Compartir
Publicidad

GP de Turquía 2010: Análisis técnico de Istanbul Park

GP de Turquía 2010: Análisis técnico de Istanbul Park
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Fórmula 1 llega a una de las pistas Made in Tilke más admiradas. Istanbul Park es el siguiente paso para los monoplazas, una pista tan larga como rápida. 5.338 metros de pista, con una anchura y escapatorias generosas, gran variedad de curvas inclusive lentas, pero sobre todo rapidísimas enlazadas. Y como guinda unos cambios de nivel que pondrán a prueba los fondos planos de los monoplazas. Es uno de los pocos circuitos por no decir el único que los pilotos comparan de vez en cuando con Spa-Francorchamps. Bien merece la pena echarle un vistazo aunque no haya mejoras ni cambios que destacar.

Empezamos con lo más breve, sus puntos negativos. Y es que si de algo no puede sacar pecho el GP de Turquía en Estambul frente a Spa ya que lo mencionamos es por la afluencia de espectadores. El año pasado supimos de la desagradable noticia de que variaban el ángulo de muchas cámaras del circuito para no mostrar por televisión las inmensas gradas desiertas de público. Pero hasta ahí llegan las pegas, porque Istanbul Park es un tremendo desafío tanto para los ingenieros y pilotos como para la fiabilidad del monoplaza.

Las altas velocidades en torno a los 300 km/h con puntas de 320 en medio circuito como quien dice y las fuertes frenadas que tiene disparan las fuerzas G y la aceleración lateral. Poco tiempo tienen los pilotos para frenar, digerir esas fuerzas invisibles que si no es por los arneses les harían sentirse como si el habitáculo fuera una batidora y definir trazada. El punto culmen de Istanbul Park está en la curva 8, cuatro curvas reales a izquierda que afrontan a unos 270 km/h en bajada trazándolas como una única curva a una velocidad endiablada. Más de 4 G y velocidades superiores por mucho a los 250 km/h son sus señas.

Entre curvas semejantes que inundan el circuito y las largas rectas, con especial mención de la doble recta posterior con otra rapidísima curva a derechas es un circuito que premia mucho las mejores aerodinámicas. El año pasado los Brawn GP se pasearon con victoria final para Jenson Button, y sólo los Red Bull RB5 fueron capaces de ponerlos un poco contra las cuerdas cuando todavía no contaban estos últimos con doble difusor (importantísimo dato todavía hoy). Así que razón de más para esperar que los Red Bull RB6 sean dos auténticos misiles tierra-tierra en Turquía del sábado en adelante, si no desde el viernes.

f1-istanbul-park-croquis-fia.jpg

Pero en el último sector y primera curva es donde Istanbul Park tiene la razón de las pesadillas para los ingenieros, pues es donde concentra los virajes más lentos, con una recta de meta no especialmente larga y unos virajes que piden sobre todo buen agarre mecánico, tracción y aceleración. Aceleración y tracción que es muy importante a partir de la curva 2 a pesar de que es la primera de las rápidas del circuito, con un cambio de nivel en subida importante (y salida de la curva ciega por la rasante).

Es un circuito en el que los adelantamientos son posibles en muchos puntos del trazado, gracias a la amplitud de su pista entre grandes distancias (y gracias a la aerodinámica de los monoplazas desde el año pasado). Pero es a partir de la curva 12 del lento y último sector cuando se ven los adelantamientos con más tensión, así como la primera curva, muy crítica sobre todo en la salida y rodando en grupo. Entre la curva 12 y 1 da la impresión de que los monoplazas se meten en un embudo, que a su vez premia el pilotaje osado y hábil.

Paradójicamente más potencia extra no significa mayor éxito en Estambul. Pesa mucho más un buen equilibrio entre aerodinámica, potencia razonable y trato de los neumáticos. Que se lo pregunten a los equipos con KERS que en 2009 esperaban tener una gran oportunidad en Istambul Park y se quedaron esperando. Este año será una buena prueba para los equipos que equipan el conducto F. Los neumáticos sufren, especialmente los del lado derecho, por ello los compuestos duros y medios son los reyes, siendo los blandos por lo general una opción para poco uso en esta pista. Ojo por tanto al trato de las gomas (sí, va por Lewis Hamilton). Dos cambios de neumáticos en carrera no nos los quita nadie.

Los monoplazas normales de Fórmula 1 se bastan con poco menos de 1:30 para completar una vuelta a Istanbul Park. El récord lo ostenta desde 2005 Juan Pablo Montoya con un 1:24.770, y el año pasado la pole de Sebastian Vettel y la vuelta rápida de carrera de Jenson Button se quedaron en 1:28.316 y 1:27.579 respectivamente. Tengo el pálpito de que este año los tiempos más rápidos del fin de semana estarán más cerca del récord absoluto del colombiano que de los registros de 2009.

Mucha suerte para los integrantes de la Copa Cosworth que tendrán que conformarse con terminar la carrera lo cual no es poco. Los retrovisores al menos no se gastan por usarlos, falta les va a hacer, si apuramos hasta a Williams. La venganza por lo de Mónaco será cruel.

Sitio oficial | Formula 1, FIA

En Racingpasión | GP de Turquía 2010

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio