Compartir
Publicidad
Publicidad

Plan PIVE: cuando el concesionario tarda más de la cuenta en cobrar el dinero adelantado

Plan PIVE: cuando el concesionario tarda más de la cuenta en cobrar el dinero adelantado
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Normalmente nos referimos al Plan PIVE sólo desde el punto de vista del comprador de coches, pero hay otra perspectiva interesante, que es la del concesionario que adelanta la cuantía objeto de ayuda y luego se las ve y se las desea para recuperar el dinero. Esto es, ni más ni menos, lo que sucede en los últimos tiempos, según ha explicado el presidente de Faconauto y Fecavem, Jaume Roura, en el Salón de Ocasión que se celebra en Barcelona.

Cuenta Roura que están preocupados en los concesionarios, ya que el cobro de las ayudas se está demorando entre dos y tres meses, cuando deberían cobrarse entre una y dos semanas más tarde de haber adelantado el dinero para realizar la operación. Esta anomalía representa un problema para la tesorería de estas empresas, que se suma a los problemas que arrastra el sector desde 2008, sobre todo en el canal de Particulares, que es el receptor de estas ayudas.

La razón aducida por el mismo Roura tiene que ver con cómo se han hecho las cosas, y es que, según explica el presidente de la patronal de los concesionarios, el Ministerio de Hacienda aún no ha aprobado la partida presupuestaria extraordinaria que debe dar cobertura a las ayudas del IDAE para la renovación del parque automovilístico español. Lo que se llama vender la piel del oso sin haberlo cazado, o empezar la casa por el tejado, según se mire.

Sin Coches

Frente a este marco de incertidumbre, precisamente, reaccionaba también Roura ayer mismo, a la luz de los datos de ventas de noviembre, por entender que si se hubiera definido claramente que habría una continuación para el Plan PIVE, los concesionarios se podrían haber organizado mejor para aprovechar el tirón y hacer crecer más las ventas del mes. Lo explicaba así:

El mercado que atienden los concesionarios se ha ralentizado porque no hemos sabido a qué atenernos y no hemos podido, en muchos casos, convertir operaciones casi cerradas en matriculaciones.

Es la otra cara de la moneda que representan estas ayudas a la compra de coches, que resultan tan provechosas para el sector como poco estructuradas para los profesionales de la venta. Cuando acabe el año y nos digan que las ventas aumentaron un 18 % y que están todos muy contentos y agradecidos al Plan PIVE, no estará de más contextualizar la información con detalles como estos.

En Motorpasión | Sólo el anuncio de prórroga para el Plan PIVE 6 ayudó a mantener el tirón de ventas en noviembre

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos