Compartir
Publicidad
Publicidad

Mini Clubvan, del concept a la línea de producción

Mini Clubvan, del concept a la línea de producción
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De aquel concept que se dio a conocer en febrero, el Mini Clubvan definitivo hereda sus principales características: es un vehículo comercial ligero apto para negocios en los que la imagen es una obligación. Qué sé yo: desde empresas de catering hasta comerciales de papelería podrían interesarse por este coche afurgonetado que aúna funcionalidad con estilo. Ahí donde un Smart se queda pequeño, podría ser útil un Clubvan, más como derivado de turismo que como furgoneta blanca™ al uso.

Para encontrar el necesario equilibrio entre el trabajo y esa imagen tan pijina que destila, el Mini Clubvan cuenta con tres posibles propulsiones, dos de gasolina y una tercera de gasóleo. En gasolina, monta un motor 1.6 de 98 CV o 122 CV. En gasóleo, no hay más opción que el 1.6 de 112 CV, más que suficiente para entregar la mercancía a tiempo.

Toma del Clubman su longitud total de 3,96 metros, con 2,55 de batalla, y su anchura de 1,68 metros, con lo que su superficie de carga casi da para un palet europeo estándar: 1,15 metros de largo por 1,02 de ancho quedan libres más allá de los asientos delanteros. Según papeles, puede albergar como máximo 500 kilos de carga, lo que equivale a una cantidad muy burra de canapés.

Mini Clubvan

En cuanto al volumen, hablamos de 860 litros con una altura del vehículo de 1,43 metros, de los cuales aproximadamente la mitad corresponden al espacio de carga. No es un capitoné, desde luego, pero al menos en ese aspecto tiene pinta de que se puede trabajar bien con él, sobre todo si de hacer repartos poco pesados se trata.

Al espacio de carga se accede por las puertas traseras y también por un extraño portón lateral cuya utilidad, al menos en foto, no se acaba de entender muy bien cuál puede ser, más allá de acceder a una carga mal preparada o al espacio que queda entre los asientos y la reja divisoria. Desde luego, no es un portón lateral comparable con los que montan típicamente las furgonetas.

Si fuera como parece, sería un vehículo de carga ligera que necesitaría tener un poco de espacio a su alrededor para poder cargar o descargar. Funcionaría bien en centros comerciales, chaflanes y zonas peatonales durante el horario de carga y descarga. Eso sí, descargar según qué género habiendo aparcado en cordón en medio de la cruda ciudad podría resultar algo más complicado.

Mini Clubvan

Motorizaciones y consumo del Mini Clubvan

Se dejará ver en los salones de otoño y para entonces seguramente se conocerá oficialmente su precio. De entrada, tenemos ya los datos de consumo, que se benefician de la tecnología Minimalism, la cual incluye la función Start-Stop en las tres versiones.

En gasolina, el Mini One Clubvan, que es el nombre completo para la versión equipada con motor de 98 CV, deja unos resultados de 5,5 l/100 km. Su aceleración de 0 a 100 km/h se consigue en 11,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 185 km/h. Su nivel de emisiones de CO2 es de 129 g/km.

Las otras versiones son Cooper. En gasolina, el Mini Cooper Clubvan, con motor de 122 CV, presenta el mismo consumo que el Mini One Clubvan: 5,5 l/100 km, aunque sus prestaciones aumentan. Para acelerar de 0 a 100 km/h requiere 9,8 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 201 km/h.

Finalmente, el Mini Cooper D Clubvan, de 112 CV, acredita un consumo homologado de 3,9 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 103 g/km. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,2 segundos y cuenta con una velocidad máxima declarada de 197 km/h.

Los tres Mini Clubvan vienen equipados con transmisión manual de seis velocidades. Sin embargo, el Mini Cooper D Clubvan, es decir la versión diésel, puede incorporar una caja automática de seis relaciones como elemento opcional.

Mini Clubvan

Aspecto exterior, aspecto interior

En su aspecto exterior, básico para un vehículo de estas características, el Mini Clubvan se ofrece en cuatro tonalidades diferentes: Pepper White, Ice Blue y los metalizados British Racing Green y Midnight Black. Sus llantas estándar de 15 pulgadas, exclusivas del Clubvan, se pueden cambiar de forma opcional por llantas de aleación de 15, 16 o 17 pulgadas.

En el interior, la tapicería es de tela de color negro, con tres opciones en piel, mientras que los detalles son en un tono blanco plateado. También es opcional el tablero de instrumentos acabado en piel. De hecho, el equipamiento de serie es algo discreto, con elementos como radio CD, aire acondicionado y elevalunas eléctricos. Eso sí, cuenta con algunos elementos opcionales.

Entre las opciones posibles en lo relativo al confort, figuran los equipos de sonido y multimedia Mini Boost CD y Mini Visual Boost, además del sistema de navegación por GPS, básico hoy en día para muchos transportistas, sobre todo en el reparto de mercancías ligeras.

Otros extras son los faros de xenón, las carcasas de los faros de color negro, la luz de orientación automática en curvas, el climatizador, el sistema de control de distancias en aparcamiento, los espejos retrovisores exteriores e interior con función de antideslumbramiento y el gancho para remolques.

En Motorpasión | MINI Clubvan Concept

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos