Compartir
Publicidad

General Motors oficializa su bancarrota

General Motors oficializa su bancarrota
80 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Era una muerte anunciada. Hoy, General Motors ha presentado en el Juzgado de Insolvencias del Distrito Sur de Nueva York toda la documentación necesaria para acogerse al Capítulo 11 del Código de Insolvencias de Estados Unidos. Lo que es lo mismo, se declara en suspensión de pagos hasta que el plan de reestructuración se van completado.

Su situación se había hecho ya hace tiempo insostenible. A día 31 de mayo de 2009, sus deudas superan los 170.000 millones de dólares (no, la cifra está bien), mientras que su patrimonio en activos no superan los 85.000 millones de dólares. Ni aún siendo un gigante con más de 100 años de vida, es imposible sostenerse así.

La idea de General Motors es acelerar los planes de reinvención y convertirse, como dicen ellos, en la Nueva GM y siempre con la ayuda del Tesoro de Estados Unidos y el gobierno de Canadá. De sus filiales, sólo las más fuertes constituirán la Nueva GM. Es decir, Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC. Las otras (Pontiac, Hummer, Saab y Saturn) o cierran o se venden.

Para constituir la Nueva GM, la actual General Motors venderá todos sus activos a la nueva institución, que a su vez tendrá que sufragar una deuda menor y se beneficiará de unos costes de producción por debajo de la situación actual. En este proceso, el Tesoro de Estados Unidos, el sindicato United Auto Workers y una parte sustancial de los titulares de bonos no garantizados dan el visto bueno a la operación.

¿Qué pasa con Europa?

Creo que esta es la pregunta más importante que hay que hacerse en este proceso. Marcas como Opel y su planta de Figueruelas están directamente involucradas en el embrollo. Pues bien, Europa se queda como está, con síntomas de fiebre alta pero todavía con algo de salud, si se me permite la metáfora.

Los acuerdos alcanzados entre GM Europa y el gobierno alemán, que ha aprobado una financiación puente de 1.500 millones de euros; además de la compra de Opel por Magna Steyr, han permitido que lo que pase a aquel lado del Atlántico se quede allí.

De hecho, ninguna de las operaciones de General Motors fuera de Estados Unidos se van a ver afectadas por la declaración de quiebra controlada de GM. La propia General Motors ha confirmado que todas las operaciones comerciales continúan sin interrupción en Europa, Latinoamérica, África, Oriente Medio y Asia Pacífico.

Malas noticias para los americanos pero por lo menos, a este lado nos quedamos como estamos, que no es poco.

Foto | dave_7
Más información | elmundo.es

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos