Compartir
Publicidad

La manifestación de 5.000 taxistas hoy en Madrid no ha sido casual: ha sido un movimiento estratégico

La manifestación de 5.000 taxistas hoy en Madrid no ha sido casual: ha sido un movimiento estratégico
70 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Puede que te los hayas encontrado hoy en Madrid, pero si no ha sido así unos 5.000 taxistas han salido a la calle para recorrer las calles de la capital en una manifestación en la que han vuelto a reclamar sus derechos.

Plataforma Caracol y Élite Taxi han promovido una movilización que arrancó a las 11:00 en la sede de la Comunidad de Madrid (Puerta del Sol) y ha llegado al Ayuntamiento de Madrid protestando por la aplicación del Real Decreto Ley aprobado en octubre ante estos dos organismos en una demostración de fuerza ahora que ha cambiado el tablero de juego.

"El taxi exige la regulación de las VTC" detrás de una pancarta

Taxi Madrid 2

Por parte de Élite Taxi como la principal asociación promotora de la manifestación, Concepción Guardado en calidad de representante ha expresado que desde la ratificación del RDL en el pasado mes de octubre "no hemos visto ningún movimiento ni por parte del Ayuntamiento de Madrid ni por parte de la Comunidad de Madrid. Su actitud es irresponsable".

Precisamente es ahora, tras la aplicación del Decreto, la administración que tiene la pelota en su tejado puesto que la nueva normativa delega la responsabilidad de aplicar la Ley en las Comunidades Autónomas. El Ministerio de Fomento se quitó el problema de encima y ahora Guardado reclama que "no sabemos nada. Todo el mundo se pone de perfil".

La reclamación del sector del taxi es vital según los propios representantes. Guardado señala que "mientras que las administraciones no hacen nada el taxi poco a poco se va desangrando y muriendo. Las VTC pretenden hacer nuestro trabajo sin ningún tipo de regulación ni en horarios, ni en calendarios, ni en tarifas, ni en sus vehículos".

Cabe recordar que los servicios de alquiler de coches con conductor (VTC) sí están regulados en base al Reglamento de Ordenación de Transporte Terrestre de 2015. Una normativa completa que estipula desde cómo se deben realizar los servicios hasta el tipo de vehículos que se pueden utilizar.

Taxi Madrid 1

Manuel Sánchez, portavoz de la Plataforma Caracol, ha acusado a las plataformas como Uber o Cabify de "escudarse detrás de la economía colaborativa para extraer el capital del sector en su propio beneficio y en detrimento del taxi", alegando una nueva acusación de competencia desleal entre los dos sectores.

Sánchez ha querido remarcar también la exigencia del sector del taxi a la Comunidad de Madrid que "actúe. La Comunidad es quien tiene la potestad para legislar las VTC tras la aprobación del Real Decreto Ley", pero en un curioso giro de su narrativa argumentó esta reclamación en base a una supuesta mejora en las condiciones de trabajo de las VTC para que "no sea un trabajo precario y tenga una ordenación en el sector de los transportes".

El Decreto de la polémica

Sí, es cierto que actualmente en la capital hay unas 6.252 licencias VTC convirtiendo el ratio 30/1 en un 7/1 o 3/1 (según las fuentes), pero no es que se hayan otorgado más por parte del ayuntamiento. ¿Se está incumpliendo el ratio 30/1? Sí. ¿Se está incumpliendo la Ley? No. Son cosas distintas: la concesión de licencias vía sentencia del Tribunal Supremo no es igual a que las administraciones las concedieran con la Ley en la mano.

Las solicitudes de licencias se reclamaron ante el Tribunal Supremo en base a la aplicación de la Ley Omnibus de 2009 y el Tribunal Supremo se vio obligado a concederlas. Posteriormente el Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROTT) de 2015, en base al que el taxi reclama el ratio 30/1.

Ahora bien, ¿qué hacemos con las licencias amparadas por el Tribunal Supremo que superan ese 30/1? Esta es la pieza más polémica de todo el puzle. Los taxistas han insistido en que "si hay que eliminar licencias VTC, se eliminan", pero eso iría en contra tanto de empresarios que han hecho una inversión como de las propias resoluciones del Tribunal Supremo.

La solución del RDL 13/2018. El Real Decreto Ley 13/2018 publicado en el BOE el 28 de septiembre entró en funcionamiento el 1 de octubre. Con él no se regula expresamente la demanda histórica del sector del taxi del ratio 30/1 de licencias taxi/VTC, pero sí que se contempla la limitación de los servicios urbanos que las VTC pueden ser ofertar a través de Uber, Cabify o el resto de empresas que operan licencias de alquiler de coches con conductor.

Esta concesión trata de aliviar las demandas de los taxistas, limitando el ámbito de actuación de las VTC en entornos urbanos en un futuro próximo para eliminar la que ellos consideran que es su competencia desleal.

Los taxistas se han reunido en Madrid hoy para "exigir la aplicación del Real Decreto Ley y su actuación efectiva", pero la actuación del RDL no tiene una validez inmediata. Es decir, que a partir del 1 de octubre no quiere decir que Uber o Cabify ya no puedan operar dentro del núcleo urbano de Madrid (por poner una ciudad de ejemplo), tienen cuatro años para adaptarse a la normativa con una moratoria adicional de dos más si no han conseguido recuperar la inversión de sus licencias.

Una problemática sobrevenida de rebote

Taxi Madrid 3

Posteriormente, partir de esos cuatro o seis años, los propietarios de VTC podrán solicitar una licencia dependiente a su vez de cada ayuntamiento para poder operar trayectos urbanos. O dicho con otras palabras: Ni el RDL saca a las VTC de las ciudades ahora ni puede que las erradique de las ciudades en un futuro.

¿Entonces qué está pidiendo el sector del taxi? Los taxistas no están haciendo otra cosa mas que jugar sus cartas. Sabedores de que son un sector capaz de colapsar parcialmente una ciudad grande como Madrid han salido a la calle para hacer precisamente eso,

La reclamación inmediata del sector del taxi es, como era de esperar, el primero de muchos movimientos de presión por parte del sector. Al quitarse el Gobierno de encima el problema de la regulación de las VTC se trasladó al mismo tiempo el foco del resto de actores implicados sobre las administraciones de menor rango (comunidades o ayuntamientos), más sensibles a las reclamaciones.

Taxis

A efectos prácticos es mucho más sencillo organizar una movilización de taxistas madrileños en el Ayuntamiento de Madrid que una manifestación de taxistas españoles delante del Ministerio de Fomento.

Las reclamaciones de los taxistas si bien son legítimas no tienen efecto (al menos hoy) en términos legales puesto que tanto las VTC como las administraciones públicas están en plazo para ajustar el sector. La accesibilidad logística es un factor determinante en esta pugna y el sector del taxi ha hecho una primera demostración de fuerza.

Ahora la discusión de los taxistas está entre ellos y sus ayuntamientos (o sus Comunidades Autónomas si apuntamos un poco más arriba). Los taxistas de la capital hoy han movido ficha, ahora le toca al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio