Compartir
Publicidad
Publicidad

Los tres mejores Cavallinos de los últimos ochenta años

Los tres mejores Cavallinos de los últimos ochenta años
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace 25 años falleció Don Enzo Ferrari, uno de los hombres más influyentes en la historia del automovilismo. En 1929 fundó su Scuderia Ferrari con el objetivo de ser el mejor fabricante de coches deportivos del mundo. Inalterable en su filosofía, nunca miró hacia atrás, de allí que su escudería innovara constantemente para mantenerse siempre la cima. Sus incontables victorias y títulos en las diversas categorías así lo demuestran.

Para Enzo Ferrari se necesitaba un gran coche y un gran piloto para garantizar el éxito en las pistas, por tal razón siempre contrató a los mejores para conducir sus máquinas. Hoy más que nunca, el Cavallino Rampante se mantiene activo, representando la grandeza de quien lo utilizó como símbolo de exclusividad. Tres increíbles modelos; el 312T, el 250LM y el F2002, se consideran los máximos exponentes de la filosofía de Don Enzo Ferrari, lo mejor entre los mejores.

El Ferrari 312T

Ferrari_1

Hizo campaña en Fórmula Uno desde 1975 hasta 1980, en 90 participaciones logró 27 victorias, cuatro campeonatos de constructores y tres de pilotos. Aunque las normas técnicas fueron cambiando durante los cinco años que se mantuvo en actividad, el chasis básico 312T permaneció inalterable. El coche dio Niki Lauda sus títulos 1975 y 1977, mientras que a Jody Scheckter le dio el campeonato en 1979.

Diseñado por Mauro Ferghieri después de advertir los problemas en el 312B de 1974. La 'T' significa "transversale", indica que la caja de cambios está colocada por delante del eje trasero. El coche también se hizo famoso por el pavoroso accidente de Niki Lauda en Nurburgring.

Versión del Ferrari 312T de 1978

Ferrari2

El 312T3 ganó cinco carreras esa temporada, pero no fue capaz de superar el reto del Lotus 79, que utilizó los beneficios del efecto suelo para ganar el título. Para 1979, Ferrari le añadió al coche el efecto suelo y tal aditamento, más el motor 12 cilindros plano, le hicieron un modelo excepcional. Ganó seis carreras esa temporada y dio a Jody Scheckter el campeonato de pilotos.

El Ferrari 250LM de 1964

Ferrari250

Ferrari mantuvo dominio absoluto en Le Mans durante algún tiempo. Pero a medida que Ford avanzaba con su programa GT, en Maranello se vieron obligados a construir algo especial. El 250LM se basa en los tradicionales modelos anteriores, con la adición de un techo y un bastidor más rígido.

Se construyeron 32 coches 250 LMs, muy lejos de los 100 necesarios para una homologación. Esto obligó a Ferrari a inscribirlo en la categoría de prototipos tanto en 1964 como en 1965. El coche ganó Le Mans en 1964, pero sólo cinco se presentaron ​​en la edición 1965, todos por equipos privados. North America Racing Team se llevó el triunfo y otros dos 250 LMs llegaron entre los seis primeros. Es de los más codiciado por los coleccionistas

Ferrari F2002 de 2002

ferrari5

Este coche ganó 15 de las 19 carreras en las que compitió entre los años 2002 y 2003. Diseñado por Rory Byrne, Ross Brawn y Paolo Martinelli; propulsado por el motor 3.0 V10, presentó los escapes periscópicos que movían el aire caliente fuera de la suspensión trasera y lo dirigían hacia una zona aerodinámica en la parte posterior. Un alerón trasero más grande y una suspensión trasera más suave le otorgaron una ventaja increíble.

Schumacher ganó el título con seis carreras por disputar. Se impuso en un total de 10 carreras y nunca terminó más bajo que el segundo lugar. Su compañero de equipo Rubens Barrichello ganó cuatro carreras.

Los coches de Ferrari, ya sean GT, prototipos o de Fórmula Uno siempre han sido una maravilla de la ingeniería y de la artesanía. Los números en la Fórmula Uno hablan por sí solos ya que poseen casi todos los récord de constructores.

Vía | motorsport

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos