Compartir
Publicidad
Publicidad

Los problemas de Renault son más graves de lo que parecen

Los problemas de Renault son más graves de lo que parecen
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hace dos días, Rémi Taffin, máximo representante de Renault Sport, aseguró que los problemas de la nueva unidad de potencia eran eléctricos, pero ahora, el director general adjunto, Rob White, reconoció que los problemas son más complejos de lo que parecen. White confesó que los ingenieros de Renault no acertaron en la práctica lo que plantearon en la teoría ya que es evidente el anormal comportamiento de la unidad de potencia cuando funciona en la pista.

Los padecimientos técnicos de los equipos motorizados por Renault resultaron tan dramáticos que solo pudieron completar 151 vueltas durante todas las jornadas de pruebas, en tanto los equipos Mercedes completaron 875 vueltas y los Ferrari 444. También es motivo de preocupación que todos los equipos Renault fueran los más lentos. El tiempo más rápido resultó cinco segundos más lento que el mejor crono de un Ferrari y casi siete segundos de la vuelta más rápida de un Mercedes. Sin duda, Renault le debe más respuestas que excusas a todos sus clientes.

En palabras de Rob White:

No hemos podido realizar suficientes vueltas y las pocas que se hicieron no fueron con un nivel de rendimiento aceptable. Las causas de los problemas no son sencillas: no hay un solo componente o sistema que esté causando dificultad, en realidad el problema radica en toda la unidad de potencia pues su control y su funcionamiento no es lo que se esperaba... En el primer día de prueba tuvimos problemas con un sub-sistema electrónico ubicado en la zona de las baterías. Posteriormente, tuvimos problemas con los sistemas de inyección del turbocompresores y con los sistemas que controlan todos los accesorios asociados al motor, por ello se observaron tantos fallos mecánicos. Es obvio que subestimamos la diferencia entre examinar el motor en un banco de pruebas y utilizarlo en la pista. Creíamos que nuestra configuración inicial era un sólido punto de partida pero quedó demostrado que nos equivocamos. Ahora sabemos que hay grandes diferencias entre el banco de pruebas y el coche, de allí que nuestras primeras impresiones fueran tan desastrosas. Estamos muy frustrados porque debemos enfrentar toda una cadena de problemas, muchos de los cuales deberíamos haber resuelto en el banco de pruebas. Honestamente, no pudimos aprender nada en los test de Jerez.

Vía | crash.net

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos