Compartir
Publicidad

Los tramos sin límite de velocidad de las Autobahn podrían tener los días contados

Los tramos sin límite de velocidad de las Autobahn podrían tener los días contados
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las autopistas alemanas, es decir, lo que conocemos como Autobahn, son famosas por tener tramos sin límite de velocidad. Es uno de los pocos lugares del mundo donde todavía no hay un límite impuesto. Sin embargo, esta excepción podría tener fecha de caducidad si el gobierno alemán adopta una serie de recomendaciones hechas por su comité sobre el futuro del transporte para luchar contra el cambio climático. Entre ellas, estaría la imposición de unos límites de velocidad en toda la red de autopistas.

El comité propone una velocidad máxima de 130 km/h, según explican en Reuters (la agencia tuvo acceso al borrador del comité). Le comité propone también aumentar los impuestos sobre los carburantes y especialmente sobre el diésel para eliminar sus ventajas fiscales. Si bien ésta puede ser una medida muy polémica para los profesionales del transporte, no es nada en comparación con la propuesta del comité de imponer cuotas en la venta de vehículos eléctricos.

En este caso, no sería para limitar las ventas de eléctricos, obviamente, sino la obligación de vender “equís” porcentaje de coches eléctricos. Aunque, Reuters no entra en detalle de como se podrían imponer esas cuotas, lo más probable es que el fabricante se vería impuesta una multa o bien con la imposibilidad de vender más coches de combustión interna.

Cuotas para coches eléctricos

Coche eléctrico autobahn

El comité reconoce que sus medidas no serán todas aceptadas, pues pueden ser muy controvertidas y que se precisará voluntad y destreza política para poder en marcha algunas de esas medidas. Por ejemplo, la de cuotas de coches eléctricos es poco probable que la industria alemana lo acepte.

Por una parte, es una medida que iría en contra de la propia industria -si ésta no se pone las pilas, nunca mejor dicho- y no tardaría en argumentar la pérdida de competitividad, de ingresos y de empleos. El poderoso sindicato IG Metal no tardaría entonces en salir a la calle y el gobierno recularía, con toda probabilidad.

Por otra parte, las restricciones sobre la velocidad en algunos tramos de Autobahn serían mal vistas por una parte de la población (imposible cuántificarlo ahora) y la industria, pero podrían llegar a ser una realidad. La industria alemana siempre se ha mostrado contraria a los límites, pues es un aliciente que tienen para su superioridad tecnológica (es su argumento tradicional), pero sería un escollo superable.

Cada vez hay menos tramos libres

Autobahn

En cuanto a la población, es difícil saber qué opinaría, pero hay que recordar que cada vez son menos los tramos libres. Y es que si en el mismo año ocurren varios accidentes en ese tramo, se impone un límite al año siguiente.

Tampoco debemos olvidar que si en un tramo libre ocurre un accidente, la compañía de seguro imputa automáticamente el 50 % de la culpa a todos los conductores implicados. Y es que en los tramos libres existe una velocidad máxima recomendada por lo que sí la superas, eres consciente de ello y asumes el riesgo.

Por último, tampoco debemos olvidar que los límites de velocidad en la mayor parte de las autopistas en Europa y Estados Unidos se impusieron por primera vez tras la primera crisis del petróleo para obligar a consumir menos y así que los países tuviesen que comprar menos petróleo. Nunca fue por seguridad, este es un argumento que vino después. Dicho de otro modo, no descartaría que esa medida pudiese aplicarse algún día y las Autobhan dejen de tener tramos libres.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio