Publicidad

Comprar un coche de segunda mano: los puntos esenciales que debes revisar
Motorpasión

Comprar un coche de segunda mano: los puntos esenciales que debes revisar

Comprarse un coche es un trance por el que un altísimo porcentaje de la población ha pasado en algún momento, y generalmente todos acabamos teniendo que comprar un coche de segunda mano para ponernos al volante de nuestro primer vehículo.

Hoy vamos a revisar qué puntos son los más importantes a la hora de buscar, elegir y comprar un coche usado, y lo vamos a hacer paso a paso, explicando en qué tenemos que fijarnos para tomar una decisión correcta.

Informarse sobre el mercado de segunda mano

comprar coche de segunda mano

Antes de comprar un coche de segunda mano debemos hacer un examen personal, similar al que tendríamos que hacer a la hora de comprar un coche nuevo, pero quizá con mayor importancia. Tenemos que pensar detenidamente en cuáles son mis necesidades: tipo de uso, kilómetros, número de plazas a las que vamos a dar uso de manera habitual, o si vamos a tener que montar sillitas infantiles o necesitamos un maletero especialmente grande.

En base al tipo de carrocería que más se ajuste a nuestros requerimientos podemos hacer un listado de todos los coches de ese tipo, y a partir de ahí empezar a investigar. En un coche de segunda mano el factor de la fiabilidad es fundamental y a través de internet podemos encontrar mucha información de primera mano procedente de propietarios con la que hacernos una idea de su durabilidad.

comprar coche de segunda mano

También invirtiendo tiempo en investigación sobre las opciones que barajamos podremos hacernos una radiografía de los puntos débiles del modelo en cuestión y aquellas zonas críticas en las que podremos fijarnos a la hora de revisar un candidato a entrar en nuestro garaje.

Para hacer una buena elección el mejor consejo quizá sería uno muy sencillo, y es que nunca hay que comprar el primer coche de segunda mano que veamos. Hacer una buena compra implica mucho tiempo mirando anuncios, informándose y viendo coches en persona, así que paciencia, criterio y una buena dosis de pensamiento crítico, porque siempre los vendedores nos dirán lo maravillosos que son sus coches, y nuestra misión es ponerlo todo en duda hasta que se demuestre lo contrario.

Elegir el mejor vendedor para tu coche

comprar coche de segunda mano

Podemos encontrar el mismo coche en venta tanto en manos de un vendedor particular o uno profesional con la salvedad de que por lo general los vendedores profesionales acostumbran tener stock de coches más nuevos o en mejor estado. Esto se debe principalmente a tres factores: la obligación de ofrecer una garantía, mayores márgenes de beneficio y el cuidado que deben prestar como negocio a su buena reputación.

A igualdad de vehículo, en las mismas condiciones, en un particular podemos encontrar un precio algo más ajustado que en un compra-venta. A cambio, el vendedor profesional nos ofrece la tranquilidad de una empresa dedicada a la venta de coches con todo el valor añadido que eso implica, incluyendo la garantía obligatoria de un año a la que los vendedores particulares no están obligados.

En el caso de una compra-venta entre particulares no hay una garantía mínima exigible y al tratarse de un contrato civil todo quedará a expensas de las cláusulas pactadas en el contrato. El comprado en todo caso puede reclamar vicios ocultos, pero tiene que demostrarlos en un plazo de seis meses después de la venta y demostrar mediante informe pericial la existencia de dichos vicios antes de la venta.

Revisar el exterior del coche que quieres comprar

comprar coche de segunda mano

Una vez tenemos más o menos claro el tipo de coche que queremos comprar es hora de seleccionar algunos candidatos. Obviamente lo primero a la hora de enfrentarnos a un coche en venta es una revisión de su apartado exterior.

El estado de la pintura nos puede indicar el tipo de uso que ha tenido, si ha dormido en garaje o en la calle, pero hay más cosas en las que fijarse. Revisando puntos como el silencioso de escape o mirando la zona del paragolpes delantero a través de las rejillas a veces podemos ver si ha sido repintado, lo que supondría alguna reparación no demasiado cuidadosa.

También podemos fijarnos en el estado de los neumáticos primero para comprobar su estado y segundo para ver cómo desgasta las ruedas. Un desgaste irregular podría implicar problemas de ajuste en la suspensión o en la dirección. Podemos aprovechar para chequear el estado de las suspensiones, ver si hay óxido o si hay alguna holgura o desperfecto en las transmisiones de las ruedas motrices.

Qué revisar en el interior de un coche de segunda mano

Comprar Coche De Segunda Mano

Pasando al habitáculo tendremos que ser tan minuciosos o más que con el exterior a la hora de examinar un coche de segunda mano. Al fin y al cabo el interior del coche será donde más interactuemos con el coche y su buen estado marcará una diferencia notable entre un coche bien mantenido y uno abandonado a su suerte.

Más allá del cuidado general de los plásticos del interior y las tapicerías que nos revelerán el mimo con el que se ha tratado, el volante, los pedales, la alfombrilla del conductor, el pomo del cambio o la palanca del freno de mano pueden revelar un uso excesivo o poco cuidadoso.

comprar coche de segunda mano

Es fundamental ser minuciosos en el interior y ver que todo funciona como debería, que todos los mandos cumplen con su cometido y no hay holguras que delaten maltrato o avería. Los equipos electrónicos hay que revisarlos uno por uno, pues un mal funcionamiento puede chivarnos que haya fallos eléctricos difíciles de localizar o solucionar: desde el cierre centralizado al equipo de música o el climatizador.

Por cierto, a un coche de fumador habitual es posible que lo podamos sacar unos euros más barato debido a la posible presencia de olores o desperfectos en la tapicería o consola central.

Chequear el motor de un coche de segunda mano

comprar coche de segunda mano

Y llega la hora de enfrentarse al apartado mecánico de un coche de segunda mano, pero no, no es necesario ser un mecánico ni tener grandes conocimientos técnicos para detectar que algo no está bien. Basta con prestar un poco de atención a las pistas.

Revisar todos los niveles de líquidos (refrigerante, frenos, dirección y por supuesto aceite), comprobar que no haya fugas de aceite o mirar manguitos agrietados está al alcance de todos, pero sobre todo hay que revisar el estado de la correa de distribución en caso de que sea un motor que la utilice.

comprar coche de segunda mano

Hay que apuntar también que es muy difícil que un motor no esté sucio, pues es una parte muy expuesta y es probable que alguna zona sude aceite sin que implique ninguna avería, así que un motor demasiado limpio también podría ser motivo de desconfianza en un coche con muchos kilómetros.

Si es posible y para mayor tranquilidad, siempre es bueno hacerle una 'auditoría externa' al coche en cuestión llevándolo a un mecánico de confianza que nos confirme el estado general del vehículo: estado de las suspensiones, frenos, sonidos extraños... cualquier cosa que deba ponernos en alerta o avisar de posibles gastos inminentes.

Probar el vehículo antes de comprar

comprar coche de segunda mano

Una prueba del vehículo es también una parte fundamental del proceso de decisión. Si el vendedor nos pone impedimentos a una prueba es hora de sospechar.

Aunque sea una pequeña vuelta en los alrededores y sin ponernos al volante, es relativamente fácil detectar un embrague desgastado, holguras en la dirección o sonidos procedentes de los sistemas de suspensión.

También podremos comprobar qué tal arranca si nos permite arrancar el motor varias veces seguidas. En movimiento también es un buen indicador prestar atención a la calidad de rodadura del vehículo, que esté ausente de vibraciones extrañas o sonidos procedentes del sistema de frenos.

Libro de revisiones con facturas

Comprar Coche De Segunda Mano

Un indicador claro del cuidado que se ha tenido con respecto a un coche es pedir al propietario que nos enseñe el libro de revisiones del coche usado, así como las facturas correspondientes y aquellas referentes a reparaciones adicionales.

Hay que tener en consideración que aunque un coche no tenga las revisiones selladas en la casa oficial puede estar perfectamente mantenido y haber recibido toda la atención periódica necesaria en otros establecimientos igualmente válidos. Tampoco tener un libro de revisiones perfectamente cumplimentado no nos garantiza que el coche esté bien.

Si un propietario nos facilita las facturas (en establecimientos oficiales o no) nos estará demostrando su atención por el vehículo. Si no hay facturas no implica falta de cuidado, sino que ese cuidado no se puede demostrar. Haciendo uso de nuestra capacidad de investigación, si el vendedor nos dice dónde acostumbra a pasar las revisiones puede que en el taller nos puedan confirmar su mantenimiento.

Revisar la documentación del coche

comprar coche de segunda mano

De manera complementaria, también deberemos comprobar el resto de la documentación del coche. Tenemos que cerciorarnos de que el vendedor si es particular se corresponde con los datos que figuran en la documentación del vehículo, así como que su matrícula y número de bastidor también son los que aparecen en la documentación.

En la ficha técnica también podremos comprobar un indicador del uso del vehículo, mirando las ITV selladas y el kilometraje anotado en cada una de ellas. De esta manera podemos detectar cuánto se ha usado el coche, si algún año ha tenido un 'bajón' de kilómetros o si el estado del vehículo guarda disparidad con los kilómetros que asegura tener.

Pedir el informe de tráfico de un coche de segunda mano

comprar coche de segunda mano

Adicionalmente la Dirección General de Tráfico nos facilita un servicio con el que podemos saber el historial del vehículo y, sobre todo, si tiene alguna carga. Es el informe de Tráfico que ahoar ya se puede solicitar vía telemática y su coste es de 8,50 euros.

El informe de la DGT puede ser reducido o detallado. El primero no tiene coste y ofrece una información básica como fecha de matriculación en España o la eventual incidencia que pueda impedir su transferencia o circulación. El informe completo en cambio nos dará toda la información administrativa, datos del titular, historial de ITV, kilometraje, número de titulares y cargas además de otros datos.

Negociar el precio de compra de un coche usado

comprar coche de segunda mano

La información es poder suele decirse. Después de haber examinado apropiadamente el coche siguiendo los pasos anteriores es posible que tengamos algún que otro argumento para negociar el precio del vehículo usado en cuestión.

Normalmente y sobre todo en el caso de los vendedores profesionales los anuncios siempre se ponen con cierto margen, no son precios definitivos, y con educación y buenos modales es posible que consigamos un precio algo más interesante que el anunciado en un principio.

En Motorpasión | El día que dos narcos ganaron las 24 Horas de Le Mans con un Porsche privado

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios