Han pagado más de medio millón de dólares por el Nissan Skyline GT-R R34 de Paul Walker, uno de los pocos legales en EEUU

Han pagado más de medio millón de dólares por el Nissan Skyline GT-R R34 de Paul Walker, uno de los pocos legales en EEUU
4 comentarios

El Nissan Skyline GT-R es uno de los pocos coches japoneses en alcanzar cifras de infarto en las subastas, con permiso del Toyota GT2000 y del Lexus LFA, siempre y cuando se den una serie de condicionantes. Por ejemplo, alguien ha pagado más de medio millón de dólares por este Nissan Skyline GT-R V-Spec II.

Claro que aparte de ser uno de los 1.855 R34 V-Spec II fabricados, lo cual de por sí ya es destacable, es uno de los 14 Skyline GT-R R34 legales en suelo estadounidense. Pero sobre todo fue del añorado Paul Walker. Toda una serie de condicionantes que lo hacen único y que explican la cifra que alcanzó el coche.

Subastado por Mecum en Monterey con motivo de la 'Car Week' a mediados de agosto, este coche no ha parado de cambiar de dueño desde 2014, aunque esta vez el precio que han pagado es inferior a lo que pagaron los anteriores dueños. En 2014 se subastó por 750.000 euros y en 2016 se vendía por un millón de euros. Ahora, ha cambiado de manos por 580.000 dólares. No está mal.

Si este R34 le resulta familiar con sus vinilos dorados y negros y las emblemáticas llantas Volk TE37 con acabado bronce mate, es porque se ha dejado ver en numerosas ocasiones. La casa de subastas recuerda que se utilizó como coche de demostración para promocionar varias entregas de la saga 'Fast & Furious'.

Nissan Skyline GT-R V-Spec II R34 ex Paul Walker

Y, como fan del Skyline GT-R, este coche estuvo al cuidado del difunto Paul Walker durante un largo periodo de tiempo. Se dice que acumuló alrededor de 18.000 millas a su volante, casi 29.000 km. Vamos, que no lo tenía escondido en un garaje.

Otro hecho llamativo que lo hace deseable para todo fan del Skyline GT-R en Estados Unidos es que es uno de los 14 Skyline GT-R R34 legalmente matriculados allí. Y es que el Skyline GT-R R34 es ilegal en Estados Unidos.

Nissan Skyline GT-R V-Spec II R34 ex Paul Walker

Las leyes federales prohiben matricular cualquier coche que no esté homologado allí, salvo si el modelo tiene más de 25 años a partir de la última unidad que haya salida de fábrica. En ese caso, lo consideran clásico y se pude importar y matricular todo lo que uno quiera. En el caso del GT-R R34, no pondrá empezar a importarlos hasta 2026.

Hasta aquí nada extraño, también en Europa hay que homologar un coche importado que no sea un clásico. El problema es que homologar un coche que no ha sido desarrollado con el mercado estadounidense en mente es más complejo que traerlo a Europa, pues en ocasiones implica cambios en la estructura del coche.

El escándalo de Motorex y los Skyline GT-R R34

Nissan Skyline GT-R V-Spec II R34 ex Paul Walker

A principio de la década de los 2000, aprovechando el auge de 'Gran Turismo' y 'Fast & Furious', un empresario se dedicó a importar Skyline GT-R vía su empresa Motorex (nada que ver con los lubricantes suizos) y se comprometió a que los coches fuesen legales en Estados Unidos.

Para ello compraba el coche en Japón, lo importaba, se encargaba de todos los trámites y con la ayuda de un ingeniero modificaba los coches para que cumpliesen con las normas federales.

Nissan Skyline GT-R V-Spec II R34 ex Paul Walker

Eso implicaba el montaje de varios catalizadores y desplazar hacia abajo las barras de protección en caso de choque que hay dentro de las puertas, por ejemplo. Y eso con cada coche. Una operación costosa donde las haya.

El problema es que Motorex importaba los coches y le cobraba a los clientes, pero las entregas se eternizaban. Una serie de acontecimientos nada serios rodearon entonces a Motorex. Entre el lujoso tren de vida del dueño de Motorex, los coches sin entregar porque era muy caro homologarlos y que se amontonaban, la mala fama y la polémica rodeó pronto a Motorex.

Nissan Skyline GT-R V-Spec II R34 ex Paul Walker

Pero la gota que colmó el vaso fue la denuncia de Motorex del robo de varios coches que, curiosamente, como recuerda Motor Trend, habían dejado aparcados en la calle de noche. Ahí, las autoridades empezaron a investigar la empresa.

Descubrieron varios coches sin documentación, hubo agresiones físicas y varios juicios que terminaron con el desmantelamiento de Motorex y varias sentencias de cárcel para los implicados.

Nissan Skyline GT-R V-Spec II R34 ex Paul Walker

Y como los coches, en realidad, no tenían las modificaciones que le facturaban al cliente y que exigían las leyes federales, las autoridades confiscaron casi todos los Skylines. Las autoridades perdonaron a 14 coches, siempre y cuando sus dueños se comprometieran a homologar los coches como era debido. Uno de ellos es este Skyline GT-R.

Esta unidad es la número 672 de 1.855 V-Spec II que se produjeron. Pero no es un modelo de serie, tiene algunas modificaciones muy bien escogidas. El 6 cilindros de 2.6 litros original y el cambio de 6 velocidades se mantienen fiel al origen, pero cuenta una admisión en fibra de carbono Nismo y un colector de admisión GReddy, así como un radiador y un escape Trust.

Y por supuesto, está bajado con amortiguadores de cuerpo roscado Tein para que las Volk TE37 llenen perfectamente los pasos de rueda. Sobrio y elegante.

Temas
Inicio