Compartir
Publicidad

GP Malasia F1: Ahora que Fernando Alonso no está en Ferrari...

GP Malasia F1: Ahora que Fernando Alonso no está en Ferrari...
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Os habéis parado a contar las veces que desde el pasado domingo habréis escuchado esa frase de "ahora que Alonso no está en Ferrari, van y ganan"? Me atrevo a asegurar que muchísimas. Tantas como para haber perdido la cuenta. En efecto, el debate sobre la suerte esquiva de las elecciones del piloto asturiano es una de las derivadas de la victoria de Sebastian Vettel en Sepang.

Sí, es innegable que la fortuna no ha acompañado a Fernando Alonso en las últimas decisiones sobre los equipos por los que fichar, pero si algo seguro que ha aprendido el piloto español en estos últimos años es que quien no arriesga no gana, y me atrevo a asegurar que la decisión de aterrizar en McLaren era casi obligatoria.

Son muchos los proyectos ganadores que han pasado por delante de las narices de Alonso en estos últimos años, incluyendo el de Brawn GP y el de Red Bull. ¿No era atractivo estar en el equipo liderado técnicamente por Ross Brawn o por Adrian Newey? Claro que lo era, pero por aquel entonces esas elecciones eran un riesgo, y Alonso quería ir a lo seguro: Ferrari.

Y no nos engañemos, pese a todo, en estos años en Ferrari, Alonso ha estado a punto de llevarse 2 mundiales, pese a no contar con el mejor coche en ninguno de los 5 años que ha pasado en la Scuderia. Pero el proyecto llegó en 2014 a un punto de no retorno, y cualquier posibilidad real de darle continuidad al mismo voló por los aires con la llegada del incompetente Mattiacci. O quizás no fuera tan incompetente. Quizás su función era precisamente esa: quemarlo todo.

Fernando Alonso Mclaren

La relación Ferrari-Alonso llegó a ese punto en el que un cambio de aires era necesario para ambas partes. Alonso estaba cansado de esperar al coche que le debía facilitar su tercer título, y en Ferrari tenían que renovar casi por completo para intentar darle un golpe de timón al rumbo errático del equipo de los últimos años. Y así fue. Que nadie descarte que la marcha de Alonso haya sido un factor positivo para Ferrari, especialmente a nivel psicológico, como lo ha sido para Alonso empezar un proyecto de nuevo.

Entonces, teniendo claro que salir de Ferrari era una necesidad, ¿la elección de McLaren ha sido mala? Desde luego, dos carreras no son suficientes para hacer ese juicio. Lo que es muy evidente es que la elección de McLaren ha sido una apuesta a largo plazo. Ir a McLaren no era irse a ganar desde el instante cero. Eso sólo lo podía proporcionar un asiento en Mercedes, y ahí no había hueco. Apostar por una escudería del potencial de McLaren con toda una Honda volcada en el proyecto no me parece en absoluto una mala elección.

¿Qué se dijo cuando Lewis Hamilton cambió McLaren por la arriesgada opción de Mercedes? Poco menos que no sabía lo que hacía. Pero eso se olvida con el tiempo, ahora parece que su decisión fuera lo más normal del mundo. No lo era. Era una apuesta arriesgada que le ha salido bien...con el paso del tiempo. Y eso es precisamente lo que hay que darle a McLaren-Honda para saber si Alonso escogió bien o no. La única opción real de ser capaz de poner en pista un coche ganador que pueda mojarle la oreja a los Mercedes pasaba por un proyecto como en el que está Alonso. Veamos cómo avanza el mismo, y ya pondremos las notas a final de curso.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos