Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Nos toman el pelo las marcas automovilísticas?

¿Nos toman el pelo las marcas automovilísticas?
Guardar
151 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que quiero trasladaros una reflexión que tengo sobre este mundillo. Desde 2004, he conducido más de 250 coches diferentes, y en varias ocasiones, he podido contrastar las diferencias entre las distintas generaciones de un modelo, y excepcionalmente, haber podido probar alguno de sus antepasados.

Cuando pensamos en que un coche más antiguo era mejor, lo miramos desde un punto de vista más pasional que racional. Nos suelen gustar más por su diseño (que suele ir acorde a su época), o por sus prestaciones, o por las sensaciones que ofrecía, o por su radicalidad, encanto, habitabilidad…

... pero nos estamos olvidando de otros aspectos en los que generalmente, y hay muy pocas excepciones, la industria va hacia delante, y no hacia detrás. Tengo la impresión más que fundada… no, corrijo, emito una Ley: cada generación de un coche es mejor que la anterior, al menos en el plano racional.

BMW Serie 5

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

Cualquiera que se suba en un utilitario de hace 15-20 años y se suba en uno actual, alucinará con la diferencia, y le parecerá mentira que hayan competido en el mismo segmento, pero en momentos históricos diferentes. Las comparaciones son odiosas sobre todo en el aspecto técnico, o la calidad.

Por ejemplo, hablemos de motores. Casi todos los fabricantes van mejorando una vez tras otra la potencia que se le saca a un motor. Pero es que según van avanzando, también reducen los consumos, y no se trata únicamente de acatar las normativas medioambientales de EEUU, Japón o la Unión Europea.

Los coches cada vez pesan más, cada vez están más equipados o son más seguros… y los motores cada vez consumen menos. Por ejemplo, hay poca diferencia entre un Volkswagen Golf GTI de los años 70 (primera generación) y uno de última hornada en consumo homologado, pero las prestaciones no tienen nada que ver, tampoco el coche.

BMW X5

Un compacto de hace 10-15 años ahora no daría la talla ni como utilitario. Una berlina de gran lujo de los años 80 estaría demasiado cerca de un Premium “del montón” actual y en un segmento inferior. Y como pongamos a hablar de tecnología… se convierten en cacharros obsoletos.

Más del 95% de los coches que he conducido estaban nuevos, o “nuevos” (menos de 20.000 km). Cuando me subo en el mío, con 20 años y 176.000 km, no puedo evitar fijarme en la colección de ruidos y molestias que un coche nuevo no tiene… pero claro, si me hubiese fijado en eso, no me lo habría comprado.

Cada vez hay menos distancia entre generalistas y Premium. Pero cuando un generalista le moja la oreja a un Premium, el modelo siguiente del Premium se desmarca más, como subiendo de segmento, y entonces el generalista vuelve a intentar acercarse. Fruto de esa competencia tiene que ver los cochazos que tenemos hoy día.

Ford Fiesta

Si nos fijamos en el parque automovilístico medio de países como Argentina, si lo comparamos con el español, pensaríamos que nuestros parientes sudamericanos tiene coches del siglo pasado (y en algunos casos es así, pero con unos emblemas cambiados). Por varias razones, su mercado no ha evolucionado tanto como el nuestro.

Hoy día los compactos empiezan a tener equipamientos antes reservado a la alta gama o que solo cabían en la ciencia ficción, como faros adaptativos, reconocimiento de señales de tráfico, frenado automático con radar, airbag de rodilla, navegador GPS integrado, asientos de cuero calefactados, acceso de confort “sin llave”...

Lógicamente los equipamientos más novedosos y caros se venden primero en la alta gama porque sus clientes son menos reacios a rascarse el bolsillo con tecnología novedosa y cara. ¿Ahora quién quiere un reproductor Blu-Ray en un coche? Esperad 10 años, que igual los de segmento B ya lo empiezan a ofrecer.

Mercedes Clase SL

A veces, uno piensa: “¿pero esto no sabían hacerlo antes? ¿No podían haberme vendido esta tecnología cuando compré mi coche? ¿Lo han hecho adrede, o es que cada vez investigan más y mejor? ¿Debo considerarme como víctima de una estafa o de haber sido demasiado precipitado en mi compra y no haber esperado un par de años?”

Hay cuatro motivos para no poner una innovación técnica en un coche: 1) no haberse inventado/descubierto, 2) no haberse amortizado o quitado exclusividad de la alta gama, 3) hay razones comerciales de peso ó 4) que no les da la gana. Viene a ser eso, igual alguien de marketing me lo puede concretar.

Por ejemplo, desde que se inventó la transmisión de doble embrague ya ha pasado tiempo, ¿por qué no están disponibles para todos los modelos de una gama? Aquí tendríamos el motivo número 3. ¿Por qué no tenemos coches que conduzcan solos? Motivo número 1. ¿Y el auto suck? Creo que hablaríamos del 4.

Opel Corsa

¿Son mejores los coches actuales que los antiguos?

Objetivamente, sí. En la mayoría de los casos. Casi siempre las objecciones vienen del terreno subjetivo, como un modelo que en la generación actual es más “aburrido” que el anterior, pero a cambio gasta menos, corre más, es más seguro, va más equipado, tiene precio más competitivo y un maletero más grande.

Caminamos hacia la informatización, optimización… de los coches, van camino de conducirse solos. Recientemente he conducido uno en el que me tenía que limitar a girar el volante, todo lo demás lo hacía él. Me sentía como un piloto de líneas aéreas que despega, aterriza, y el resto del tiempo vigila el “Autopilot”.

Podremos encontrar fallos de una generación vieja a una nueva, pero al revés es más difícil. Por ejemplo, en un coche más viejo la plaza central sería hasta utilizable, pero en uno moderno, da igual que cueste 10.000 euros ó 100.000 euros, es una maldita tortura por lo duro que está el respaldo o el sitio que hay para las piernas.

SEAT Ibiza

Los fabricantes toman nota de las críticas de sus propios clientes, de la prensa del motor y de los avances de la competencia. ¿Alguien se imagina un coche como el SEAT Ibiza I compitiendo con el Ford Fiesta actual? Ni aunque lo vendiesen por 3.000 euros, eso solo funciona ya en mercados subdesarrollados.

La gente quiere cada vez más calidad. Que el coche de más potencia y prestaciones a igualdad de consumo. Quiere mejor equipamiento y más opciones. Más habitalilidad… pero sin dejar de lado la seguridad. Quiere mejores coches… y todo eso en el margen de precios que está dispuesto a pagar.

Más de una berlina generalista actual, si se va con una máquina del tiempo a los años 80, la llevarían hasta los presidentes de gobierno. Un utilitario “normalito” actual se vendería como churros si se utilizase el crash test como argumento comparativo… y así podemos seguir hasta cansarnos.

Volkswagen Golf GTI

En resumidas cuentas amigos, creo que esta industria va casi siempre hacia delante, con una lista de pegas inherentes al progreso: más complejidad, más dificultad de uso para la gente mayor, hay coches cuyo manual de instrucciones hay que estudiarlo, el mecánico de barrio cada vez lo tiene más difícil…

Miraremos más de una vez atrás movidos por la nostalgia, de “ya no se hacen coches como antes” pero con criterios más subjetivos que objetivos. Soy de los que piensa así, pero me ciño a la evidencia y a la realidad… objetivamente antes se hacían peores coches en un sentido técnico u objetivo.

Volviendo a mi pregunta inicial… creo que la respuesta es que no. Se llama progreso, y se aplica a cualquier aspecto de la vida cotidiana. Hay ventajas e inconvenientes, pero cuando las ventajas sopesan dichos inconvenientes… pista libre, así es la industria del automóvil moderno.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos