Compartir
Publicidad
Publicidad

Primer Aniversario del gran terremoto de Japón

Primer Aniversario del gran terremoto de Japón
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La jornada del 11 de marzo fue intensa, no fue un domingo cualquiera. Los españoles conmemorábamos nuestra desgracia particular (11-M-2004) y los japoneses, la suya (11-M-2011). En lo que a Motorpasión respecta, hablaremos de lo segundo, tiene mucho que ver con el automovilismo para bien o para mal.

El 11 de marzo de 2011 un terremoto de 9 grados en la escala de Richter sacudió el este de Japón, con epicentro en el mar. En Japón están acostumbrados a los terremotos, pero ese fue especialmente intenso.

A los pocos minutos, por si hubiese sido poco, vino un tsunami brutal que barrió ciudades enteras y mató a más de 10.000 personas e hizo desaparecer a otras 14.000. En los días siguientes, la central nuclear de Fukushima puso a todo el mundo los pelos de punta desde Chernóbil (1986).

Puede parecer un número muy alto de víctimas, pero otros tsunamis en áreas menos preparadas para ello, y con peores edificaciones, aumentaron muchas veces esa cifra. Japón se convirtió en un caos: terremoto (e incendios), tsunami (inundaciones) y desastre nuclear. Si me permitís el símil, Simcity a dificultad aplastante.

Un duro golpe a la forma japonesa de trabajar

La industria del automóvil en Japón tiene un antes y un después desde aquella fecha. Una de sus premisas era tener un gasto bajo de almacenaje, y producir las cosas según iban siendo necesarias: just in time. Ese sistema fue completamente sobrepasado por el azar y los caprichos de la naturaleza.

Las fábricas no fueron directamente afectadas porque no estaban en las zonas de mayor impacto. El problema que sufrieron, principalmente, fue el fallo de los proveedores por razones más que lógicas. No solo se afectó la producción de modelos japoneses, también afectó a coches que se fabricaban fuera.

Se dejaron de producir, aproximadamente, unos 600.000 coches. Los siete fabricantes principales estiman unas pérdidas de 463.955,982 millones de yenes en el año fiscal 2011 (marzo 2011 a marzo 2012). Es un lujo que no se pueden volver a permitir. Ya se está pensando en el siguiente terremoto.

NOTA: El tipo de cambio es muy estable, 100 yenes vienen a ser un euro, habría que dividir las cifras por 100.

Unidades perdidas (pico) Unidades perdidas en total Coste estimado (en yenes)
Toyota 980.000 370.000 270.156 millones
Honda 446.000 100.000 73.696 millones
Nissan al menos 55.000 Producción recuperada 60.702 millones
Mazda 80.000 80.000 35.899 millones
Subaru 109.000 40.000 14.701 millones
Suzuki al menos 59.000 Sin datos 4.997 millones
Mitsubishi 35.000 Producción recuperada 3.803 millones

El archipiélago japonés está en una de las zonas sísmicas más calientes del mundo. Se espera un terremoto de 7 grados de aquí a 30 años, con una probabilidad del 70%. La zona será probablemente en la región de Tokai (de Tokio a Nagoya), donde hay una inmensa concentración humana e industrial. Las consecuencias serán aún peores.

El último gran terremoto en la zona fue en 1854, pero vienen a suceder cada 150 años, por lo tanto, es para tomarse la amenaza muy en serio. Se está trabajando mucho a medio plazo para hacer todo más a prueba de fallos, desde las propias fábricas, a las campas de vehículos nuevos, pasando por los proveedores, etc.

Nissan y Mitsubishi consiguieron recuperar toda la producción perdida, poniéndose las pilas en verano y otoño. Los demás no, hay un déficit de 370.000 unidades en Toyota, 100.000 en Honda, 80.000 en Mazda, 40.000 en Subaru y un número desconocido en Suzuki. De lejos, Toyota ha sido el fabricante más perjudicado, más de la mitad de las pérdidas de los siete son suyas.

Restos de coches cerca de Sendai
Restos de coches cerca de Sendai

Antes de una década, tendrán más redundancia en las cadenas de proveedores, algunas fábricas cambiarán de lugar, se revisarán los planes de evacuación, se reforzarán las contramedidas en las fábricas... Imaginad el trabajar en un sitio donde tienes miedo de morir si hay un desastre, así no hay quien se concentre. Quieren trabajadores tranquilos.

Los fabricantes saben que podría ser peor todavía, y dentro de lo que cabe, han tenido suerte. No quieren depender tanto de la suerte la próxima vez. Quieren estar más preparados para el siguiente desastre, pero también aprender de este: las zonas costeras o próximas a centrales nucleares son susceptibles de cambios.

Sin embargo, llama la atención la capacidad de su industria de hacer frente a las peores adversidades desde los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. En otras zonas del mundo, estas empresas habrían ido a pique, porque además de todo, estaba la crisis económica, Japón lleva varios años con estancamiento.

Fotografía encontrada en la zona del desastre, autor desconocido
Fotografía encontrada en la zona del desastre, autor desconocido

Otras consecuencias del desastre

En aquel mes de marzo de 2011, "las matriculaciones de turismos de desplomaron a niveles de 1968":https://www.motorpasion.com/industria/las-ventas-de-coches-en-japon-de-marzo-recuerdan-a-1968. No solo es que la gente no estaba tanto por comprar coches, es que muchos concesionarios se quedaron sin inventario al paralizar las fábricas la producción. Otros directamente fueron dañados o destruidos.

Se estima que 410.000 vehículos fueron destruidos. Los precios en la segunda mano llegaron a subir un 40%, en un país donde los coches de más de 10 años se consideran prácticamente chatarra, independientemente de su estado. Pero bueno, las ventas no solo se han recuperado, sino que gozan de buena salud gracias a las ayudas del Gobierno a modelos eficientes.

También lo hemos notado fuera, los problemas de proveedores han afectado a muchos fabricantes sin instalaciones en Japón, en la otra punta del globo. Incluso lo hemos notado en las gasolineras, paralizar casi todas sus centrales nucleares ha supuesto importar mucho más gasóleo para generar electricidad.

Concesionario Netz Toyota Iwate en Miyako, actualmente reconstruido
Concesionario Netz Toyota Iwate en Miyako, actualmente reconstruido

¿Y la próxima vez, qué?

La resistencia japonesa ante la adversidad es exagerada en su cultura, lo vemos en mangas, anime o películas. Pero todo eso tiene un trasfondo de verdad. En la SGM, los americanos frieron con bombas incendiarias a cientos de miles de personas, más incluso que con las bombas atómicas, y los japoneses empezaron de nuevo con un país en ruinas.

Han estado resistiendo terremotos toda su historia, como el "terremoto de Hanshin-Awaji":http://es.wikipedia.org/wiki/GranterremotodeHanshin-Awaji (1995, 7,2 grados y ~6.500 muertos), el más gordo que hubo desde el "terremoto de Kanto":http://es.wikipedia.org/wiki/GranterremotodeKanto (1923, 7,8 grados y ~140.000 muertos). No me cabe duda que de la siguiente también van a salir, sean cuales sean las consecuencias. Como occidental, no dejan de asombrarme.

Si de aquí a 30 años se produce finalmente el gran terremoto de Tokai, estarán más preparados que nunca. Es imposible no sufrir las consecuencias de las iras de la naturaleza, eso nadie lo duda, pero en preparación, creo que difícilmente se puede competir con este pueblo.

Vía | Automotive News, Wikipedia, fabricantes Fotografía | "Mark Stroud":http://www.flickr.com/photos/markstroud/5597405589 (II), "Fried Toast":http://www.flickr.com/photos/friedtoast/5669759871 (III)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos