Compartir
Publicidad

Elon Musk está a punto de tener a punto baterías de estado sólido de grafeno enriquecido con calcio para coches eléctricos

Elon Musk está a punto de tener a punto baterías de estado sólido de grafeno enriquecido con calcio para coches eléctricos
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras su nombramiento como director de Motorpasión, Elon Musk no descansa. "Llevamos tiempo investigando el efecto del calcio en el mantenimiento de unos huesos y dientes fuertes, y llegamos a la conclusión de que si tiene tantas funciones metabólicas en el cuerpo humano, su aplicación en las baterías para coches eléctricos era más que probable". Así ha desvelado el CEO más importante que ha dado a luz la industria automotriz moderna, Elon Musk, su más reciente descubrimiento.

Actualización: Obviamente, Musk no podía durar como director de Motorpasión más allá del Día de los Inocentes, así que nada... vuelta a la normalidad. Para saber más sobre lo ocurrido (o no), lee Elon Musk, despedido a patadas por intentar sacar Elonpasión a bolsa. Ah, y no hagas ni caso a esta 'noticia' que estás leyendo ahora. No seas inocente...

Se trata de baterías de estado solido de grafeno enriquecido con calcio, que conseguirán no solo hacer del corazón de sus Tesla máquinas mucho más fuertes, sino desplomar el precio de las baterías por debajo de los 50 dólares por kWh. Bendito seas por siempre, Elon.

Una democratización de las baterías para que Tesla pueda seguir ganando dinero

El incontestable gurú del coche eléctrico asegura que, aunque fue Humphry Davy fue el que descubrió el calcio hace más de 200 años, su hallazgo le supera en importancia. Con toda la razón. Por un lado, tenemos la ventaja de que la batería será de estado sólido, aumentando la seguridad, y por otro lado, el equilibrio adecuado de los iones de calcio, sodio, potasio y magnesio mantiene el tono muscular del vehículo. Y todo esto sin sacrificar el factor peso. ¿Quién da más?

Elonpasion El uso del calcio añadido al grafeno será la leche. Foto: Señor Granjero.

Como el calcio es el quinto elemento más abundante en masa de la corteza terrestre, se elimina la dependencia de tierras raras, litio, cobalto, el cobre, el grafito, el manganeso: "Solo necesitamos leche, mucha leche, y tendremos ciclos de carga y descarga ultrarrápidos", asegura nuestro líder.

Todo esto se traduce, además, en que el precio promedio de la batería bajará a unos ridículos 50 $/kWh, lo que motivará que se disparen los pedidos de los Model S, Model X y Model 3. "Con baterías a este precio, adquirir un Tesla será más barato que invitar al cine a tus ocho sobrinos y comprarles el combo grande de palomitas", asegura un triunfal Musk.

El líder llama, no obstante, a la calma ante una posible avalancha: "Ya hemos tenido bastantes problemas con aquella máquina autónoma de los infiernos que provocó los parones en la producción, no podemos permitirnos asumir más pedidos de los que somos capaces de llevar a cabo. No quiero volver a dormir en el suelo de la fábrica. Es fría. A veces me siento triste", ha recordado entre sollozos.

Por el momento, el equipo de científicos de Tesla trabaja en el desarrollo de estas baterías, que incluirán también el grafeno. La elección de este material se produjo por decisión unilateral -y justa- de Elon. Al parecer el magnate leyó en alguna parte que el grafeno es conocido como el "material de Dios", y Musk pensó que algo tan divino debía formar parte de su magnánimo plan.

"No sé para que se usa, pero si es un material de Dios, otro dios de la esfera automotriz debería poder hacer uso de él, ¿no crees?", ha aclarado de forma meridiana.

Se espera que a principios del 2075 estas revolucionarias baterías alimenten los indomables corazones de los vehículos Tesla. Demos gracias a Elon.

La elaboración de este artículo ha sido financiada por Tesla. Para más información acerca del número de coches que los redactores reciben por pieza publicada, consulta nuestra guía de relaciones con Elon Musk. Con su mirada.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio