Compartir
Publicidad
Fabricar coches en la Industria 4.0 para el cliente digital, un reto para el sector
Industria

Fabricar coches en la Industria 4.0 para el cliente digital, un reto para el sector

Publicidad
Publicidad

Estos días se está celebrando en Madrid el II Foro ANFAC y PwC, que tiene por objeto hablar de la situación actual del sector Automoción y, sobre todo, establecer las bases de lo que le espera a la Industria del Automóvil en los próximos tiempos. En el foro están expresando sus pareceres fabricantes del ramo como Toyota, Hyundai o Volkswagen, pero también empresas de otros sectores como Telefónica, Siemens o Atresmedia Digital, en calidad de firmas implicadas.

¿Implicadas en qué? Aquí está el quid de la cuestión. El sector es consciente del tiempo de cambio que atravesamos, de un pasado completamente analógico a una realidad digital que tiene su reflejo en múltiples polos: desde la organización de la empresa hasta la comercialización de los vehículos o la atención al cliente en post-venta. Todos estos campos están en plena ebullición en lo que ya se conoce como la IV Revolución Industrial, el antes y el después de la eclosión de internet.

Fabricación de Coches

En este escenario, la Industria 4.0 —término acuñado por el Gobierno de Alemania para describir la producción que integra Internet de las Cosas— se revela como la principal forma de dar un impulso a la fabricación de coches que a nivel histórico juega en la misma liga de grandes cambios que en su día conllevaron la máquina de vapor, la electricidad y la electrónica (las tres revoluciones anteriores). La conexión de los procesos industriales a internet propicia en esta ocasión el gran salto.

También estos días pone el acento el sector sobre el llamado cliente digital, que no es otro que el comprador de coches que se vale de internet para modelar su decisión de compra. Ya es un hecho sabido que el cliente digital va al concesionario con mucha información sobre lo que le interesa y lo que no; también es un hecho aceptado que los fabricantes necesitan comunicarse con sus clientes mediante los medios de comunicación social.

Así, la conquista del espacio en las redes sociales, entendida como la conquista —¿o deberíamos decir captación?— de la atención del cliente en su dispositivo móvil, es uno de los puntos fuertes de este cambio de concepción. Ahora bien, la pregunta que flota en el ambiente del II Foro ANFAC y PwC es si están preparadas las marcas para satisfacer las necesidades del cliente digital. Sin tratar de resolverles la papeleta, lo que sí se puede avanzar es que en la Industria de la Automoción la revolución va por barrios. Hay fabricantes que han entendido el cambio y otros que todavía no.

Internet no es el futuro, y no hay futuro sin internet

Consumo colaborativo - compartir coche

Otros polos que se plantean estos días entre los fabricantes es la relación entre la digitalización y el consumo colaborativo —una expresión que, detalle no menor, ANFAC entrecomilla al referirlo en su comunicación—, el reto del automóvil frente a los jóvenes y una pregunta que, vista desde un medio digital, causa perplejidad por lo mismo que las comillas del consumo colaborativo:

¿Es la digitalización una pieza clave para la reindustrialización o es la reindustrialización la que nos llevará a la nueva era digital?

Hablar de una "nueva era digital" en 2014, cuando ya está en marcha la Internet de las Cosas y cuando contamos con una masa social de ciudadanos interconectados y habituados resulta, cuanto menos, ilustrativo de cómo este II Foro ANFAC y PwC se presenta como una suerte de coche escoba para quienes aún no hayan sabido ver que internet no es el futuro —solamente—: es ya una parte del pasado que avanza en el presente y sin la cual el futuro no es posible.

Tablet

Aquí es donde las empresas del sector de las comunicaciones pueden arrojar algo de luz, y ese es su papel estos días en el II Foro ANFAC y PwC. Hablar de cómo el nuevo consumo de contenidos audiovisuales a través de la red no ha supuesto más que una adaptación a los tiempos que corren y cómo el sector se encuentra ahora mismo en ebullición, en contra de lo que pronosticaron los detractores de la red. Más movilidad, más pantallas conectadas, más negocio en definitiva.

La conectividad se presenta de cara al futuro como una herramienta de acercamiento al público joven que puede marcar las estrategias de marketing y comunicación en el futuro del automóvil.

Así lo aseguran desde ANFAC, siguiendo ese plan de dar salida a quienes no han visto todavía que esta no es una estrategia de futuro sino la realidad que estamos viviendo desde hace tiempo.

La importancia del sector Automoción en España

Fabricación de coches en España

Todo esto está muy bien, pero ¿qué tiene que ver con nuestro día a día? Pues mucho o muchísimo, según se mire. España ocupa la novena posición en el ranking mundial de fabricantes. Digamos que todo lo que concierne a la industria del Automóvil es un asunto importante para nuestro país y para los ciudadanos de nuestro país. De cómo encare el sector al reto de implementar la Industria 4.0 y atender al cliente digital dependerá en buena medida la marcha económica de España.

Y aquí es donde entra en acción María Luisa Poncela, Secretaria General de Ciencia, Tecnología e Innovación, que explica que el sector invierte cerca de mil millones de euros en actividades de I+D, lo que lo convierte en el tercer sector inversor privado en esta investigación y desarrollo en España.

Fabricación de coches

Precisamente por ese peso específico, las ayudas a la compra a través de los planes PIVE y PIMA Aire se suceden año tras año. Coincidiendo con el II Foro se ha anunciado ya la dotación de 175 millones de euros con cargo a los Presupuestos de 2015 para el Plan PIVE. Calculan que este nuevo Plan tendrá un impacto económico de 1.980 millones de euros. Hasta ahora este programa ha generado un impacto económico de 8.000 millones de euros y 3.000 millones de recaudación fiscal.

Por otra parte, esta misma mañana el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha anunciado que en los próximos días se se aprobará en el Consejo de Ministros, el Plan PIMA Aire 4 para vehículos comerciales, que permita renovar el parque de vehículos comerciales, un parque que tiene una antigüedad media de 11,8 años. Para contextualizar este dato cabe recordar que se calcula que, debido a sus condiciones de uso, un año de vehículo comercial equivale a 1,5 años de turismo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio