Compartir
Publicidad
La Línea U, el modelo alternativo que propone Uber cuando tu transporte público habitual falla
Industria

La Línea U, el modelo alternativo que propone Uber cuando tu transporte público habitual falla

Publicidad
Publicidad

Como todos los veranos, las grandes ciudades aprovechan para acometer obras en sus redes de transporte. Un año más le ha tocado el turno a la línea 1 del Metro de Madrid, una arteria del transporte público de la ciudad que se cerrará durante cuatro meses, hasta el mes de octubre.

Uber, bajo su división UberX de licencias VTC, ha sabido ver la necesidad de los usuarios de esta línea que dependen del Metro para ir a trabajar, y ha lanzado la Línea U, un servicio laboratorio en promoción con el que cubrirán los recorridos con origen y destino entre 25 de las 33 estaciones de la línea más antigua de la capital (de Plaza de Castilla a Sierra de Guadalupe).

Atasco de tráfico

Para acceder sólo hay que descargarse la aplicación de Uber y seleccionar la opción Línea U. Después sólo habrá que esperar a que nos recoja el coche junto a la estación y pagar 4 euros por cada viaje. Y lo podremos hacer sólo o acompañados, porque el precio se repartirá entre los diferentes pasajeros dejando un coste final que puede quedar por debajo del de un billete convencional de metro.

Todos los trayectos que se realicen durante el lunes 4 y el viernes 8 de julio serán analizados para buscar pautas de comportamiento entre los usuarios y establecer si esta solución se amplía como medida de apoyo al transporte público.

Modularidad, la gran baza de las start-up

Todos sabemos que dentro de las ciudades el transporte es un medio imperfecto que tiene que evolucionar. Las calles y carreteras congestionadas cada vez disuaden más a quienes usan unipersonalmente su coche para desplazarse y buscan otras soluciones en el transporte público, coches compartidos o la convalidación del carnet B para motos de 125 cc. El problema es que esas soluciones también fallan a veces.

La Línea U puede ser algo más que un movimiento publicitario, puede ser una muestra de la capacidad de adaptación de las start-up

La idea de la empresa de Google va más allá del simple oportunismo, es una colaboración entre la empresa y los servicios de transporte público. Se ha desarrollado un dispositivo especial disuasorio de la EMT, el problema es que la Línea 1 de Madrid discurre por zonas donde los autobuses lo tienen complicado.

Uber analizará todos los desplazamientos que se realicen y buscarán pautas de comportamiento en los usuarios para proponer nuevas soluciones a los desplazamientos en la capital. Sí, ellos van a lo que van: a hacer negocio, pero también presentan una alternativa razonable que se adapta a los imprevistos.

Metro de Madrid (Benedicto16)

El transporte público es el eje central sobre el que se articula todo el transporte en las grandes ciudades, su problema es que está encorsetado por el ya escaso espacio en las urbes. No quedan demasiadas opciones para ampliar los servicios que el metro o el tren ofrecen y los autobuses están limitados por sus dimensiones, así que hay que buscar alternativas que complementen su oferta.

Actualmente, para conseguir plantearse cualquier mínimo éxito con una start-up, las empresas deben asumir que tienen que adaptarse a las necesidades que surjan, aunque sean temporales y de la forma más rápida y resolutiva posible. Esta es la oportunidad que ha visto Uber, utilizando su capacidad de aclimatación ha generado un nuevo modelo de negocio más allá de su servicio convencional: la suplencia temporal.

Cada producto que ofrece una empresa puede ser mejor o peor, gustar más o menos, pero hay una cosa que está clara: si esa empresa tiene la sensibilidad de tener en cuenta lo que su cliente necesita y establecer servicios en torno a ello no sólo tendrá un mejor producto, estará generando valor añadido y una percepción de calidad superior.

¿Conductores subvencionados?

Tranvía Barcelona

Otro tema es el de que las grandes empresas nunca van a perder dinero. Está más que claro que por cuatro euros el trayecto dentro de una ciudad como Madrid se está ofreciendo un servicio por debajo de su coste real, pero se hace pensando en una mayor penetración en el público, la captación de clientes y una mejora de su imagen.

Nadie juega a perder dinero. La Línea U supondrá un coste para Uber teniendo que compensar a los conductores, pero esa inversión dará sus frutos en el futuro

Posiblemente, los conductores que realicen estos trayectos con sus VTC estén bonificados por la empresa para no incurrir en pérdidas. Cuatro euros por cualquier trayecto es un precio muy bajo, incluso si sólo tenemos en cuenta el tiempo invertido en cada servicio y dejamos el resto de lado. No se sabe cómo van a hacerlo con los conductores, pero pagar por debajo del valor de su trabajo sería tirar piedras a su propio tejado y enfadar a su única mano de obra.

Ahora, que los usuarios que puedan aprovecharse de esta oferta durante los primeros cuatro días van a cazar un chollo, ya sean clientes del Metro o no. Hacerte un trayecto entre Plaza de Castilla y Atocha por cuatro euros con otros tres amigos te saldría a por una moneda de euro.

La oportunidad de conseguir un trayecto a precio risa o la necesidad de una alternativa a tu línea habitual multiplicarán exponencialmente durante estos días las descargas de la aplicación de Uber. Esto acabará beneficiando a la multinacional que conseguirá nuevos clientes para el futuro que hasta ahora no se habrían planteado subirse a un VTC, un rédito futuro que hace asumible el coste que supone una oferta temporal.

Veremos qué pasa a partir del 8 de julio, si es sólo una campaña publicitaria por parte de Uber o si detrás hay realmente una conciencia social.

En Motorpasión | Lo bueno, lo feo y lo malo de ser un conductor de servicios como Uber o Cabify, ¿Dejarías tu coche en un parking disuasorio si el ticket ya incluyera el abono de metro o bus?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio