Publicidad

Del 'sanganchao' al 'hammer time': Cómo Lewis Hamilton se ha convertido en el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1
Fórmula1

Del 'sanganchao' al 'hammer time': Cómo Lewis Hamilton se ha convertido en el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1

El cambio paradigma en la Fórmula 1 se ha completado el 15 de noviembre de 2020. Michael Schumacher ya nunca más será, con los número brutos en la mano, el mejor piloto de la historia de la Fórmula 1. Lewis Hamilton, el que ocupó su plaza en Mercedes, es ahora la referencia histórica a seguir.

La carrera de Hamilton ha sido de lo más variopinta. Tuvo una de las mayores irrupciones que se recuerdan en la Fórmula 1, pero después de aquella temporada 2007 durante demasiados años pareció uno de esos talentos indomables que no optimizaría su palmarés. La era híbrida, y el mejor coche de la historia, han encauzado la carrera de Hamilton hasta convertirle en el más ganador.

La carrera de Hamilton es como un péndulo que Mercedes ha llevado al punto más alto

Hamilton Turquia F1 2020 3

En realidad, si hablamos de fecha, hay una que divide claramente la carrera de Hamilton. El 28 de septiembre de 2012 se anunció el fichaje del piloto británico por Mercedes. Por sorprendente que ahora parezca, no fueron pocos los expertos que se aventuraron a anunciar que era el fin de su carrera deportiva.

Hamilton dejaba un equipo histórico como McLaren, una garantía de éxito y de victorias, para marcharse a Mercedes, un equipo que llevaba tres temporadas en la Fórmula 1 habiendo ganado tan solo una carrera desde que compraron Brawn GP. Desde que Hamilton se fue de McLaren, los de Woking no han vuelto a ganar. Mercedes lleva 105 triunfos.

Hamilton Australia F1 2007

La carrera de Hamilton ha sido como un péndulo. Motivado y entre algodones, fue uno de los mejores novatos de la historia de la Fórmula 1. Le faltó solo un punto para ganar aquella polémica temporada 2007. El famoso 'sanganchao', que gritaba Gonzalo Serrano en China, le separó del título. La inexperiencia y los nervios le pasaron factura, pero el Hamilton de 2007 asustaba.

Muchos temían qué podía hacer ese piloto con coches tan competitivos como eran aquellos McLaren y con algo más de experiencia. Se esperaba poco menos que una cascada de títulos, pero eso nunca llegó. Hamilton no volvió a pilotar en McLaren tan bien como en la temporada 2007, ni siquiera en su primera corona de 2008, uno de los mundiales más erráticos que se recuerdan.

Hamilton F1 2008

El globo de Hamilton se empezó a desinflar. Lo que en su temporada de novato había sido todo solidez (hasta China había acabado todas las carreras, aunque con ayuda de alguna grúa por el camino) ya en 2008 comenzó a convertirse en irregularidad y una tendencia a los accidentes impropia de un supuesto campeón. Acabar aquella mala temporada con un título pírrico no fue lo mejor para su evolución como piloto. Ganar no le ayudó a aprender de los muchos errores que cometió.

Esto puede parecer demasiado duro con un Hamilton que no obstante fue campeón en 2008, pero recordemos cómo fue su temporada. Sancionado en Malasia, se chocó con Fernando Alonso en Baréin, se volvió a chocar en Mónaco, se llevó por delante a Kimi Raikkonen en el semáforo de Canadá, sancionado de nuevo en Francia. Apenas sin puntos en Monza y Fuji, y su última pésima carrera en Brasil, donde ganó el mundial por un golpe de suerte en la última curva.

Hamilton Canada F1 2012

Hamilton se volvió irregular en la temporada más irregular que se recuerda, en la que los mejores pilotos no tuvieron coche. A partir de ahí, aún siendo el campeón, su globo se fue desinflando. En la era de dominio absoluto de Red Bull el único que plantó cara fue Fernando Alonso con un Ferrari que constantemente fue inferior al McLaren de Hamilton.

El británico llegó a tocar fondo en la temporada 2011, en la que fue quinto a casi 50 puntos de su compañero Jenson Button y chocando cada dos por tres con Felipe Massa en una rivalidad absurda que traían desde aquel 2008. El 2012 de Hamilton fue algo más centrado, pero empezó a dar señales de desesperación, colgando incluso telemetrías en Twitter para responder a críticos.

Hamilton Lauda Mercedes F1 2013

Y entonces llegó Niki Lauda con una oferta y aquel mencionado día de septiembre, y el péndulo, que estaba en su punto más bajo, comenzó a subir. Hamilton había sido tan mal criado en McLaren que el ambiente estaba quemando hasta al propio Hamilton. Nunca sabremos si fue solo dinero o si Lewis vio algo más en Mercedes, pero tomó la decisión que cambió su carrera.

En 2013, ya con Mercedes, Hamilton siguió sangancheando, pero ya parecía otro piloto. Más centrado con un coche que objetivamente era menos competitivo que el McLaren que había dejado la temporada anterior. Aunque Alonso fue subcampeón, Mercedes logró acabar el año por delante de Ferrari en el mundial de constructores. Y fue a base filosofía de trabajo. Se sentaron las bases de lo que vendría.

Hamilton Wolff Turquia F1 2020

Con la llegada de los motores híbridos todo cambió. Comenzó la era Hamilton. El británico de nuevo se subió en una ola triunfadora, pero la gestión de Mercedes fue lo suficientemente hábil como para no permitir a su mente dispersa bajarse. El trabajo de Niki Lauda y Toto Wolff ha sido esencial. Anthony Hamilton, un habitual de la época de McLaren, ahora es un extraño en el paddock.

Así, Hamilton se ha ido puliendo como piloto. El 'hammer time' poco a poco fue arrinconando al 'sanganchao' en las habilidades del campeón. En 2014, 2015 y 2016 todavía Nico Rosberg era capaz de sacar de quicio a Hamilton, pero la llegada del dócil Valtteri Bottas terminó de convertir Mercedes en un hogar para el británico.

Hamilton Turquia F1 2020

En un perfecto estado de madurez, Hamilton lleva cuatro mundiales de forma consecutiva desde que se fue Rosberg, su último gran rival. La llegada de un explosivo Max Verstappen no le ha perturbado ni lo más mínimo. Sabe que la diferencia de coche casi siempre decanta la balanza a su favor y, solo cuando es necesario, Hamilton puede ponerse al nivel de 'Mad Max' y demostrar quien es el líder.

 

La carrera de Turquía es la perfecta definición de cómo ha evolucionado el pilotaje de Hamilton. Él ya no fuerza por encima de sus posibilidad, sino que fluye y deja que la carrera venga a él. Solo si la cosa se pone muy torcida, saca el 'hammer time'. Reflexionemos sobre cómo Hamilton ganó en Turquía y cómo lo hubiese hecho en 2008.

Hamilton Perez Turquia F1 2020

En la carrera de 2020 Hamilton pasó sexto por meta en la primera vuelta. Estuvo varias vueltas ahí, bloqueado por Vettel y Alexander Albon cuando más arreciaba la lluvia y era difícil mantener el coche en la pista. Conforme el agua se marchó, él fue ganando terreno hasta terminar ganando por pura estrategia, ahorrándose una parada.

El Hamilton de 'sanganchao' lo representó en Turquía el holandés Max Verstappen, que quiso ir a por una carrera que estaba decidida a caer de su lado antes de tiempo. Acabó trompeando una vez, y después otra, y después destrozando los neumáticos y al final sexto. Son los pasos hacia la gloria, pero nadie le asegura a Verstappen que vaya a tener las oportunidades, y los coches, de los que ha dispuesto Hamilton.

La discusión sobre el mejor de la historia cambia de referente

Hamilton Vettel Turquia F1 2020

Sobre quién es el mejor piloto de la historia, la discusión es peliaguda. Es de suponer que los que decían que era Schumacher en base a su palmarés ahora dirán que es Hamilton, pero para los que ponderan más razones que los números en bruto el debate está abierto. Los porcentajes pueden arrojar algo de luz a esta cuestión.

Corriendo 20 carreras por temporadas, y siendo un fuera de serie, es relativamente lógico que si tienes un coche muy superior termines ganando un buen puñado de carreras. Las suficiente para ser el piloto con más triunfos de la historia. Pero es que si matizamos con porcentajes todas estas cifras tampoco es que Hamilton pierda mucho.

Schumacher Barein F1 2004

El de Stevenage ha ganado el 35% de las carreras en las que ha participado. Solo dos clásicos superan esa cifra. El inigualable Juan Manuel Fangio con un 47% y Alberto Ascari con un 40%. Las épocas de poca igualdad mecánica se prestan a que sucedan estas cosas. El cuarto es otro pretérito como Jim Clark, con un 34%.

En poles Hamilton también tiene por delante a estos tres pero hay un cuarto invitado al baile. El de Mercedes todavía tendrá que remar mucho para convertir su 36% de poles en el 40% que alcanzó Ayrton Senna. En podios solo Fangio supera el 61% de efectividad del heptacampeón mundial, Lewis Hamilton.

Fangio Mercedes F1

Cifras, los porcentajes, que tampoco aclarar toda la verdad. Es lógico que el piloto que dispone del mejor coche, sobre todo cuando es muy superior al resto, gane casi todas las carreras. Ahí es donde está la magia de Fangio, en que pasó en años consecutivos de Maserati a Mercedes, de Mercedes a Alfa Romeo y de Alfa Romeo a Ferrari y ganó con todos.

Por eso, por porcentajes y variedad, para muchos 'El Chueco' sigue siendo el mejor piloto de la historia. Por más que el crecimiento del mundial de Fórmula 1 empujase inevitablemente a los Senna, Schumacher y Hamilton a batir casi todos sus registros. Es un debate amplio para el que toda respuesta es buena, pero indudablemente Hamilton ya está en la conversación.

En Motorpasión Moto | Probamos el Toyota GR Yaris: un auténtico coche de carreras único con sus 261 CV y tracción total para emocionar a quien lo conduce | El evocador anuncio del CUPRA Formentor, o cómo CUPRA se vuelca en el marketing emocional para vender coches

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios