Compartir
Publicidad

Daniel Ricciardo vuela en la clasificación de Mónaco, donde solo los mejores son capaces de dominar

Daniel Ricciardo vuela en la clasificación de Mónaco, donde solo los mejores son capaces de dominar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 es uno de los que más expectación genera de todo el año. El trazado urbano que recorre las calles más importantes de Monte-Carlo ha sido testigo de alguna de las mejores batallas de la historia del automovilismo. El rendimiento de los coches pasa a un segundo plano en este circuito para ceder a las habilidades de cada piloto el protagonismo que se merecen.

Solo los mejores se han subido a lo más alto del podio y solo uno lo consiguió en seis ocasiones, Ayrton Senna. El piloto brasileño fue segundo en su debut en 1984 y en 1988 consiguió hacer la vuelta perfecta en clasificación y llevarse una pole position que precedió a una de las carreras más disputadas de la historia de este deporte. En 2018, Daniel Ricciardo ha batido el récord del circuito, superando en trece segundos el tiempo perfecto de Magic en su momento.

Ya en pretemporada los fabricantes avisaron que la Fórmula 1 2018 podría ver cualquier cosa menos lenta. La nueva normativa técnica unida a unos Pirelli más anchos, que aumentan el agarre, han dado como resultados unos monoplazas muy rápidos que están pulverizando todos los récords.

Ricciardo, una vuelta de récord

red-bull-ricciardo-monaco

Si nos parecía que Ayrton Senna volaba sobre las calles de Monte-Carlo, lo que ha hecho hoy Daniel Ricciardo es de otro mundo -teniendo en cuenta las diferencias entre ambos coches, evidentemente-. El piloto australiano se ha marcado un 1:10.810 con el Aston Martin Red Bull RB14 con el que ha batido todos los récord.

El australiano se ha marcado la vuelta más rápida de la historia al circuito urbano más famoso del mundo y lo ha hecho después de saber mantener la cabeza fría. Su compañero de equipo, Max Verstappen parecía tener más velocidad que él pero un error al final de la tercera sesión de entrenamientos libres terminó con su coche destrozado contra los muros.

Mónaco aúpa a lo más alto a los mejores pero también castiga el más mínimo error. Eso es lo que hace de este circuito especial. No en vano forma parte de la Triple Corona del Automovilismo.

Ayrton Senna, su vuelta perfecta en Mónaco

ayrton-senna

La leyenda se empezó a forjar en Mónaco en el Gran Premio de 1984. Un jovencísimo Ayrton Senna conseguía subir al podio en su quinta carrera en la categoría. Tres años más tarde logró la primera de las seis victorias que el brasileño acumuló en este circuito que se conocía como la palma de su mano. Nadie ha conseguido desde entonces superarle el número de victorias, seis, y tampoco, en número de pole positions, cinco, en el Principado.

A día de hoy todos sabemos que a una vuelta Senna se crecía. Era uno de los mejores clasificadores que ha habido en la historia de este deporte. Sus 65 pole position tan solo han sido superadas por Michael Schumacher y el año pasado por Lewis Hamilton. Pero si hubiese que elegir una de ellas como la más especial, seguro que la mayoría coincidiríamos en que la de Mónaco 1988 fue de otro mundo.

El brasileño con un 1:23.998 se marcó una vuelta perfecta con más de segundo y medio de ventaja sobre el segundo clasificado, su compañero de equipo Alain Prost. Al día siguiente en carrera mantuvo su dominio y cuando lideraba con cincuenta segundos de diferencia, un accidente le devolvió a la realidad.

“Ya estaba en pole, pero de repente fui yendo más rápido. Era dos segundos más rápido que nadie. Pilotaba por instinto. Estaba en otra dimensión, en un túnel. Iba más allá de mi conciencia. Aquel día me dije: “Esto es lo máximo para mí, no hay espacio para más. Nunca después volví a sentir eso mismo”, Ayrton Senna.

Hace unos días el equipo McLaren con ocasión del Gran Premio de este fin de semana recordaba así lo que ellos calificaron como: "La mejor vuelta que has visto a Mónaco".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio