Compartir
Publicidad
Publicidad

El segundo accionista de Volkswagen da tres meses para que se esclarezcan todos los escándalos que les afectan

El segundo accionista de Volkswagen da tres meses para que se esclarezcan todos los escándalos que les afectan
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El segundo accionista de Volkswagen, y el que más derechos de voto tiene en el consejo de administración, es el estado de Baja Sajonia. A través de su primer ministro (recuerda que Alemania es un país federal), Baja Sajonia ha instado a Volkswagen a que en el plazo de tres meses publique todas sus conclusiones sobre el origen del dieselgate.

"Hay una legítima preocupación por parte de las autoridades de Estados Unidos, del público y de la compañía para que la investigación sea exhaustiva", dijo Stephan Weil, primer ministro de Baja Sajonia y miembro del consejo de dirección del grupo, en una entrevista. "A Volkswagen le interesa que la investigación sea lo más completa y clara posible", añadió.

Desde que estallara el escándalo, en septiembre de 2015, Volkswagen mantuvo que fue la acción aislada de unos pocos ingenieros sin que los altos mandos estuviesen al tanto. Sin embargo, según Reuters, las primeras conclusiones del informe interno dejan claro que las trampas que hacía Volkswagen eran un secreto a voces. Es decir, lo que todo el mundo sospechaba.

Además, el panel de expertos que supervisa la investigación interna está compuesto por miembros de Volkswagen y no personas ajenas a la empresa -por tanto sin conflictos de interés-. Para colmo, Matthias Mueller, actual CEO del grupo VAG, ha minimizado la culpabilidad de la compañía en el escándalo en unas declaraciones en el pasado Salón de Detroit.

Pero sobre todo,** todavía hay muchos clientes de la marca por el mundo que siguen sin saber cuándo y cómo se pondrán sus coches en conformidad con la ley**. Si bien en Europa la campaña de llamadas a revisión debe arrancar en enero, en Estados Unidos todavía han de determinar cómo arreglan los coches, pagar las multas y hacer frente a demandas colectivas multimillonarias.

Así, no es de extrañar que el gobierno de Baja Sajonia, tan vinculado a Volkswagen y que periódicamente debe someterse al control de las urnas, intente ponerle las pilas a Volkswagen. Y es que en el fondo, no solamente es beneficioso para quienes gobiernan en Baja Sajonia -no quieren verse salpicados por ese escándalo-, también lo es para la propia marca. Pero parece ser que algunos miembros del consejo siguen sin entenderlo.

Erich Joachimsthaler, CEO de la firma de estrategia marketing Vivaldi Partners, de Nueva York, lo resume muy bien la situación. "El escándalo de las emisiones ha hecho agujeros en todos los valores de Volkswagen, su estrategia, su cultura, sus procesos productivos y sus coches. La peor estrategia es alargar el tema, esperar que con el tiempo todo pase. Esto refuerza las percepciones negativas que tiene el público y hace más costoso y difícil la recuperación".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos