Compartir
Publicidad

Las flechas de plata de Auto Union y Daimler-Benz cumplen 75 años (Parte 1)

Las flechas de plata de Auto Union y Daimler-Benz cumplen 75 años (Parte 1)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguramente, la referencia inmediata ante la frase "flecha de plata" sea el mítico Mercedes con el que Juan Manuel Fangio se consagrara campeón del mundo de Fórmula 1 en 1954. Sin embargo –valga la aclaración– esta denominación ya era utilizada desde muchos años antes de la primer carrera de todos los tiempos de la categoría reina (el 13 de mayo de 1950 en Silverstone) por lo que no debemos confundir ambas etapas.

Concretamente, en 1934 nacía la leyenda de lo que llamaré aquí las Flechas de plata de los años '30; una historia que tiene que ver con la industria de la automoción alemana, con Auto Unión ("semilla" de la actual Audi) y con dos personajes históricos: uno es Adolf Hitler; el otro Ferdinand Porsche, que aparece en la foto del post acompañado por Willy Walb (Jefe de equipo de Auto Union), y el piloto Hans Stuck (padre de Hans-Joachim Stuck, ex piloto de F1 en los 70's y que compitió en 1990 en DTM... con un Audi).

1934_gp_acf_montlhery_hans_stuck_auto_union_a_dnf_32_laps_engine_2

Antes de seguir, quiero dejar claro el uso de la denominación "flecha de plata", ya que con motivo de este aniversario han aparecido algunos artículos con incorrecciones. Entre los años 1934 y 1939, tuvo lugar una primera "época de oro" (o debería decir "de plata") de la competición alemana, y que tuvo directamente que ver con las subvenciones que Adolf Hitler entregaba a las automotrices germanas, con el objetivo de que obtuvieran éxitos deportivos que fomentaran el orgullo nacional de los alemanes.

En 1933 el gobierno repartió los 500.000 marcos de la subvención entre dos marcas: Daimler-Benz AG y Auto Union (empresa nacida en 1932 como resultado de la fusión de DKW, Horch, Wanderer y Audi). Daimler-Benz ya contaba con un coche de carreras, el Mercedes SSK, con el que no competía como marca aunque era utilizado por pilotos privados. Para Auto Union, el dinero sirvió para entrar al mundo de la competición, por lo que sólo en 1934 ambas marcas pudieron competir entre ellas... y nació la leyenda.

Las carreras en 1934

Ferdinand
Por aquellos años, la competición estaba dominada por Bugatti, Maserati y Alfa Romeo. Pero Auto Union contaba entre sus filas con Ferdinand Porsche, hábil ingeniero que había diseñado (aunque no fabricado) un excelente motor V16. Gracias a la subvención, aquel proyecto se transformó en el Auto Union "Tipo A": un coche de diseño poco convencional, con motor trasero de 16 cilindros y 3.400 cc. El depósito de -gasolina- carburante estaba ubicado en el centro, para que al ir vaciándose el equilibrio del coche no se viera afectado.

Por su parte, ese mismo año Daimler-Benz se presentaba con el W25 (en la foto siguiente, seguido de un Alfa Romeo), un coche de motor frontal, chasis más bajo que los de la época y un nuevo motor de 8 cilindros en línea sobrealimentado, basado en el que ya utilizaba el SSK. Así, en esa temporada coincidieron por primera vez en una carrera las dos marcas.

Mercedes seguido por un Alfa romeo

Pero había un problema: en Nurburing, el mercedes excedía por dos kilos los 750 permitidos, por lo que alguien del equipo tuvo la idea de raspar la carrocería quitando toda la pintura blanca, color que hasta ese momento habían llevado siempre los coches de carrera alemanes. De esta manera, el aluminio quedó a la vista. No está muy claro el por qué Auto Union dejó sus coches sin pintar, pero lo concreto es que ambas marcas salieron a la pista mostrando el color aluminio de las carrocerías, recibiendo el apodo de "flechas de plata".

Evolución paralela de Daimler-Benz y Auto Union

Sin duda, la competencia entre estas dos grandes empresas aceleró el desarrollo y la evolución tecnológica en busca de los mejores resultados. Fue una época de grandes avances que se vió truncada por el inicio de la guerra en 1939. Durante esos años, las marcas alemanas ganaron los campeonatos europeos en disputa y dominaron –salvo raras excepciones– en todo el continente. Una de esas excepciones, es la mítica victoria en 1935 de Tazio Nuvolari en Nürburgring, con un Alfa Romeo P3 con motor sobrealimentado de 3167cc y 265 caballos.

Continuará...

Fotos | F1-info.cz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio