Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series

Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series
74 comentarios

Imponente. Así se podría definir a primera vista el Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series, ya que todos los músculos de su carrocería le dan un aire muy agresivo, casi como si te quisiese comer vivo.

Los pasos de rueda ensanchados, los nuevos paragolpes delantero y trasero con difusor y cuatro salidas de escape, las enormes entradas de aire del frontal y las llantas de un diámetro considerable le confieren ese aspecto de coche de competición puesto en la calle que todos esperábamos.

La dieta de adelgazamiento a la que ha sido sometido le ha hecho perder 250 kg de peso, gracias al uso de resinas compuestas ligeras de fibra de carbono (Light Carbon Fiber Composite) en diferentes partes de su anatomía, con los paragoles, techo, capó y portón trasero. Su peso total es de 1.870 kg, dándole una relación de 2,79 kg/CV CV/kg.

Integrada en el nuevo techo de CFRP (Light Carbon Fiber Composite) nos encontramos con una barra antivuelco, totalmente oculta a la vista. El diseño del techo se ha modificado, reduciendo la altura total del coche, aumentado su aerodinámica. Y en la trasera, nos encontramos con un alerón rectráctil, que se despliega a partir de los 120 km/h, que genera la suficiente carga aerodinámica a altas velocidades.

Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series

Si se hacen cuentas, esa relación de peso/potencia da como resultado 670 CV, extráidos del poderoso motor V12 6.0 Biturbo, que ha sido puesto a punto especialmente para el Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series. Entre los cambios respecto al Mercedes-Benz SL 65 AMG nos encontramos con turbos de mayor diámetro y sistema de admisión mejorado. El diseño de la línea de escape también se ha revisado específicamente para evitar la sobrepresión generada por los gases de retorno, lo que le confiere un sonido particular.

De no estar limitado electrónicamente, este motor entregaría la brutal cifra de 1.200 Nm, pero su par máximo lo han dejado en 1.000 Nm entregrados entre las 2.200 rpm y las 4.200 rpm. Una auténtica bestia.

El propulsor está asociado a la caja de cambios AMG Speedshift Plus automática de cinco velocidades. En modo secuencial, es posible elegir entre cuatro modos de conducción diferentes: C, S, M1 y M2. En el último caso, los cambios son un 25% más rápidos respecto al M1. Como era de esperar, cuenta con el sistema de reducción de doble embrague automático.

Sus prestaciones están a la altura de su apariencia. Hace el 0-100 km/h en 3,9 segundos, tarda 11 segundos en llegar hasta los 200 km/h desde parado y su velocidad está limitada electrónicamente a 320 km/h. ¿Hasta dónde será capaz de llegar sin limitaciones?

Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series

Para asegurar un mayor disfrute en su terreno natural, el circuito, el sistema de amortiguación del Mercedes-Benz SL 65 AMG Black Series se ha revisado. Ahora cuenta con coilovers ajustables en altura y dureza por el conductor, garantizando una respuesta adecuada a los gustos del piloto.

A ello también contribuyen los nuevos anchos de vías, 97 mm más en el tren delantero y 85 mm más en la trasero, que cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado. El ESP es de tres etapas, ESP ON, ESP OFF y ESP Sport. Un indicador en el salpicadero muestra en todo momento el modo seleccionado.

Las enormes llantas de 19 y 20 pulgadas (delante y detrás) dejan ver unos también enormes discos de freno perforados y ventilados de resinas compuestas. Sus medidas son de 390 mm x 36 mm delante y 360 x 26 mm detrás. En el primer caso, los muerden unas pinzas de seis pistones mientras que para la trasera se han utilizado unas pinzas de cuatro pistones.

Los neumáticos con los Dunlop Sport Maxx GT, con unas medidas generosas. El tren delantero calza unos 265/35 R19, aumentado considerablemente sus medidas en el posterior, 325/30 R20.

No hay fotos de su interior, pero sabemos que está tapizado en cuero y Alcántara, con detalles en fibra de carbono. Los asientos son de nuevo diseño, más deportivos y con mejor agarre lateral, así como el cuadro de mandos, con nuevos relojes y cuatro LEDs que indican el momento óptimo para los cambios de marcha. Por último, el volante tiene un diámetro 15 mm inferior al resto de la gama.

No se publican precios, pero sí la fecha de salida al mercado, este mismo mes de noviembre. Los anteriores rumores apuntaban a una presentación en el circuito de Hockenheim, durante el GP de Alemania, así que tendremos que estar atentos a la Fórmula 1 por si es cierto que se va a dejar caer por allí.

Datos técnicos del motor

  • Configuración: V12
  • Cilindrada: 5980 cc
  • Diámetro y carrera: 82,6 mm x 93,0 mm
  • Compresión: 9,0:1
  • Potencia máxima (rpm): 670 CV (5400 rpm)
  • Par máximo (rpm): 1.000 Nm (entre 2.220 rpm y 4.200 rpm) (limitado electrónicamente)
  • Aceleración 0-100 km/h: 3,9 segundos
  • Aceleración 0-200 km/h: 11,0 segundos
  • Velocidad máxima: 320 km/h (limitada electrónicamente)

Fuente | Mercedes-Benz
En MotorPasion | Mercedes-Benz SL65 AMG Black Series, ¿será así?

Temas
Comentarios cerrados
Inicio