Compartir
Publicidad
Financiación de coches, la única forma humana de comprar un vehículo a una marca
Industria

Financiación de coches, la única forma humana de comprar un vehículo a una marca

Publicidad
Publicidad

La luz clara se cuela por los grandes ventanales del concesionario. El olor a nuevo seduce tu olfato. La sala es grande, diáfana, y en ella se hallan repartidos varios modelos de coches pulcramente presentados, sin una mota de polvo, casi tan atractivos como en el cuidado anuncio en el que te atrajeron su diseño y conducción.

Al fin te has decidido a preguntar por uno de los vehículos que por potencia, consumo y prestaciones encaja con lo que buscas. Pero han sido tantas las variables que has debido tener en cuenta, tantas las vueltas a la cabeza que, llegados a este punto, toda facilidad es recibida como una bendición.

Comprar Coche Financiacion 4

Quizás por eso te resulte tan sugestiva la financiación del coche que te ofrece el comercial de la marca. Cómodos plazos que encajan a la perfección con tus ingresos, concesión casi instantánea, un descuento considerable sobre el precio final y, de regalo, servicios adicionales como seguro o mantenimiento gratuitos los primeros años. Todo un chollo.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Y es que desde diversas organizaciones de consumidores advierten que los servicios de financiación de las principales marcas automovilísticas ocultan información a la hora de costear la compra de sus coches. “Mencionan la cuota mensual pero no aspectos como los gastos de apertura, las comisiones por cancelación anticipada o por servicios adicionales”, señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en su último estudio sobre compraventa de coches, publicado en enero de 2019.

Si se tienen en cuenta todas estas variables, señalan desde la OCU, hay ocasiones en las que pagar al contado resultará más económico que financiar la compra de un coche. El problema, claro está, es que muchos de los interesados en comprar un coche no pueden afrontar un desembolso tan abultado de golpe.

A la hora de elegir entre financiera o banco hay que tener en cuenta el tipo de vehículo que se quiere financiar y el perfil económico del comprador

La alternativa puede estar en pedir un préstamo a un banco, una solución que también hay que estudiar con cuidado. “Las condiciones que ofrecen los bancos suelen ser más flexibles, pero es necesario comparar porque las diferencias entre entidades son notables. Hay que procurar que no exijan vinculación, que permitan elegir el préstamo con independencia del coche que se va a comprar y sin imposición mínima, de manera que el usuario pueda pedir lo menos posible y pagar antes”, subraya el estudio de la OCU.

Pero, más allá de las advertencias de carácter general que da esta asociación, lo cierto es que los servicios de financiación de marcas automovilísticas y bancos son muy diversos, tanto como los usuarios que pueden solicitarlos. Por eso, los expertos en comparación de productos financieros señalan que, en términos generales, ninguna opción es mejor que la otra, sino que sus ventajas o desventajas dependerán de cada caso.

Comprar Coche Financiacion 3

“A la hora de elegir entre financiera o banco hay diferentes variables y se tendrá que tener en cuenta el tipo de vehículo que se quiere financiar y el perfil económico del comprador”, explica Luciana Blasco, responsable del negocio de Finanzas del comparador de productos financieros Rastreator.com. La financiera suele ofrecer “mayor facilidad, comodidad y rapidez, además de la posibilidad de negociar la entrega del antiguo vehículo para conseguir un descuento”, añade.

Blasco advierte que, en ocasiones, la financiera “exigirá una parte del importe por anticipado o que la cantidad financiada supere una cifra concreta”. De esta forma, a través del banco el cliente obtendrá la financiación en su totalidad “y con comisiones algo más reducidas, pero estas entidades suelen ser más estrictas al conceder préstamos”, señala.

Estudio previo antes de comprar un coche

Por eso, y dado que la alternativa de la financiación es la única para muchos usuarios al no disponer de una suma elevada para pagar al contado, la clave para conseguir el préstamo más ventajoso al comprar un coche es realizar un estudio previo.

“Hay que entender el producto y conocer todos los intereses que se firmarán, así como prestar especial atención a los pagos iniciales y finales, no sólo al tipo de interés aunque éste también sea importante. Y mucha atención a los intereses adicionales por cancelación total o parcial del préstamo y a los pactos de reserva del dominio, ya que por estos últimos podríamos estar obligados a responder con nuestro vehículo en caso de impago de la financiación”, explica Eduardo Zafra, director de préstamos y tarjetas de iAhorro.com.

Luciana Blasco Luciana Blasco, responsable del negocio de Finanzas de Rastreator.com

Unos puntos que tener en cuenta con los que coincide Blasco, quien además añade que “el aspecto más importante será la Tasa Anual Equivalente (TAE), que no sólo reflejará el coste del crédito, sino que también detallará el precio de los productos vinculados, las comisiones y el plazo de devolución, puesto que a mayor plazo más intereses se tendrán que abonar”.

Para que el usuario pueda realizar este estudio comparativo es muy importante que maneje toda la información detallada de cada producto financiero. Un aspecto en el que inciden desde la OCU, ya que señalan que hay ocasiones en las que los concesionarios dan muy pocos datos al respecto. Por ello aconsejan pedir un proyecto de financiación para el importe y el plazo que se necesite financiar al comercial de la marca que esté atendiendo al usuario, verificar todos los conceptos que incluye la cuota y preguntar si hay que pagar una cuota adicional.

Con todos esos datos, el usuario tendrá que calcular el coste total, multiplicando la cuota mensual por el número de ellas que se vayan a pagar, sumar los pagos iniciales, finales y cualquier importe adicional, y restar el descuento para obtener el coste total de la financiación.

Un negocio multimillonario para las marcas de coches

Volkswagen Finance

Los servicios financieros de las grandes marcas automovilísticas cuentan con una dilatada trayectoria. Volkswagen, por poner el ejemplo de la compañía que más coches vende en España, creó su división de crédito a clientes en los años cincuenta. Sin embargo, su actividad nunca ha sido tan importante como hasta ahora, al menos en nuestro país, y sus ingresos no paran de crecer.

El auge de los servicios de financiación de las automovilísticas tiene un claro detonante, la crisis económica

Así, Volkswagen Financial Service tuvo un beneficio operativo en el ejercicio de 2017 de 2.460 millones de euros por su actividad en todo el mundo, lo que supuso un aumento del 16,9% con respecto a 2016. Estas cifras implican que la división financiera de la compañía alemana contribuyó a más de un 20% de los beneficios globales de la empresa, valorados en 11.354 millones de euros.

Casos parecidos son los de Peugeot y Renault, segunda y tercera compañía en volumen de ventas en el mercado español respectivamente. Los servicios financieros de la primera alcanzaron en 2017 un beneficio de 632 millones de euros en todo el mundo, con un aumento del 10,7% con respecto al ejercicio anterior, mientras que los de la segunda superaron los 1.200 millones de euros en 2018 en todo el globo.

Peugeot Psa Finance

Este auge de los servicios de financiación de vehículos de las marcas automovilísticas tiene un claro detonante, la crisis económica. En la España anterior al hundimiento de la economía las empresas de coches no podían superar en comodidad, sencillez e importes a los préstamos que ofrecían los bancos.

Sin embargo, la recesión que vivió el país a partir de 2008 provocó que las entidades financieras cerrasen de forma radical el crédito al consumo. Esto no solo fue perjudicial para muchos usuarios que vieron imposibilitada la opción de costear la compra de su coche a plazos, también produjo un hundimiento en las ventas de automóviles.

Y ahí, en ese duro trance, las marcas automovilísticas vieron una gran oportunidad de negocio que, de paso, solucionaba el problema a compañías y compradores. “Las principales empresas de coches pertenecen a grupos sólidos y con buena solvencia, por lo que pudieron obtener dinero a un coste muy reducido que tenían la posibilidad de prestar a la mayoría de sus clientes”, explica la responsable del negocio de Finanzas de Rastreator.com.

La clave, como apuntan los expertos consultados por Motorpasión, está en manejar toda la información de forma precisa y comparar con acierto

Así, de un plumazo, las marcas automovilísticas no solo conseguían recuperar los niveles de ventas, sino que también se beneficiaban de los intereses de los créditos, una operación que además les sirve para titulizar esa deuda y obtener rentabilidad en el mercado secundario.

Pero hay más. El margen de beneficios que les proporcionan los intereses les permite aplicar rebajas sobre el precio de venta para hacer el producto más atractivo, aunque sin perder un euro. “Para las marcas esto supone, sin duda, una fuente extra de ingresos por la que pueden justificar cierto descuento en el precio de venta al público en la compra del vehículo. Por eso es importante sumar al precio de venta final los intereses del pago del préstamo”, subraya el director de préstamos y tarjetas de iAhorro.com. “Es también una forma de fidelizar al cliente, que está vinculado a la automovilística por un tiempo determinado y se convierte en un cliente potencial para el futuro”, añade Blasco.

Gracias a todas estas variantes, las marcas automovilísticas han encontrado en los servicios de financiación un auténtico filón que cada vez tiene más peso en sus balances de resultados. Un negocio redondo en el que no sólo facilitan la venta de sus propios vehículos sino que, además, sacan beneficios de los intereses y consiguen vender otros servicios accesorios, como seguros o mantenimiento. No es de extrañar que ofrezcan la financiación como un servicio que beneficia al cliente.

Vendiendo financiación pueden ofrecer ventajas tan competitivas como grandes descuentos y prestaciones gratuitas adicionales, porque el margen de beneficios que consiguen es amplio y cuanto más atractivo hagan el producto al consumidor, mayores serán los ingresos. Todo es poco para conseguir acrecentar el negocio de los huevos de oro, la financiación de vehículos. Y así, incluso aunque el pago al contado pudiese resultar más económico a la postre, es difícil que pueda superar la cantidad de servicios accesorios a bajo coste, o gratuitos, que se incluye en la compra a plazos.

Entre esos servicios adicionales se pueden encontrar desde los ya mencionados seguros o contratos de mantenimiento hasta protección de pagos, protección de multas o extensión de garantía. Por este motivo es tan importante, como señalan desde la OCU, solicitar al concesionario un proyecto de financiación y estudiarlo a conciencia antes de firmar ningún documento, puesto que esas prestaciones pueden acarrear un coste extra no incluido en los intereses que después sí será cobrado mensualmente.

Todo esto no quiere decir que la financiación de vehículos a través de las marcas automovilísticas sea peor o mejor. Es un negocio y, como tal, trata de sacar el máximo beneficio a cambio del producto que ofrecen. De hecho, gracias a este servicio muchos españoles han podido adquirir un vehículo en los años más duros de la crisis que, de otra forma, no habrían podido comprar.

La clave, como apuntan los expertos consultados por Motorpasión, está en manejar toda la información de forma precisa y comparar con acierto. Quizás esto haga que acudas al concesionario de grandes ventanales con algún que otro dolor de cabeza extra, pero a buen seguro ahorrarás dinero y algún que otro susto al final de mes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio