y también más caballos.

Durante ese mismo invierno, se instaló un nuevo motor de inyección directa de gasolina con una cilindrada de 331 pulgadas cúbicas, equivalente a unos 5.4 litros, junto a una nueva transmisión de cuatro velocidades. Se aprovechó también para instalar la enorme aleta (la anterior era más pequeña), una tapa del depósito de combustible especial y se redujo el peso de forma importante (en unos 136 kg) sustituyendo paneles de las puertas por otros más ligeros de fibra de vidrio, por ejemplo, e incorporando asientos ligeros Porsche.

Vía | DuPont Registry

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos