Compartir
Publicidad

Bandera a cuadros: Gran Premio de Italia

Bandera a cuadros: Gran Premio de Italia
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de unas largas vacaciones, vuelve la sección “Bandera a cuadros” para comentar lo sucedido en Monza el pasado fin de semana, y algún que otro detalle de las otras dos carreras estivales (Valencia y Spa). Han sucedido tantas cosas (en pista y fuera de ella), que intentaré ir al grano y no olvidarme nada.

Lo que resulta más destacado es que definitivamente el Mundial se lo va a llevar un piloto de Brawn GP. La escudería inglesa parece haber salido ya del bache de rendimiento vivido antes del parón, y además de que su gran rival, Red Bull, ha sufrido de lo lindo en las últimas carreras, dejándose las últimas opciones de darle un giro a la clasificación, las esperadas McLaren y Ferrari ya ruedan habitualmente en cabeza, quedándose con puntos que hubieran sido vitales para Vettel y Webber.

Para sorpresa de muchos, sin embargo, el que parece ahora estar más en forma de la pareja de pilotos de Brawn es curiosamente Rubens Barrichello. No sé si se puede hablar de presión o se tienen que buscar los motivos exclusivamente en el estilo de pilotaje de Jenson Button, que impide optimizar el rendimiento de los neumáticos como lo hace el brasileño, pero la realidad es que del genial Button de principio de temporada no queda nada de nada. Posiblemente acabe siendo el campeón del mundo de 2009, pero si al Button de las primeras carreras le hubiéramos dado un 10 por su estupenda gestión de las carreras en todo momento, últimamente no pasa del 6.

Tan inexplicable como el bajón que pegaron de golpe los Brawn GP es el que ha pegado Red Bull. A nadie se le escapa que los motores Renault que les empujan están bastante por detrás de los imbatibles Mercedes, y eso en circuitos como Spa y Monza se nota mucho, pero tampoco parece que el problema se acabe ahí. Monza tiene la particularidad de los pianos, que castigaron la dureza de los chasis de Red Bull, pero en Spa creo que nadie esperaba ver a Red Bull tan lejos de cabeza.

Adrian Sutil

La otra gran sensación de estas últimas dos carreras fue Force India, que si ya venía dando señales de notable mejoría de prestaciones últimamente, aprovechó su increíble velocidad para sacar provecho de las pistas de Spa y Monza. Sin embargo, hay que poner un pero a la actuación de los de Vijay Mallya: la poca cintura que tuvieron en ambas carreras en el aspecto estratégico, así como el pequeño retraso en el pit stop de Sutil en Monza que le hubiera permitido pasar a Kimi. En Spa Fisichella tendría que haber ganado sí o sí porque era con diferencia el más rápido en pista, pero entre el KERS del Ferrari de Raikkonen, y la poca vista a la hora de, por ejemplo, cargar un poco más a Fisico en la primera parada, dieron la victoria a un renacido Raikkonen (que no se baja del podium últimamente, todo sea dicho). Y no era en lucha por la victoria, pero pasó lo mismo en Monza con Sutil, que al final no pudo deshacerse de Kimi.

No quisiera pasar por alto la dudosa decisión de poner al volante del segundo Ferrari a Luca Badoer. Sin lugar a dudas, el premio al trabajo en la sombra del italiano era más que merecido, pero alguien tendría que haber previsto que lo que de entrada parecía un sueño se podía transformar en pesadilla dado el largo periodo sin competir de Luca. Y eso es lo que pasó, ni más ni menos. El culpable no es Badoer, está claro, pero le podrían haber ahorrado el papelón.

Y otra nueva cara que ha llegado a las parrillas es la del nuevo compañero de Fernando Alonso, el francés Romain Grosjean. Una cosa ha quedado clara en las pocas carreras que lleva: es un piloto rápido, y a la primera de cambio fue capaz de marcar una vuelta rápida en carrera más rápida que la de Fernando, pero su exceso de agresividad en pista puede pasarle factura en F1. Si es capaz de templar los nervios y aprende a no cometer errores de precipitación, puede ser un piloto interesante. Aprovecho aquí para hacer un comentario del sustituido, Nelsinho Piquet. Si se impone la lógica y su padre no le compra un equipo, está condenado a no poner el culo en un F1 en su vida, y bien merecido lo tiene, porque la cantidad de mierda que ha tirado sobre Renault en el asunto del crashgate, aconsejado por el santito de su padre, es de ser muy pero que muy niñato. Y en F1 no se quieren niñatos.

Sobre los pilotos españoles, ¡qué decir! Los abandonos de Jaime en dos circuitos como Spa y Monza fueron una auténtica lástima, pero a grandes rasgos creo que su progresión está siendo muy buena. Fernando Alonso sigue haciendo lo que puede con el material que tiene. Parece que Renault apunta a una notable mejora en las últimas carreras, pero no se acaba de materializar un buen resultado. Supongo que todo el movimiento interno de estas últimas semanas no ayudará demasiado.

Y acabo, ¿por qué será que en los circuitos de toda la vida casi siempre se ven carreras bonitas?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos